Archivo de la categoría: Arctic Monkeys

Arctic Monkeys – Tranquility Base Hotel + Casino (2018)

Puntaje del Disco: 8

  1. Star Treatment: 7,5
  2. One Point Perspective: 6,5
  3. American Sports: 7,5
  4. Tranquility Base Hotel + Casino: 9
  5. Golden Trunks: 8
  6. Four Out of Five: 9
  7. The World´s First Ever Monster Truck Front Flip: 8
  8. Science Fiction: 7,5
  9. She Looks Like Fun: 8
  10. Batphone: 7,5
  11. The Ultracheese: 8

Desde el dos mil en adelante, pocas bandas hay con un sonido de calidad, o interesante; de originalidad ni hablemos. Arctic Monkeys es una de aquéllas. Disco tras disco, con las altas y bajas que podemos encontrar en cualquier carrera, han demostrado ser una banda que no nos deja callados. Algunos les acusan de no haber inventado nada (pero vamos, ¿quién inventa algo el día de hoy?), otros de ser una banda monótona, lo cual es relativamente cierto, con la salvedad de los recursos propios de cada banda (cualquier artista que se digne de llamarse así, desarrolla sus mañas; su estilo, y lo repite o adapta de una u otra forma en sus obras). Pero lo que me parece innegable en este caso, es que es una banda que haga lo que haga, siempre deja buenas canciones de calidad innegable, y disco tras disco experimentan distintas cosas, siempre con un sello de calidad. Vamos a analizar qué nos entregan Turner y compañía en esta ocasión, más concretamente a Tranquility Base Hotel + Casino.

“Star Treatment” es tranquila, una vibra opuesta con lo hecho en AM: el teclado suena bien, tranquilo y delicado; Alex Turner entre que canta y habla, recordándonos a John Lennon de su época solista, definitivamente han cambiado el rock ruidoso de “R U Mine”, por un pop a la Bowie de la época del dos mil en adelante.

“One Point Perspective” tiene un teclado que marca nuevamente toda la canción, en esta ocasión nos encontramos con un pop que se queda un poco corto, los arreglos de guitarra, así como el demás acompañamiento, no alcanzan a rescatar el tema.

“American Sports” empieza con un efecto delirante, que no deja de generar cierto nerviosismo, los arreglos de guitarra generan cierta acidez, y en conjunto funciona bien a secas.

En la homónima “Tranquility base Hotel & Casino”  la guitarra, la batería, el teclado, y la voz, generan una tensión que nos envuelve, poco a poco. Algo digno de mencionar es que tanto la voz como los instrumentos, todos tienen su lugar y espacio, se oye bien tanto cuando están juntos, como cuando cada uno toma su lugar y realza la canción. Incluso Turner se escucha bien con ese afán de aullar con suavidad, éste es un pop futurista de alta manufactura.

En “Golden Trunks” encontramos una guitarra que nos evoca los setentas, un estilo Black Sabbath que nos lleva a un ambiente pop, pero no por ello menos denso. Sin duda alguna, esta canción funciona, y una vez más, todos los instrumentos generan una buena atmósfera.

“Four Out of Five” tiene un bajo que marca finamente la canción. Mientras la guitarra le da una sensibilidad bien lograda, la voz nos lleva a un pop decadente y encantador. Esta canción es lenta, pero excelsa. Es un hundirse en una deliciosa embriaguez; por momentos es un pop agradable, por momentos tenso, sin duda alguna una canción excelentemente lograda con un desenlace hermoso.

“The World´s First Ever Monster Truck Front Flip” es probablemente la más simple del disco, entre el teclado y los efectos de guitarra nos llevan a una ambientación muy inglesa de la década de los setenta, digna de musicalizar alguna escena de una película de Kubrick.

En “Science Fiction” nos encontramos ante una canción simple pero elegante, llena de efectos y distorsiones que nos guían a la estética de las películas de los setenta; es casi genérica, y funciona bien como relleno dentro del contexto del álbum.

