Archivo de la categoría: Bandas de Rock Internacional

Garbage – Strange Little Birds (2016)

Puntaje del Disco: 8

  1. Sometimes: 8,5
  2. Empty: 8
  3. Blackout: 8
  4. If I Lost You: 7,5
  5. Night Drive Loneliness: 8,5
  6. Even Though Our Love Is Doomed: 8
  7. Magnetized: 7
  8. We Never Tell: 7
  9. So We Can Stay Alive: 8,5
  10. Teaching Little Fingers to Play: 7
  11. Amends: 7,5

Si en Not Your Kind of People (su antecesor que data de 2012) los criticamos por su falta de originalidad, en su regreso tras bastante tiempo inactivo, Strange Little Birds (2016), Garbage demostraría lo contrario, para bien, logrando a veintiún años de su debut, un disco que retoma su pasado para perfeccionar un sonido más sombrío y profundo.

Para muchos estamos ante su listado de temas más fuerte en años, desde el oscuro comienzo “Sometimes”, que remite a lo mejor de Portishead, pasando por “Empty”, “Blackout”, “Night Drive Loneliness”, “So We Can Stay Alive” y “Amends” demuestran de lo que son capaces cuando están enfocados.

La íntima y potente voz de Shirley Manson y la excelente producción del legendario Butch Vig, quien describe al LP como “cinematográfico y atmosférico”, determinaron uno de sus resultados más sólidos en mucho tiempo.

Otro punto a destacar son las letras, Shirley se declaró algo cansada de la falta de oscuridad en las demasiado felices y despreocupadas letras en el pop actual y se centraría de acuerdo a sus propias palabras en: “Diferentes etapas de mi vida, momentos en los que estuve asustada, vulnerable y no estuve en mi mejor versión.”

F.V.

Calificación de Usuarios
[Total: 1 Average: 3]

The Who – WHO (2019)

Puntaje del Disco: 8

  1. All This Music Must Fade: 8,5
  2. Ball and Chain: 8,5
  3. I Don’t Wanna Get Wise: 9
  4. Detour: 8
  5. Beads on One String: 8
  6. Hero Ground Zero: 8
  7. Street Song: 8
  8. I’ll Be Back: 8
  9. Break the News: 8
  10. Rockin’ in Rage: 7
  11. She Rocked My World: 6,5

Después de 13 años, cuando su carrera parecía terminada, volvieron los Who, sí los Who. Y lo hicieron en gran forma, porque WHO es una especie de negación a la vejez. Antiguamente nos tenían acostumbrados a tratar temas relacionados con la juventud y la crítica social, además de las descabelladas historias de sus Óperas Rock. En este disco, no solo dejan el mensaje de que siguen vivos, sino que también logran mantener su identidad intacta.

Ni bien comienza “All This Music Must Fade”, nos damos cuenta que son los Who los que escuchamos. La voz de Roger está intacta, los rasgueos de guitarra de Pete son inconfundibles, los sintetizadores están ahí y sus rasgos clásicos de Hard Rock también. Es muy valioso el esfuerzo que hacen para hacer parecer que el tiempo no hubiese pasado.

No solo eso, las melodías son las más consistentes que presentaron en mucho tiempo. Son más entretenidas y enérgicas alejándose mucho de la flojera apagada que escuchamos en trabajos como It’s Hard. Suenan más a una banda transitando el auge de su carrera que el ocaso de su disolución. En ese aspecto, la que más sobresale es “I Don’t Wanna Get Wise”, realmente un muy buen tema, con un Daltrey que canta como si el tiempo no hubiese pasado, con buenos coros acompañando e incluso con arreglos que recuerdan mucho a discos como Who’s Next.

En contrapartida, los Who no ofrecen particularmente una gran evolución artística, solo tal vez la presencia de más orquestaciones. Pero la gran novedad la tenemos en “I’ll Be Back”, una balada Soul interpretada por Pete, que incluso tiene solo de armónica, que parece más una composición de Stevie Wonder que del propio Townshend.

WHO tal vez no se encuentre dentro de los mejores trabajos de la banda, pero es una reaparición muy sólida, que emociona por la garra que le siguen metiendo este par de vejetes. Y por eso es el mejor disco que lanzó los Who en los últimos 40 años.

