The Boys: Primera Temporada

Puntaje de la Temporada:

 

  • Año: 2019
  • Género: Acción, Super Héroes, Comedia
  • Creador: Eric Kripke
  • Reparto: Karl Urban, Jack Quaid, Antony Starr, Erin Moriarty, Dominique McElligott, Jessie T. Usher, Laz Alonso, Chace Crawford, Tomer Capon, Karen Fukuhara, Nathan Mitchell, Elisabeth Shue
  • IMDb Rating: [wpmdb_imdb] (Votes: [wpmdb_votes])

Seguir leyendo The Boys: Primera Temporada

Tu puntuación
(Votos: 0 Promedio: 0)

Prince – Sign o’ the Times (1987)

Puntaje del Disco: 9

Disco 1:

  1. Sign o’ the Times: 9,5
  2. Play in the Sunshine: 8
  3. Housequake: 8,5
  4. Ballad of Dorothy Parker: 9
  5. It: 9
  6. Starfish and Coffee: 8
  7. Slow Love: 7,5
  8. Hot Thing: 9,5
  9. Forever in My Life: 7

Disco 2:

  1. U Got the Look: 8
  2. If I Was Your Girlfriend: 8
  3. Strange Relationship: 7
  4. I Could Never Take the Place of Your Man: 9
  5. The Cross: 9,5
  6. It’s Gonna Be a Beautiful Night: 6,5
  7. Adore: 8,5

El disco doble Sign o’The Times (1987), fue una de las obras más emblemáticas de Prince hasta el punto de ser considerado por muchos como su obra maestra, por la amplia cantidad de géneros (rock, pop, funk, soul, electrónica e incluso jazz) representados en el mismo.

Sign o’The Times es el resultado de un año tumultuoso y vertiginoso para el artista, en el cual rompería con su renombrada banda de apoyo The Revolution y en el que su prometida Susannah Melvoin cancelaría su compromiso. Dentro de los dieciséis temas el chico de Minneapolis demostraría lo que es realmente capaz de hacer desde sus temas claves y más reconocibles como “Sign o’ the Times”, “Ballad of Dorothy Parker”, “If I Was Your Girlfriend” y “I Could Never Take the Place of Your Man” hasta el funk de “Housequake” y “Hot Thing”, baladas como “Adore” y la espiritual “The Cross” o temas más pop accesibles como “It” y “Starfish and Coffee”.

Rara vez se lo volvería a ver tan personal y revelador en su composición. Aunque en la generalidad y popularmente a Prince se lo recuerda por “Purple Rain” o “1999”, su verdadera cima creativa como un todo se encentra en Sign o’The Times.

F.V.

Tu puntuación
(Votos: 1 Promedio: 5)

Un arte bella

La música, en general, ya no es considerada un arte bella. Cuando, como un ejercicio de memoria nostálgica, pensamos en la música como una de las Bellas Artes, viene a nuestra mente la música clásica, la música de cámara, de orquesta o, si al caso, una ópera como a la que jamás hemos asistido. La música (¡la bella y artística!) la imaginamos fuera de nuestro alcance, fuera incluso de nuestra comprensión. El arte de la música, creemos, está en lo antiguo, en esa música que ya no se hace porque, así lo creemos, ya no existe. Pensamos que lo único que nos puede acercar a ello es una reproducción con una orquesta sinfónica a la que jamás hemos escuchado o un disco compacto con las Cuatro Estaciones de Vivaldi o baby Mozart. Sin haber escuchado jamás una pieza completa, decretamos que la música clásica no nos gusta, nos aburre, nos duerme, nos desespera. La música artística es para gente inteligente, eso solemos creer. Sólo a la gente lista le entra la música clásica, la música que es bella y artística. Ésta es la verdad con la que vivimos: hace falta ser inteligente para escuchar música clásica.