“She looks like fun” es el tema más “rockero” dentro del álbum, hecha a la usanza de un inglés y elegante proto punk que encamina al pop. Ciertamente es la más “cruda” dentro de la obra, y se agradece el ruido. En ciertos momentos se escucha como si Damon Albarn imitara el sonido de los setenta pero sin perder la esencia de Arctic Monkeys (sobre todo en la guitarra).

“Batphone” es un momento que pareciera de calma e improvisación por parte de los músicos. Al igual que en el resto de la obra, se mezclan momentos de calma con momentos psicodélicos y de crudeza, no destaca, pero no suena mal en ningún momento.

Y finalmente con “The Ultracheese” llega el momento de cerrar el álbum. Suena a una mezcla de los inicios de Bowie, con los Beatles del final. Es un pop sencillo, calmo y elegante que requería el disco, donde lo que más suena es el piano. Una digna despedida de un buen disco con el defecto de ser algo genérica.

En este álbum, el señor Turner (ya tiene treinta y dos años) y compañía, se dieron el lujo de experimentar con los sonidos del pop de los setentas, efectos psicodélicos, una instrumentación atascada, y jugar mucho con tensionar el sonido. Si bien es distinto de sus anteriores discos, es un buen experimento de madurez; no es un disco perfecto, pero se destaca el valor de jugar con sonidos antiguos imprimiéndole el sello distintivo de la casa; en este caso se les puede acusar de no ser tan digeribles como en sus anteriores obras, lo cual tampoco es necesariamente malo.  Los Arctic Monkeys siguen cimentándose como una banda a la que escuchar, disco tras disco.

El Gato Gordo

Calificación de Usuarios
[Total: 3 Average: 3]

Arctic Monkeys y The Hives en Argentina (Personal Fest – 08/11/2014)

Arctic Monkeys Personal Fest 2014

Tengo el agrado de decir que Arctic Monkeys es la única banda internacional que pude ver en vivo todas las veces que se presentaron en Argentina. Claro, es un grupo relativamente joven. No pasaron ni 10 años de su disco debut.

Esta vez vendrían al país para presentarse por tercera vez en el marco del Personal Fest, acompañando varios grupos y artistas que pueden ser de interés para distintos tipos de públicos. Sin embargo, la fecha más atractiva era la que se presentaban los Monkeys, siendo ellos los que hacían la diferencia que terminó agotando entradas con descuentos rápidamente, y además porque venían acompañados por The Hives, Echo & The Bunnymen,y bandas locales como Utopians.

Llegaríamos al evento pasadas las 20:30hs, para ver a los 2 platos más importantes de la noche. Para esa altura Echo & The Bunnymen estaban cerrando su participación con sus últimas canciones. Por lo que fue agradable tener como recepción de llegada su interpretación de “Killing Moon”.

Una vez acomodados ya desde entonces se podía dilucidar el público que asistió al evento: en su mayoría eran teenagers y algunos pendex que pisaban los 20 años. Pibes de la Generación Z que parecían la renovación de seguidores de bandas del nuevo milenio, que tenían cara de estar presenciando su primer festival y que nos hacían quedar a nosotros como unos viejos tan experimentados como “chotos”. El mismo F.V. dijo en ese momento: “La próxima voy a platea”.

the hives personal fest 2014

Como en todos los Personal Fest que pudimos presenciar, siempre se respetó mucho el cronograma y tiempo que tenía cada grupo. Por eso la puntualidad con que The Hives arrancó su show (con el tema de Tiburón de fondo) a las 21:10hs no fue llamativa.

Desde “Come On” hasta cerrar con sus mayores hits “Tick Tick Boom” y “Hate to Say I Told You So”, los suecos dieron un concierto vibrante, lleno de energía y con un rimo vertiginoso fiel a su estilo, generando pogos y rondas constantes en el público. Pero su show no fue solo de Garage Punk a todo pulmón, interactuaban bastante con el público. Howlin’ Pelle Almqvist en su espanglish bastante fluido demostró que puede ser todo un showman. Arengando a la gente y repitiendo constantemente que son el mejor grupo sueco que existe y que él es el mejor contante de todos (por supuesto con cierto humor e ironía). Aunque, también era repetitivo por momentos, pidiendo varias veces levantar una mano y luego la otra para aplaudir, y que contesten las chicas y luego los chicos del público.