Persy

Calificación de Usuarios
[Total: 2 Average: 4]

System of a Down – Mezmerize (2005)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Soldier Side – Intro: 7,5
  2. B.Y.O.B. (Bring Your Own Bombs): 8
  3. Revenga: 6
  4. Cigaro: 7
  5. Radio/Video: 7,5
  6. This Cocaine Makes Me Feel Like I’m on This Song: 5
  7. Violent Pornography: 8,5
  8. Question!: 7
  9. Sad Statue: 8
  10. Old School Hollywood: 7
  11. Lost in Hollywood: 9

Continuando con su tono agresivo e intenso, la banda de metal alternativo System of a Down lanzaría en 2005 un ambicioso álbum doble separado en dos partes: Mesmerize en Mayo e Hypnotize seis meses más tarde.

Mesmerize ofrece tanto variedad como calidad, demostrando la capacidad de los californianos de utilizar el metal junto a otros géneros con letras atrevidas generando un resultado audaz en especial en algunos de sus mejores temas como “B.Y.O.B. (Bring Your Own Bombs)” con su estribillo altamente contagioso, “Radio/Video” con un aire reggae y movido, “Violent Pornography” con una ejecución perfecta y lo mejor para el final el cierre emotivo con “Lost in Hollywood”.

Lamentablemente esta primera parte se queda algo corta y 36 minutos (lo más corto jamás lanzado por System Of A Down) tienen gusto a poco, pero también como punta positivo para la banda contiene algunas de las composiciones más accesibles y comerciales que lograron encantar a audiencias ajenas al movimiento.

Mesmerize triunfo en ventas consiguiendo el primer puesto tanto en su país natal como alrededor del mundo y a su vez su polémico tema “B.Y.O.B.”, canción de protesta hacia la guerra de Irak mostrada como una fiesta por los medios de comunicación y el gobierno, cosechó el premio de «Mejor interpretación de Hard Rock» en la entrega de los Grammy Awards en 2006.

F.V.

Calificación de Usuarios
[Total: 2 Average: 4.5]

The Black Crowes – Lions (2001)

Puntaje del Disco: 6,5

  1. Midnight from the Inside Out: 7,5
  2. Lickin’: 8
  3. Come On: 6
  4. No Use Lying: 6,5
  5. Losing My Mind: 5
  6. Ozone Mama: 6,5
  7. Greasy Grass River: 6
  8. Soul Singing: 8
  9. Miracle to Me: 7
  10. Young Man, Old Man: 7
  11. Cosmic Friend: 6
  12. Cypress Tree: 6,5
  13. Lay It All on Me: 6

Después de dos lanzamientos de calidad como By Your Side (1999) y el vivo Live at the Greek: Excess All Areas (2000), con la compañía de una leyenda viviente de la guitarra como Jimmy Page, los Black Crowes decepcionarían rotundamente con su sexta entrega editada en 2001: Lions.

Sobrevivientes de los noventa y del rock clásico que pregonan, la banda en el despertar de la nueva década continúo siendo noticia no solo por su rock tradicional, sino también por la boda en diciembre del 2000 de su cantante y líder Chris Robinson con la famosísima actriz Kate Hudson (se dice que las letras en Lions estaban altamente inspiradas en esta relación en especial en los tracks “Miracle to Me” y “Soul Singing”).

En Lions los Crowes continúan sonando bien y además de todo contaron con la total libertad creativa de su nuevo sello V2 Records, apoyo que no conseguían de su antiguo sello Columbia, sin embargo, carece de canciones memorables con algunas buenas excepciones como “Lickin’” y “Soul Singing”, que son las únicas salvadoras de la larga lista de temas.

La falta de originalidad exhibida en el álbum los llevo a recibir críticas como nunca antes, acusándolos hasta de imitadores de bandas de hard rock como Led Zeppelin y de Aerosmith, un poco exageradas para mi gusto ya que a pesar de no dejarnos momentos memorables lo compensan con energía, potentes riffs y un intento de mayor versatilidad.

F.V.

Calificación de Usuarios
[Total: 1 Average: 3]

Earth – Earth 2: Special Low Frequency Version (1993)

Puntaje del Disco: 9

  1. Seven Angels: 9
  2. Teeth of Lions Rules the Divine: 9
  3. Like Gold and Faceted: 8

Earth es una banda instrumental creada por el guitarrista Dylan Carlson fundada en 1990. El nombre de la banda proviene del nombre que utilizó Black Sabbath antes de convertirse en Black Sabbath, como tributo a los mismos.

