The Kinks – State of Confusion (1983)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. State of Confusion: 7,5
  2. Definite Maybe: 6
  3. Labour of Love: 5
  4. Come Dancing: 9
  5. Property: 8
  6. Don’t Forget to Dance: 9
  7. Young Conservatives: 6,5
  8. Heart of Gold: 8,5
  9. Cliches of the World (B Movie): 7
  10. Bernadette: 6

“Ahhhh”… Esos gritos… Cuando empieza State of Confusion con esos alaridos histéricos mi primera reacción fue golpearme la cabeza con mi mano como este emoticón:

¿Los Kinks siguen en una irremediable espiral de debacle eterna? Bueno, en parte sí y en parte no. En discos como Low Budget y Give the People What They Want, ya habían profundizado en el Hard Rock sin mucho éxito. En State of Confusion parecen haberse acostumbrado a ese género, combinándolo con Synth Pop. En otras palabras, se terminaron de rendir a lo que sonaba comercialmente en los años ochenta, pero al menos lo hicieron recuperando un poco la gracia que los caracteriza.

Esto se debe a que los Kinks suenan un poco más paródicos. Porque al fin de cuentas, los Kinks son una banda a la que queda mejor el rótulo de “Comedia” que de “Acción”. Los gritos que comentaba antes de la homónima “State of Confusion” tranquilamente se podrían tomar como tal. Es un buen tema que abre rockeando fuerte el álbum.

La contracara es que State of Confusion nos demuestra que son todavía un grupo irregular. “Definite Maybe” y “Labour of Love” son ejemplos de Hard Rock mediocre. También se podría incluir en este grupo al Punk Rock de “Young Conservatives”, pese a no ser verdaderamente malo. “Cliches of the World” resalta un poquito más por su Coda. Y “Bernadette” tiene a Dave Davies como vocalista en un tema entretenido, enérgico, chillón e inmemorable.

Pero lo bueno es que Ray compuso algunos Hits que tienen el sello inconfundible de los Kinks. “Come Dancing”, con su pegadizo estribillo, tranquilamente podría haber integrado el Track List de alguno de sus mejores discos de Brit Pop de los sesenta. Así como sobresalen las baladas Pop a base de sintetizadores, tal es el caso de “Property” y “Don’t Forget to Dance”, que en cierto punto me hacen acordar a canciones de bandas como 10cc. Mientras que “Heart of Gold” es un Pop Rock que parece un punto intermedio entre lo que es el resto del álbum, una pseudo balada (esta vez sin sintetizadores) pero con algunos recursos guitarreros que la hacen más rockera.

State of Confusion, como su nombre lo sugiere, es un estado de confusión, porque vemos dos versiones de los Kinks en una. Por un lado, su estilo rockero que no le queda tan bien, pero que es superior a lo que venían haciendo, y por otra parte, su beta Pop con la que tironean el nivel para arriba, quedando como resultado un disco imperfecto pero que es el mejor que lanzaron en los años ochenta.

Persy

Calificación de Usuarios
[Total: 2 Average: 4.5]

Deja un comentario