De todas formas, The Hives dejaron en claro que son un grupo muy entretenido para ver en vivo, sobre todo si tenes ganar de saltar y agitar indefinidamente.

Arctic Monkeys Personal Fest 2014 2

Cerrada su presentación rápidamente había que acomodarse para ver lo que más importaba ese día: Arctic Monkeys. A partir de ahí uno se daba cuenta que había ciertas cosas que fallaban. En primer lugar había mucha gente, demasiada. Evidenciando que a los Monkeys ya les queda chico un lugar como GEBA. Están ya para brindar un concierto en un estadio. Más si tenemos en cuenta que al ser un festival su tiempo se acota y la cantidad de clásicos que quedan afuera es abundante.

Así empezaría su turno a las 22:30hs, sacudiendo con “Do I Wanna Know?”, sucediendo con “Snap Out of It” y “Arabella”, dando a entender que la noche iba a estar bien cargadita de canciones de su último disco. Y así fue, de A.M. sonaron varios temas como “Why’d You Only Call Me When You’re High?”, “No. 1 Party Anthem” y “One for the Road”. Pero omitiendo increíblemente a “Mad Sounds” para incluir otros temas del último disco más descartables. Y ni hablemos de lo que quedo afuera de sus primeros discos. De su debut había poquito: “Dancing Shoes”, “I Bet You Look Good on the Dancefloor” y una versión fallida y escueta de “Mardy Bum”. De su segundo disco en cambio había un poco más, destacándose “Teddy Picker”, “Fluorescent Adolescent” y “505”. Y de Humbug y Suck It And See también fue poco, quedando en mi recuerdo la versión acústica de “Cornerstone”.

Pero como decía es un problema vinculado a meter a los Monkeys en un Festival cuando pueden tocar por más tiempo. Más allá de eso, se nota una evolución en su forma de hacer conciertos que acompaña al crecimiento que tuvieron como grupo. Con conocimiento de lo que fueron sus anteriores presentaciones en el país, esta vez se notaba que estaban más maduros, más oscuros y más sobrios. Tocaron con calidad para transmitir la misma mística de A.M., en lugar de repasar clásicos para sacudir todo tu cuerpo. Aún así temas como “R U Mine?”, haciendo de cierre, son tan coreables como “When the Sun Goes Down”.

En otras palabras, los Arctic Monkeys hicieron un recital de un sonido impecable, realmente muy bueno, aunque fue el concierto que menos disfruté de ellos. Pero el agrado de ser el único grupo que vi todas las veces que vinieron se mantiene firme.

Persy

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]

Arctic Monkeys – AM (2013)

Arctic Monkeys - AM (2013)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Do I Wanna Know?: 9
  2. R U Mine?: 8,5
  3. One For the Road: 7,5
  4. Arabella: 7
  5. I Want It All: 7
  6. No. 1 Party Anthem: 8,5
  7. Mad Sounds: 9
  8. Fireside: 7,5
  9. Why’d You Only Call Me When You’re High?: 8,5
  10. Snap Out of It: 9,5
  11. Knee Socks: 8
  12. I Wanna Be Yours: 8

Como nos tienen acostumbrados los Arctic Monkeys, una virtud de ellos es que se las ingenian para hacer algo diferente y no caer en la redundancia de repetir lo mismo en cada nuevo álbum que lanzan. AM, su quinto disco de estudio, tampoco sería la excepción.

En esta ocasión contarían con la colaboración de Josh Homme de Queens of the Stone Age entre otros para armar un trabajo que tiene un sonido más focalizado en el Garage Rock, con acercamientos al Blues Rock, la Psicodelia y el Hard Rock. Si le buscan un comparativo la referencia podría ser The Black Keys, aunque los Monkeys tienen un sonido menos bailable y más oscuro. Con AM darían una vuelta de pagina respecto al pop y las baladas de Suck It and See.