A Earth se les atribuye junto a Melvins de ser los pioneros del Drone Doom y algunos consideran que este es el primer álbum Drone Metal de la historia. Posteriormente Earth fue evolucionando y modelando su estilo hacia sonidos más orientados al hard rock y al blues como bien se escuchará en discos como The Bees Made Honey in the Lion’s Skull. Pero eso es otra historia.

Lo importante de este LP, es que fue caracterizado por reglamentar las pautas de lo que sería la música Drone. Básicamente, La guitarra afinada gravemente y los fuertes amplificadores de Dylan Carlson es todo lo que se escucha en el disco, más que ser decorada por algunos efectos de transición como lo que hay entre el primer y el segundo track. Si bien, sigue un patrón instrumental repetitivo, y disonante, no para nunca hasta terminar los 73 minutos del álbum. El último corte se caracteriza por dejar de seguir el patrón instrumental y solo es sostenido por una sola nota durante los treinta minutos, terminando el álbum de una forma mucho más atmosférica que en los primeros dos temas.

El álbum fue publicado bajo el sello de Sub Pop, básicamente la cuna del Grunge en aquel entonces. Sin embargo, a pesar de que el álbum se distribuyó muy poco, logró despertar una masiva influencia en bandas posteriores del género, tales como Boris, Sunn O))) (Los cuales sacaron el nombre de la marca de amplificadores que Dylan utilizó en este álbum), entre otras.

Luego de este álbum la banda evolucionaría a otros estilos, sin perder la esencia instrumental. Como veredicto final, podría decir que este álbum es super extraño, ya que lo considero uno de los discos más pesados que he escuchado, sin embargo a la vez lo encuentro bastante relajante. De hecho, me ha facilitado la concentración para poder realizar diversas tareas. Un álbum súper recomendable, sobre todo si te inicias dentro del mundo del Drone. Una joya del metal en general.

Toto

Calificación de Usuarios
[Total: 1 Average: 1]

Yes – Relayer (1974)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. The Gates of Delirium: 10
  2. Sound Chaser: 8
  3. To Be Over: 8

Luego de un disco tan magno como lo es Tales from Topographic Oceans y la salida de Wakeman, en su lugar vendría Patrick Moraz con un estilo menos clásico y más jazzero. La banda lanzaría su séptimo álbum, Relayer. Similar a Close to the Edge por contener solamente tres temas, su concepto habla sobre la guerra y la paz en la que Anderson se influenciaría por aquel momento.

“The Gates of Delirium” es la canción épica del disco con sus más de 21 minutos de duración de pura guerra y paz, a la altura de “Close to the Edge”. Sus pasajes instrumentales y los efectos de una batalla infernal son los que la caracterizan.

Luego de este espectáculo vendrían los temas “cortos” del disco, “Sound Chaser” en donde se deja ver un particular sonido proveniente del jazz gracias al aporte de Moraz y las locuras violeras de Howe. Mientras que “To Be Over” es un gran cierre en forma de balada.

Para la posterioridad de la gira de este álbum, Moraz dejaría su respectivo puesto a Wakeman para luego lanzar en el año 1977 Going for the One.

Santi

Calificación de Usuarios
[Total: 3 Average: 4.7]

Belle & Sebastian – Girls in Peacetime Want to Dance (2015)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Nobody’s Empire: 7,5
  2. Allie: 8,5
  3. The Party Line: 8,5
  4. The Power of Three: 7
  5. The Cat with the Cream: 8
  6. Enter Sylvia Plath: 6
  7. The Everlasting Muse: 6
  8. Perfect Couples: 7
  9. Ever Had a Little Faith?: 8
  10. Play for Today: 6,5
  11. The Book of You: 7,5
  12. Today (This Army’s for Peace): 7

Belle & Sebastian son toda una institución dentro del indie rock, conocidos por sus melodías encantadoras y canciones intimistas, y cada movimiento suyo es esperado con ansias. Esta se acentuó para su novena placa ya que se tomaron por primera vez tanto tiempo entre disco y disco, hasta que finalmente Girls in Peacetime Want to Dance, su primer álbum en cinco años se dio a conocer.

