Las goteras encomiables

Dos de las bellezas que la creación ha puesto en el universo sobrepasan los límites de lo sublime: el intelecto humano y el agua. La primera encuentra su cúspide en la metacognición; darnos cuenta de que nos damos cuenta, ése es el pináculo del pensamiento. La segunda, por su parte, es maravillosa en todas sus manifestaciones, desde los inmensos océanos hasta el vaso medio lleno.

Es indiscutible su magnificencia. El porcentaje de agua en el planeta y el porcentaje de agua en nuestro cuerpo son ejemplos claros de su potestad. Metafóricamente, la danza de los maremotos, como el llanto expelido por los amantes en el éxtasis de la pasión a mitad del oleaje sexual, sucedido por la calma lacustre bajo las sábanas, es la antropofanía de nuestra razón. Por ponerlo en forma de mito teológico, el agua es dios, único elemento creador de vida. Hace falta salir desnudo en un día lluvioso para sentir el flujo de gloria sobre nuestro cuerpo. Cada gota de lluvia es un ángel caído del cielo. No hay mayor fruición que extender los brazos y levantar el rostro para empaparse de beldad, dejarse bañar por el bautismo de las nubes.

No sólo de agua se forman las lluvias, sino también de ideas. Lamentablemente, todo el mundo se abriga y se enclaustra bajo techo en días lluviosos. Si han de salir, lo hacen con impermeable, paraguas y prodigando marquesinas. Lo seco se ha convertido en un santuario hermético y moroso. No dejan a los niños salir a jugar bajo la lluvia. Nadie se quiere mojar; algunos ignaros e ingenuos porque temen enfermarse, y otros más necios simplemente porque les resulta molesto.

Así, andamos por la vida desvalorando lo mejor que de ella acaece: la pluvial perfección atmosférica del planeta y nuestra propia capacidad de llover.

 

Kobda Rocha

Tu puntuación
(Votos: 1 Promedio: 5)