Ya desde “Do I Wanna Know?” y “R U Mine?” empiezan con todo, con riffs brutales, coros agudos de su baterista Matt Helders (presentes en todo el disco), mucha vibra y estribillos lo suficientemente pegadizos para quedar en tu recuerdo.

El sonido muscular del disco sigue a lo largo del trabajo, en composiciones más bien sólidas. Aunque algunas sobresalen de por sí como las baladas “No. 1 Party Anthem” y la encantadora “Mad Sounds” (que podría ser tomada tranquilamente como un tributo a la Velvet Underground tanto en su letra como musicalmente). Sin embargo, la que más destaca desde mi punto de vista es “Snap Out of It”, que raramente no fue lanzado como single, siendo el tema más pegadizo y con la mejor melodía de AM.

De más está decir que es un muy buen disco. Algunos medios como NME lo consideraron el mejor del año, algo discutible. Lo cierto es que llega a superar a sus dos trabajos previos.

Persy

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]

Arctic Monkeys – Glastonbury Festival 2007 (2007)

Puntaje del Disco: 8

  1. When The Sun Goes Down: 9
  2. Brianstorm: 8,5
  3. Still Take You Home: 7,5
  4. Dancing Shoes: 8,5
  5. From The Ritz To The Rubble: 8,5
  6. Teddy Picker: 8
  7. This House is a Circus: 7,5
  8. Fake Tales of San Francisco: 9
  9. Balaclava: 8
  10. Temptation Greets You Like A Naughty Friend: 7,5
  11. Old Yellow Bricks: 8
  12. I Bet You Look Good on the Dancefloor: 8,5
  13. If You Were There, Beware: 8
  14. Fluorescent Adolescent: 8
  15. Mardy Bum: 8
  16. Do Me a Favour: 8
  17. Leave Before the Lights Come On: 8
  18. The View from the Afternoon: 9
  19. Diamonds Are Forever: 7,5
  20. 505: 8
  21. A Certain Romance: 8,5

En menos de dos años, las cosas sucedieron muy rápido para los Arctic Monkeys, tuvieron un progreso muy grande como banda y también en popularidad (de ser conocidos en Internet, pasaron al estrellato). Ya para entonces tenían en su haber dos discos, que además fueron de los más importantes de la década. Y su impresionante crecimiento los llevo a ser la banda cabecera dentro de las grandes atracciones del Festival de Glastonbury en el 2007.

Así que el gran atractivo del concierto es que el grupo se encontraba en su mejor momento, aquel momento en que explotaron como banda y dejaban de ser una revelación para ser la banda sensación que estaba en la boca de todos. Y así interpretaron sus temas en Glastonbury, con la energía y el hambre que les proporcionaba ser un grupo joven (pensemos que Alex Turner en el 2007 era un mocoso de solo 21 años y ya se comparaba su talento con Noel Gallagher, Paul Weller y otros grandes compositores ingleses).

De esta forma se padece en el recital que avanza con un ritmo vertiginoso increíble. Sensacional que empiecen el concierto haciendo cantar a su público con “When The Sun Goes Down”, un tema que habitualmente usan más de cierre. Luego se suceden los temas de su primer disco y de Favourite Worst Nightmare nunca deteniendo su vorágine y actitud. Algunos clásicos se destacan desde mi punto de vista como “Fake Tales of San Francisco” y “The View from the Afternoon” por su energía, aunque la interpretación de la mayoría de los temas es sólida. Como sorpresa tocaron “Temptation Greets You Like A Naughty Friend” junto a Dizzee Rascal.

Muy buen show de un grupo que se estaba iniciando y ya revolucionaba el mundo del rock. Recomendable para aquellos que buscan recitales de los Arctic Monkeys. Si ya quieren escuchar la versión completa hagan click aquí.