Los de Glasgow rompieron el silencio con un disco que cuenta con todos los ingredientes que esperamos en ellos y a su vez logran sorprender (por momentos para bien y por momentos no tanto) por su inclinación a la música electro dance, en particular en el sencillo “The Party Line” y en la repetitiva “Enter Sylvia Plath”. “Es el más electrónico y pop de nuestra discografía, y está a tono con algunos de nuestros gustos. Porque somos grandes admiradores de Blondie y consideramos a Depeche Mode como una gran influencia” comentaría Stuart Murdoch sobre esta novedad. A su vez, también hay espacio para temas que rememoran sus composiciones clásicas plagadas de ritmos elegantes, en particular en “Nobody’s Empire”, “Allie”, “The Cat with the Cream” y “Ever Had a Little Faith?”.

Con casi veinte años de vida como banda, Stuart reflexiona sobre el futuro la presión por renovarse y atraer nuevas audiencias de la siguiente forma: “Nos gusta cambiar, siempre lo hemos hecho, siempre buscamos evolucionar y encontrar nuevas formas de hacer música. No nos gusta mirar hacia atrás, preferimos mirar hacia adelante.”

F.V.

Calificación de Usuarios
[Total: 1 Average: 3]

Creeper – Sex, Death & the Infinite Void (2020)

Puntaje del Disco: 8

  1. Hallelujah!:
  2. Be My End: 8
  3. Born Cold: 6
  4. Cyanide: 9,5
  5. Celestial Violence:
  6. Annabelle: 7
  7. Paradise: 7,5
  8. Poisoned Heart: 9
  9. Thorns of Love: 8,5
  10. Four Years Ago: 8,5
  11. Holy War:
  12. Napalm Girls: 8
  13. The Crown of Life:
  14. Black Moon: 7,5
  15. All My Friends: 7,5

Una de las grandes revelaciones del 2020 fue Sex, Death & the Infinite Void de Creeper considerando los muy buenos comentarios que recibió de parte de la crítica. Sin embargo, es un disco en el cual se aborda el Punk Pop, un género del cual no tengo mucha afinidad. Pero aún así tiene cosas que lo hacen interesante.

Dicho de otro modo, lo peor del álbum es el Punk Pop. Cuando más lo aborda Creeper más genéricos suenan. Aún así el grupo se las ingenia para diversificar en los ritmos que ofrecen, tomando influencia de Bowie, The Cure, Arcade Fire e incluso Joy Division que le quedan muy bien. Cuando más se nota es cuando Will Gould desata su voz grave como vocalista, imprimiendo un estilo que es original. Por otra parte, Creeper parece repetir una misma formula a lo largo de todo el álbum, en los cuales tratan de transmitir un estribillo de una energía intensa, logrando por momentos muy buenos resultados y en otros pasajes haciendo acordar a The Killers, pero no en un buen sentido (como sucede en “Born Cold”).

De todas formas, la formula de Creeper en general funciona y la que mejor la representa es “Cyanide”, que tiene el estribillo más intenso y el ritmo más original que tranquilamente lo transforman en un hit del 2020. Muy bien logrado, de lo mejor del catálogo de Creeper en su corta carrera. “Poisoned Heart” es el segundo mejor tema del álbum, con un ritmo más lento y acústico, en donde destaca la voz grave de Gould. Y un escalón más abajo están “Thorns of Love” (destaca por empezar como si fuese un tema más sesentoso) y “Four Years Ago” (con sus arreglos más orquestales y la incorporación de la vocalización de Hannah Greenwood que le queda muy bien). Y por último se podría señalar a “Be My End” que es el número de Punk Pop más entretenido y menos dañino del álbum.

El resto del disco está marcado por la irregularidad de sus composiciones. Algunas canciones son prometedoras, pero nunca terminan de explotar, mientras que otras son más genéricas. Aún así ningún tema de Sex, Death & the Infinite Void es malo, por eso no deja de ser un muy buen disco del 2020.