Persy

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]

Foo Fighters, Arctic Monkeys y MGMT en Argentina – Quilmes Rock, Estadio River (3 y 4 de abril del 2012)

Cuando el sol otoñal del martes comenzaba a abandonar el Estadio de River Plate, marco del festival Quilmes Rock 2012, Band of Horses abandonaba el escenario luego de un show intenso y sólido con el final a puro blues con “Am I A Good Man” y “The Funeral” despertaron gestos de aprobación entre la multitud que ya ansiaba con ver a Foo Fighters por primera vez en Argentina.

Pero para ello habría que esperar un poco mas, antes del plato fuerte de la noche una de las revelaciones en el mundo del rock en los últimos años MGMT diría presente en el escenario. Luego de haber tocado en el país en un extraño show en la ciudad de Mar del Plata en pleno verano, Andrew y Ben se mostraron hasta sorprendidos de tocar en un estadio tan grande según sus propias palabras. Con dos discos editados el grupo cuenta ya con suficiente repertorio para llenar la escasa hora que tenían disponible para entretener a los presentes que se acercaban cada vez en mayor numero. Las primeras en ser aprobadas fueron “Time to Pretend” y “Electric Feel”, inclusive la nueva “Alien Days” se mostró bastante prometedora para lo que significaría su siguiente material discográfico. Promediando el show una extensísima versión de la lisérgica “Siberian Breaks” despertó los primeros “¡Foo Fighters, Foo Fighters!”. A lo que inmediatamente el grupo respondió con su mayor hit y la única que genero algo parecido a un pogo la pegadiza “Kids” para cerrar optaron por “Congratulations” y “Of Moons, Birds & Monsters” que permitió cerrar dignamente un show algo apático y que quizás en otro marco hubiera resultado más efectivo.

El segundo día del Quilmes Rock, además de la presentación  de Foo Fighters tenía el atractivo retorno de los Arctic Monkeys al país. La banda de Alex Turner llegó a crecer mucho en popularidad en Argentina en estos últimos años. No por nada el campo de esta fecha se agotó mucho más rápido que cuando se presentaba MGMT y Band of Horses.

La hora estipulada para que los Monkeys salgan al escenario era a las 19:20hs, después de la presentación de TV on the Radio. Terminarían saliendo cerca de las 19:30hs con un Alex Turner mostrando su nuevo look (campera negra con el pelo engominado), bajo el anuncio de Mario Pergolini en las pantallas del escenario, para que los espectadores (había muchos jóvenes de menos de 25 años) empiecen a generar las primeras olas de pogo al compás de “Don’t Sit Down ‘Cause I’ve Moved Your Chair” uno de los grandes temas de su último disco.

De esta forma empezarían a delinear un atractivo show que incluyó no solo canciones de Suck It and See como “Brick By Brick”, sino que fue un setlist que repasó el repertorio de su corta discografía incluyendo temas nuevos como “R U Mine?”. Especialmente predominaron cortes de Favourite Worst Nightmare, que marcarban un ritmo vertiginoso como “Teddy Picker”, “Brianstorm”, “Do Me a Favor” y “If You Were There, Beware”.

De su exitoso álbum debut no faltaron temazos de la talla de “I Bet You Look Good on the Dancefloor” y la explosiva “The View From The Afternoon”, aunque si se extrañaron algunos como “Fake Tales of San Francisco”.

Y como no podía ser de otra manera, para el final dejaron dos de sus más celebres clásicos “Fluorescent Adolescent” (una de las mejores de la noche) y “When The Sun Goes Down”. Un gran cierre para un concierto que no fue muy largo pese a los 18 temas que tocaron (y por eso algunos cuantos habrán tenido una mejor impresión de su primer show en el Luna Park en el 2007), pero sí compacto, veloz y dinámico.

Justamente sobre el final de su presentación se desató la fuerte lluvia (que hizo estragos en Buenos Aires y sus alrededores, y seguramente también motivo que se adelante el cierre del show) y se quedó empapando al público durante 40 insufribles minutos, mientras algunos cuantos cantaban “Que nos echen a patadas, no nos vamos nada!!”.

Diecisiete años de espera llegaron a su fin para ver a los Foo Fighters en concierto en Argentina. Finalmente se presentaron como plato fuerte de las primeras dos fechas del Quilmes Rock 2012. En el mejor momento de su carrera después de haber editado un discazo como Wasting Light, El grupo comandado por el carismático Dave Grohl pisó fuerte desde el comienzo con su sonido potente y demoledor. Tanto en temas de su último trabajo como “Rope”, “White Limo”, “Arlandia”, “Walk” y “These Days”, señalada por Dave como su canción favorita de Foo Fighters, en clásicos como “The Pretender”, “My Hero”, “This Is a Call”, “Monkey Wrench”, “Best of You”, “Everlong”, por solo nombrar algunos y en los covers como “In The Flesh” de Floyd y “Bad Reputation” con la legendaria Joan Jett en escena, el grupo dejo en evidencia que son uno de los actos en vivo más impresionantes y completos que se pueden encontrar en la actualidad. Con un manejo de escenario y un histrionismo envidiable Grohl se ocupa de derramar rock durante las casi tres horas de concierto. Pero no solo Dave logra captar la atención el frenético Taylor Hawkins en baterías y el virtuoso Chris Shiflett tienen sus momentos en un show que entretiene de principio a fin con versiones de cada canción extendidas pero sin perder la efectividad original.

Algunas particularidades propias de cada día el martes en su primer recital oficial en Argentina se los vio realmente sin ganas de irse y asombrándose de sobremanera por la pasión del publico local. Y contó con una versión intimista con Dave tocando en solitario “Wheels” con su guitarra en la que interpeló al publico: “Tardamos demasiado tiempo en venir. Perdón, Deberíamos volver pronto. ¿En otros 17 años? Para esa época voy a tener fucking 60″, mientras canta el estribillo con su posible voz de viejo, y se ríe, como festejando sus propios pasos de comedia.

En la segunda fecha con un diluvio pocas veces visto subieron al escenario como si nada a combatir el caos climático con su música y milagrosamente la tormenta fue cesando con el correr del show que se llevo a cabo con las luces encendidas en todo momento. Como momento distintivo podemos señalar el momento en que Grohl y Hawkins cambiaron roles y Dave volvió a su viejo amor la batería durante «Cold Day in The Sun» cantada por Hawkins. El comienzo distinto con “All My Life” y el reacomodo de algunos temas del setlist y las divertidas reflexiones de Dave sobre porque un show que todo esta saliendo desastrosamente termina siendo un show inolvidable.

Para cerrar el generoso listado de temas en ambas noches la elegida fue la emotiva “Everlong” que nos dejaría con ganas de más pero con una sonrisa por ser participes de uno de los mejores recitales de nuestras vidas.

F.V./Persy

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]

Arctic Monkeys – Suck It and See (2011)

Puntaje del Disco: 8

  1. She’s Thunderstorms: 9
  2. Black Treacle: 7,5
  3. Brick by Brick: 9
  4. The Hellcat Spangled Shalalala: 8
  5. Don’t Sit Down ‘Cause I’ve Moved Your Chair: 9
  6. Library Pictures: 7
  7. All My Own Stunts: 7,5
  8. Reckless Serenade: 7,5
  9. Piledriver Waltz: 8,5
  10. Love Is a Laserquest: 8
  11. Suck It and See: 8
  12. That’s Where You’re Wrong: 7,5

Este debe ser uno de los discos más esperados del 2011, y para algunos cuantos críticos uno de los mejores. Lo interesante de Suck It And See es que por sí solo sabe diferenciarse de los discos anteriores. Se podría decir que es casi el opuesto a Humbug, ya que escasean las canciones sombrías, pero tampoco tenemos la rebeldía adolescente de su disco debut, ni mucho menos la velocidad de Favourite Worst Naightmare. Los Arctic Monkeys suenan como un grupo Indie más sensato que maduró bajando sus revoluciones.