Persy

Calificación de Usuarios
[Total: 1 Average: 5]

Nas – I Am… (1999)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Album Intro: 7
  2. N.Y. State of Mind Pt. II: 8
  3. Hate Me Now: 7,5
  4. Small World: 7
  5. Favor for a Favor: 8
  6. We Will Survive: 7
  7. Ghetto Prisoners: 7
  8. You Won’t See Me Tonight: 8
  9. I Want to Talk to You: 6
  10. Dr. Knockboot: 7,5
  11. Life Is What You Make It: 7,5
  12. Big Things: 8
  13. Nas Is Like: 8,5
  14. K-I-SS-I-N-G: 6,5
  15. Money Is My Bitch: 7,5
  16. Undying Love: 8

Tras un gran nivel y repercusión de sus dos primeros materiales: Illmatic (1994) y It Was Written (1996), resulta esperable que en sus siguientes lanzamientos el rapero de Brooklyn Nas pierda algo de la inspiración y hasta la sorpresa para los oyentes sea menor, algo que evidentemente ocurrió con I Am…, editado en Abril de 1999.

Originalmente diseñado bajo la idea de álbum doble, que vendría a sintetizar y comulgar todas las temáticas y estilos de sus antecesores, esta idea se truncó al filtrarse en internet gran parte del listado de canciones, Nas tuvo que descartar varias de estas y centrarse en producir dos discos individuales que terminaron editándose en el mismo año, algunas de las canciones que se habían filtradas fueron luego lanzadas en algunas de sus compilaciones oficiales como Lost Tapes (2002).

Contrario a lo que su título sugiere I Am… no habla de experiencias personales del artista, sino que sus líricas tocan temas que van desde el estado que atravesaba el hip hop, el nuevo milenio, la política, el crimen y la religión desde su perspectiva. Desde lo musical, es poco ambicioso desde sus propios elevados estándares. Así y todo, mantiene samples adictivos con una impecable producción en temazos como “N.Y. State of Mind Pt. II”, “Nas Is Like” y se favorece con las participaciones de Puff Daddy, Scarface, Aaliyah y DMX.

En conclusión, I Am… no es para nada desastroso pero la falta de contenido, profundidad y de imaginación está a la vista en buena parte del material, resultando el peor disco de este referente del género de los noventa hasta ese entonces.

F.V.

Calificación de Usuarios
[Total: 1 Average: 3]

Todos vivimos en un submarino amarillo

  • Ayuda, necesito a alguien. Por favor, ayúdeme. No quiero perderla, y yo la amo.
  • De acuerdo, de acuerdo. Quiero saberlo todo.
  • ¿Por dónde empiezo?
  • Por el principio. Solo apague su mente, relájese y flote en su arroyo.
  • ¿Y eso significa…?
  • Empiece por el principio.

Mi nombre es Juan Pablo, y no me gustan los Beatles. No significan nada para mí. Ni los odio ni los amo, pero estoy más cerca del primer sentimiento que del segundo. Después de todo, son solo un grupo que la pegó por ser comercial. Escuché toda su discografía para poder confirmar mi postura. Pasé por todas sus etapas: De “Twist and Shout” a “Come Together”. Los Beatles, definitivamente, no son para mí, y nunca me privé de mostrar cierto orgullo en esto. Aunque a la vez estoy harto de oírlos en todas partes, aun cuando no suenan sus canciones. Desde gente que manifiesta que todo lo que necesitás es amor, que en juntadas que duran hasta el amanecer mis amigos comenten que aquí viene el sol, que mis propios días sean tan solo un día en la vida. Es desesperante. Esta indiferencia se fue convirtiendo en intolerancia pura, y esto me trajo hasta aquí, con usted. Le voy a contar mi historia.

Una noche cualquiera estaba en un bar con mi novia Eleonora. Habíamos pedido una porción de comida bastante generosa. Un churrasco y pan para mí, y ella había pedido lasaña vegetariana. Ambos charlábamos de nuestras vidas:

  • ¿Qué hiciste estos últimos días? – Pregunté para ponerme al día.
  • Trabajé mucho. Sobre todo ayer. Ayer y hoy. – Respondió ella.
  • Un día muy ajetreado, ¿verdad? – Volví a preguntarle.
  • Sí. Ser recaudadora de impuestos no es tarea fácil.
  • Sabés que podés contar conmigo para cualquier cosa, ¿verdad?
  • Sí. Sabés muy bien que te llamaría si necesitara a alguien.

Mientras que ella se tomaba su tiempo para comer, yo devoraba a lo bestia bruta. Ella lo notó e intentó detenerme.

  • Tomate un poco de tiempo antes de tragar. Sos una morsa.