Las melodías y los riffs son siempre buenos haciendo que los temas sean escuchables por sobre todo. Aunque no siempre memorables. Los Monkeys parecen adoptar un sonido más pop con reminiscencias psicodélicas de la onda de “Cornstorne”. Esta es una tendencia de ellos: siempre toman un tema de su disco anterior para construir su nuevo álbum. En Favourite Worst Naightmare se basaron en canciones veloces como “From the Ritz to the Rubble”, en Humbug en cosas como “505” y ahora en “Cornstorne”. ¿Qué seguirá para el próximo? ¿Un disco basado en “Brick By Brick” o “Don’t Sit Down”? Si lo pienso no estaría tan mal. Son desde mi punto de vista las canciones más distintivas del disco. Debo confesar que al principio no me gustaba lo suficiente “Brick By Brick”, pero tiene un riff de garage que no recuerdo haber escuchado antes en ellos. Se te mete en la cabeza y es de lo más divertido del álbum. “Don’t Sit Down” en cambio es más brutal y pesado.

Y dentro de las más pop “She’s Thunderstorms” es la mejorcita, un arranque muy motivante y fiel a lo que es Suck It and See, al igual que la catarata de baladas que los Monkeys lanzan sobre el final. Primero tenemos a “Piledriver Waltz”, la misma balada que Alex Turner había incluido en su primer EP como solista. Después esta la agradable “Love Is a Laserquest”, la homónima “Suck It And See” que tiene un buen estribillo y “That’s Where You’re Wrong” que es más o menos lo mismo que las anteriores.

Me gusta el disco, es muy bueno. Nuevamente demuestra nos muestra a Turner como un compositor ya más crecido, esta vez en una faceta más “romántica” (como en Submarine). Aunque el disco tiene menos entretenimiento que en sus años iniciales.

Persy

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]

Arctic Monkeys – Humbug (2009)

Puntaje del Disco: 8

  1. My Propeller: 9
  2. Crying Lightning: 8,5
  3. Dangerous Animals: 7
  4. Secret Door: 9
  5. Potion Approaching: 8
  6. Fire And The Thud: 7
  7. Cornerstone: 9
  8. Dance Little Liar: 8,5
  9. Pretty Visitors: 5
  10. The Jeweller’s Hands: 7

Finalmente, en el 2009 llegaría el tercer álbum de los Arctic Monkeys: Humbug. En esta ocasión decidieron abordar nuevos horizontes añadiendo a su música tonalidades más oscuras, haciéndola más interesante. Si en Favourite Worst Nightmare tomaron el sonido de cortes como “The View from the Afternoon” para hacer temas ruidosos y veloces, en Humbug tomaron la influencia de temas como “505” para generar canciones más siniestras. Y lo hicieron sin perder su espíritu Indie, pero sí bajando los tiempos y su propia efervescencia adolescente. Esto es bueno, porque parece un síntoma de maduración, pero simultáneamente, los Monkeys pierden un poco su revolución juvenil que les llevó al estrellato en poco tiempo. Y en ese sentido su orientación no termina de cerrar.

Si bien no es el mejor trabajo de la banda, esto no es algo alarmante. Humbug no deja de ser un muy buen disco. Y dentro de todo lo que se puede escuchar me quedo principalmente con tres canciones: “My Propeller”, con su potencia sombría; “Secret Door”, con sus distintos pasajes y sobretodo cuando Alex Turner entona “Fools on Parade” con coros de fondo; y “Cornerstone”, una especie de balada con un gancho melódico encantador combinado a su vez con neo-psicodelia.

Además, “Crying Lightning”, lanzado como primer single, junto a “Potion Approaching” y “Dance Little Liar” también merecen reconocimiento en su confabulación con el rock oscuro del álbum. Y la regular “Pretty Visitors” merece ser abortada al llevar su nueva fascinación a un estado más inadmisible.

Humbug es un disco rescatable porque demuestra la ambición de los Monkeys, sus intensiones de cambio y que su talento todavía no tiene techo considerando su juventud.