¿”Soy una morsa”? ¿Cómo la canción de los Beatles? Y no solo eso, sino que todas sus frases estuvieran cargadas de referencias a sus canciones me molestó demasiado. Recién ahí me di cuenta. Intenté razonarlo con ella:

  • Querida, está bien. Te perdono que me compares con una morsa, pero decime por qué tenés que meter referencias a canciones de los Beatles en cada frase – Sí, hasta yo me estaba pegando esa costumbre.
  • Por nada en particular – dijo – ¿Por qué? ¿Qué pasa?
  • Nada, nada.

Entonces, la música empezó a sonar. Justo cuando estaba pensando en los Beatles, sonaron los Rolling Stones. Ni más ni menos que la canción “I Wanna Be Your Man”, compuesta por Lennon y McCartney. Vaya suerte la mía. Ella me invitó a bailar:

  • No me gusta bailar – Rechacé.
  • Por favor, complaceme.
  • Está bien – Me rendí.

Nos despedimos de nuestros asientos y movimos el cuerpo. Giramos y gritamos. Todo el mundo nos observaba con admiración. En medio de la danza, compartimos más palabras aún:

  • Todos nos están mirando – Dije.
  • Sí. Acá, allá y en todas partes – Agregó.
  • ¿Otra vez con canciones de los Beatles? – La situación había pasado de anecdótica a molesta.
  • Oh, querido. ¿Todo tenés que relacionarlo con los Beatles hoy? – Ella empezaba a molestarse por mis acotaciones.
  • ¿Y cómo no hacerlo? Todo me está recordando a ellos esta noche.
  • No le des más importancia. Sigamos bailando. Abrazame fuerte.

En ese momento no lo soporté más.  Me cansé, la solté respetuosamente y nos fuimos del lugar tras pagar la cuenta. Todo con la mayor de las sutilezas que podía permitirme. Nos fuimos cada uno por nuestro lado, ya que era muy obvia mi molestia. La acompañé a tomar un taxi sin que ninguno de los dos dijera nada. Se subió al taxi y se fue. La vi parada ahí, esperando el taxi, más preocupada que molesta por mi actitud. Solo me dijo buenas noches. Después volví a mi casa y me fui a dormir.

Cuando me levanté temprano en la mañana, levanté mi cabeza. Todavía estaba bostezando. Vi mi celular y tenía un audio de ella. No lo había escuchado aún. Me sentía avergonzado por mi actitud de la noche anterior. Luego fue que decidí pedir un turno con usted. Necesitaba solucionar mis problemas a la brevedad. Caminé por las calles de la ciudad y veía a toda la gente solitaria. ¡Toda la gente solitaria! Ya me estaba hartando más y más. Originalmente estaba viniendo a contarle de la culpa por cómo traté a mi novia, pero después me di cuenta de que tenía que ver mi problema Beatle. Y aquí estoy.

  • Es una situación muy típica. Odiar algo con fervor hace que de algún modo lo atraigamos a nosotros. Usted tiene que aprender a convivir con los Beatles – dice el psicólogo.
  • ¿Usted cree?
  • Sí. Y también debe hablar con su novia. Pero sea cuidadoso. No estoy seguro si ella lo ama aún.
  • Creo que tiene razón – digo, intentando convencerme a mí mismo -. Gracias, doctor Roberto. Estoy mejorando. Me siento libre como un pájaro – intento ignorar estas referencias –. Adiós.
  • Adiós – me dijo -. Si aún tiene problemas con los Beatles, puede ir a la india – Bromea.

Abandono el complejo. Pongo mi mejor cara de felicidad. “Si cayera en la obsesión, puedo contar con el doctor. Pero lo dudo. En mi vida voy a necesitarlo” pienso. “Realmente tenés poder sobre mí, pero voy a vencerte” Le digo mentalmente a mi problema.

Pasaron los días, y todo más o menos iba encaminado. Alguna que otra referencia menor a algún tema desconocido. Nada grave. Me reconcilié con mi novia. Seguíamos juntos. Parecía que iba a volver todo a la normalidad. Sin embargo, mientras pateaba las calles junto con ella, oí a un tipo interpretando “What You’re Doing”. Nada grave, o al menos eso pensaba. Pasé de largo, hasta que escuché frases al azar de la gente:

  • Ey, mirá lo que estás haciendo – Decía uno.
  • Me siento triste y solitario – Comentaba otro al celular.
  • ¿Qué me estás haciendo? – Gritaba un tercero enojado.
  • Me tenés corriendo, y no es divertido – Veía un corredor decirle a su personal trainer.

Intenté hacer oídos sordos de estas frases, siempre guiándome por lo que me dijo usted. Hasta que en las siguientes cuadras…

  • Ella solo tenía diecisiete. Sabés a lo que me refiero.
  • La forma en la que ella se veía no tenía comparación.
  • ¿Así que cómo podría bailar con otra cuando la vi parada ahí?

Era peor que antes. Ya no solo oía los títulos de las canciones, sino también las letras. La gente hablaba como si estuviera dentro de un musical de los Beatles. Quizás para ellos fuera el paraíso, pero para mí era horrible. Hui lejos de ella:

  • Querido, ¿a dónde vas? – me dice.
  • Lejos de todo.

Corrí. Incluso consideré comprar un boleto para viajar a la India, como usted me dijo en broma, pero me pareció que sería demasiado y no quería sumar más analogías Beatle a mi catálogo de desgracias. Fue ahí que decidí contactarlo de vuelta a usted, doctor.

Habiendo escuchado mi historia, el psicólogo se pone en posición de pensar. Me sigue la corriente:

  • Por lo que me cuenta, su día se rompe, su mente le duele, y todo por los Beatles – dice analizando la situación.
  • Exactamente – le respondo.
  • Sí. Estoy viendo a través de usted. Puedo ver esa angustia, esa frustración.
  • Es tal y como me estoy sintiendo.
  • No se ve diferente, pero cambió. Su tranquilidad se está yendo, y siente que va a perder a esa chica.
  • El amor tiene la costumbre desagradable de desaparecer de la noche a la mañana, y yo estoy haciendo suficiente mérito para que ella me deje. Ayer mis problemas parecían tan lejanos, y ahora parece que están acá para quedarse.
  • Piénselo así, Juan. Todo tiene una razón de ser. Quizás deba volver a la fuente de sus problemas. Al inicio.
  • ¿A qué se refiere, doctor? ¿Debo escuchar otra vez a los Beatles?
  • La solución a su problema podría estar en su música.
  • Si usted lo dice.

Vuelvo caminando a mi casa. Pienso sobre lo que me dijo: “La solución a su problema podría estar en su música”. Me pongo los auriculares, abro Spotify en mi celular y busco “B-E-A-T-L-E-S”. Escucho los temas en el orden en que entraron a mi vida en estos últimos días. Me gustan, pero a la vez no me dicen demasiado. Las vuelvo a escuchar una vez, y otra, y otra. Para la cuarta escucha la cosa me sorprende. ¿Qué es esto? ¿Sus canciones me fascinan? Sí, me FASCINAN. Con mayúsculas. Arreglos impecables, melodías totalmente creativas… Vuelvo a escuchar las canciones para confirmar que no me volví loco. Definitivamente es cierto. Esas canciones son geniales. Decido arriesgarme un poco más y pasar a otras canciones del grupo. El sentimiento es el mismo. Esa banda de música para gente vieja de repente me parece lo más exultante que haya pasado por mis oídos. ¿Cómo puede ser? ¿Cómo pudo este grupo pudo tenerme engañando tanto tiempo, haciéndome pensar que eran una manga de mediocres? Ya en mi casa, me voy a dormir.

Mientras caminaba para venir aquí, me pasó algo sorprendente: ¡No escuché ni una referencia al grupo! Era increíble. Parece que por fin estoy curado. ¿Usted que piensa?

  • Eso es quizás lo que usted necesitaba. Amar a los Beatles. Después de todo, si tras tantas décadas siguen siendo tan queridos, es por algo.
  • Es cierto. ¿Cómo no lo vi antes? Tanto tiempo de mi vida sin apreciar su gran música. Gracias, doctor. Le debo una. Ahora iré a recuperar a mi novia.

Decido irme del consultorio. Tomo el primer taxi que encuentro a la casa de Eleonora. Llego y toco la puerta, y ella me abre:

  • Hola – Le digo.
  • Chau – Me dice e intenta cerrar la puerta, molesta. Yo se lo impido.
  • Esperá. Sé que estuve mal en estos días, con este asunto de los Beatles, y te pido mil perdones.
  • ¿Y cómo sé que no vas a huir despavorido ante la próxima referencia a los Beatles que encuentres?
  • ¿Querés bailar? Tengo la música ideal.
  • Lo voy a aceptar como compensación por el baile que arruinaste el otro día.