Persy

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]

Arctic Monkeys – Favourite Worst Nightmare (2007)

arctic-monkeys-favourite-worst-nightmare

Puntaje del Disco: 9

  1. Brianstorm: 8,5
  2. Teddy Picker: 9
  3. D Is For Dangerous: 7
  4. Balaclava: 7,5
  5. Fluorescent Adolescent: 9,5
  6. Only Ones Who Know: 8
  7. Do Me A Favour: 9
  8. This House Is A Circus: 7
  9. The Bad Thing: 8
  10. Old Yellow Bricks: 9
  11. If You Were There, Beware: 8,5
  12. 505: 8,5

Ante los elogios que recibieron con el exitoso Whatever People, los Arctic Monkeys estaban en pleno ascenso y no pudieron aguantarse para producir su segundo disco al año siguiente.

Favourite Worst Nightmare confirma lo buen compositor que es Alex Turner, uno de los más destacados de esta década. En esta oportunidad, tal como dijo Turner, el disco se construyó tomando el sonido de temas como The View from the Afternoon y From the ritz to the Rubble. El resultado fue un álbum con temas veloces, feroces, estruendosos e incluso hasta más producidos que en su disco debut.

Favourite Worst Nightmare comienza con su primer single, Brianstorm, una introducción vibrante que anuncia lo que es el disco en sí. Durante el transcurso se pueden encontrar excelentes cortes rockeros como Teddy Picker y Old Yellow Bricks. También hay temas más tranquilos que hacen un «parate» dentro de tanta revolución como Only Ones Who Know y hay canciones como Do Me A Favour, una pseudo-balada con un cierre explosivo que también se repite en temas como la penumbrosa 505. Sin embargo, el tema más sobresaliente, que marca un hito desde mi punto de vista, es el single que fue más difundido en los medios, Fluorescent Adolescent. En Fluorescent los Monkeys demostraron como utilizando su propio sonido pudieron hacer un tema muy distinto al resto por su melodía alegrona.

Tal vez el impacto de Whatever y sus clásicos tengan mayor renombre hoy en día que los de Nightmare, pero este último es un producto más elaborado y consistente y eso hace su diferencia.

Persy

Calificación de Usuarios
[Total: 2 Average: 2.5]

Arctic Monkeys – Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not (2006)

Puntaje del Disco: 9

  1. The View from the Afternoon: 9
  2. I Bet You Look Good On The Dance Floor: 9,5
  3. Fake Tales Of San Francisco: 9
  4. Dancing Shoes: 8,5
  5. You Probably Couldn’t See For The Lights But You Were Staring…: 6
  6. Still Take You Home: 6,5
  7. Riot Van: 7,5
  8. Red Light Indicates Doors Are Secured: 6
  9. Mardy Bum: 8,5
  10. Perhaps Vampires Is A Bit Strong But: 6
  11. When The Sun Goes Down: 9,5
  12. From The Ritz To The Rubble9
  13. A Certain Romance: 8

Los Arctic Monkeys es un grupo de jóvenes británicos que se hizo muy famoso en los últimos años, logrando posicionarse como uno de los mejores grupos dentro del boom del indie rock.

De la mano de Alex Turner (una promesa del rock por su talento compositivo), los MonKeys toman influencias de grupos de britpop como Oasis, junto a otras exitosas bandas surgidas en los últimos años como de The Strokes y Franz Ferdinand.

El éxito le llegaría muy rápido a estos jóvenes a partir del lanzamiento de su primer disco, “Whatever People Say”, un trabajo más que decente, en el cual la primera impresión es la actitud revitalizante y revolucionaria que trasmiten. Música indie con un estilo cuasi punk.

“Whatever People Say” más allá de ser un trabajo que impresiona, no es un producto del todo sólido. En el álbum se mechan temas irrelevantes, con otros excelentes, que se transformarían en clásicos instantáneos de la banda como “I Bet You Look Good On The Dance Floor”. También se pueden disfrutar de canciones con muy buenos cambios de ritmo como “Fake Tales Of San Francisco y “When The Sun Goes Down, y otros numeros resonantes como “The View from the Afternoon”.

Gracias a este trabajo y a pesar de su corta edad los Arctic Monkeys conseguirían instalarse como la sensación del rock británico actual.

Persy

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]