Entro a su casa, pongo la música y bailamos al ritmo de los Beatles, como no podía ser de otra manera. Ella parece feliz de nuevo por haberme recuperado tal y como era antes y yo definitivamente estoy feliz por haber superado mi obsesión. Resultó ser cierto que, al final, el amor que recibís es igual al amor que das. Los Beatles lo transmitieron mejor que nadie. Ahora lo comprendo. Gracias, John, George, Paul y Ringo.

Motorik

Calificación de Usuarios
[Total: 7 Average: 4.9]

Yes – The Yes Album (1971)

Puntaje del Disco: 9

  1. Yours Is No Disgrace: 9
  2. The Clap: 8
  3. Starship Trooper: 9
  4. I’ve Seen All Good People: 9,5
  5. A Venture: 8
  6. Perpetual Change: 8

Luego de dos discos aceptables como el homónimo Yes y Time and Word, los ingleses se pusieron de acuerdo en reemplazar a Peter Banks por un virtuoso guitarrista llamado Steve Howe, quien les haría adoptar el sonido clásico de Rock Progresivo a la banda. Y así lanzarían su tercer disco de estudio denominado  The Yes Album, haciendo referencia a ese cambio de estilo. Además, fue un éxito en ventas siendo el primer disco de la banda en llegar al top 10 en Europa y se asentaría bien en los puestos americanos.

«Yours Is No Disgrace» es la encargada de abrir el disco y ya deja verse ese particular sonido de la banda con sus destellos progresivos que luego encaminarían a discos como Fragile o Close to the Edge. Junto a otros clásicos como «Starship Trooper» y la pacifica «Ive Seen All Good People´» demostrarían el gran talento del grupo, estando en el podio de las mas grandes bandas del rock progresivo.

También se incluye el primer tema instrumental de la banda, llamado «The Clap» de la mano de Howe, demostrando su gran habilidad con la guitarra clásica. Y para cerrar la épica «Perpetual Change», que tomaría el mismo rol de los temas finales de sus siguiente lanzamientos.

Sin duda The Yes Album es uno de los discos mas solidos en la carrera de Yes y fue una piedra angular de lo que vendría después.

Santi

Calificación de Usuarios
[Total: 1 Average: 5]

Stone Gossard – Bayleaf (2001)

Puntaje del Disco: 6,5

  1. Bore Me: 6
  2. Fits: 7,5
  3. Pigeon: 8,5
  4. Anchors: 7
  5. Cadillac: 6
  6. Bayleaf: 8
  7. Every Family: 6,5
  8. Unhand Me: 7
  9. Hellbent: 6
  10. Fend It Off: 6,5

Bayleaf (2001), el primer trabajo solista de Stone Gossard el querible y fantástico guitarrista de Pearl Jam, es un disco simple y aceptable, que le dio la oportunidad de probar sus dotes como cantante y a entregar algunos momentos valiosos.

Gossard siempre fue un tipo inquieto. En 1993 en plena efervescencia de la explosión Grunge de la que Pearl Jam era uno de los principales exponentes fundó una agrupación paralela: Brad, con la cual lanzaría tres discos, compraría su propio estudio de grabación en Seattle y a su vez al año siguiente creó su propia compañía discográfica «Loose Groove Records», fichando a conjuntos diversos en especial de hip hop y rock pesado como Queens of the Stone Age.

Volviendo a Bayleaf, se trató de un esfuerzo descomunal de Stone ya que no solo cantó y tocó la viola, sino que en algunos temas se hizo cargo del bajo, el piano, baterías. Se destacan “Fits” con la participación del ex baterista de su famosa banda Matt Chamberlain, la balada “Anchors” y las guitarreras “Pigeon” y “Bayleaf”. Dentro de un listado de temas discreto y parejo.

Con su experiencia solista y también con sus proyectos paralelos, Gossard buscaría de aquí en más buscar algo de oxígeno y cada tanto desarrollar y llevar a cabo ideas y composiciones que en Pearl Jam eran imposibles de desarrollar que se verían plasmadas en posteriores lanzamientos a Bayleaf.

F.V.

Calificación de Usuarios
[Total: 1 Average: 3]