Todo cuanto he dicho hasta ahora ha sido mentira. Pero eso no lo sabemos porque ni somos inteligentes ni escuchamos música clásica. ¿Qué son las Bellas Artes y por qué la música es una de ellas? No desmentiré ni responderé ninguna pregunta por ahora. Me limitaré a poner una pequeña idea en cada lector que se tope con esta digresión:

Las personas inteligentes no escuchan música clásica porque sean inteligentes. En realidad, la inteligencia les vino mucho tiempo después de que comenzaron a escuchar música clásica. Ésa es la belleza del arte.

Kobda Rocha

Tu puntuación
(Votos: 0 Promedio: 0)

Supertramp – Even in the Quietest Moments (1977)

Puntaje del Disco: 8

  1. Give a Little Bit: 9
  2. Lover Boy: 8
  3. Even in the Quietest Moments: 8,5
  4. Downstream: 8
  5. Babaji: 7
  6. From Now On: 7
  7. Fool’s Overture: 8

Tal cual su título lo refleja (y también su portada con un piano en el medio de un paisaje montañoso), Even in the Quietest Moments (1977), encuentra a Supertramp en una de sus versiones más tranquilas, claro está sin abandonar del todo su rock progresivo característico.

El comienzo con la balada acústica de Roger Hodgson “Give a Little Bit”, se convertiría en uno de sus más grandes hits y en uno de sus sencillos más pop que les conocemos a los londinenses. El resto del álbum completa una colección de temas sólidos, sin sobreproducción, ni alargamiento temporal innecesarios, inclusive en los más de diez minutos de “Fool’s Overture”, la cual incluye todo tipo de samples de sonido, como un extracto de un discurso de Winston Churchill, explosiones, la lectura de un poema del poeta británico William Blake, entre otros.

Even in the Quietest Moments es elegante y carece de momentos flojos (aunque te deja con ganas de un par de que hubieran incluido un par de canciones más), suele ser catalogado como de transición oficiando de puente entre lo que fueron sus comienzos y lo que sería su siguiente obra maestra, un par de años después: Breakfast in America.

F.V.

Tu puntuación
(Votos: 1 Promedio: 4)

Cobra Kai: Primera Temporada

Puntaje de la Temporada:

 

  • Año: 2018
  • Género: Acción, Comedia, Drama
  • Creadores: Jon Hurwitz, Hayden Schlossberg, Josh Heald
  • Reparto: Xolo Maridueña, Ralph Macchio, William Zabka, Courtney Henggeler, Tanner Buchanan, Mary Mouser, Jacob Bertrand, Nichole Brown, Gianni Decenzo
  • IMDb Rating: [wpmdb_imdb] (Votes: [wpmdb_votes])

Seguir leyendo Cobra Kai: Primera Temporada

Tu puntuación
(Votos: 0 Promedio: 0)

E – Lecciones de vida

Elegir un favorito de cualquier cosa siempre es difícil. Hasta para la comida es uno indeciso. Cuando te preguntan “¿Cuál es tú comida favorita?”, siempre es dificilísimo responder. La respuesta incluso puede variar dependiendo la hora, el lugar, el día, el clima, y una infinidad de condiciones extragastronómicas. Yo, por ejemplo, en la mañana lo mejor que puedo ingerir es un vaso de leche, tal vez un platón de cereal con trigo o un licuado de guayaba o aguacate; todo depende si tengo tiempo para sentarme a disfrutarlo o si tengo dinero para acompañarlo con pan, vainilla o queso. Si estuviese condenado a muerte y hoy fuere mi gran día en la silla eléctrica o la cámara de gas y me preguntaran qué deseo para mi última comida, la verdad no sabría ni qué responder. Además, casi todo se me antoja a la hora justa de comer, no antes. Algunas veces, uno mantiene un antojo por días; por ejemplo, el chocolate. Uno no se lo come al momento porque es un pecadillo que uno trata de refrenar hasta que, claro, como humanos de voluntad débil que somos, terminamos comiéndonos el mentado chocolate. Pero, fuera de eso, al momento en que el estómago comienza a pedir alimento, es cuando uno comienza a pensar en qué comer. Así es que, si me lo preguntaran un día antes o una semana antes (¿qué quieres comer mañana? o ¿qué quieres comer en tu cumpleaños? o cualquier caso similar) seguramente erraría. Cuando hace calor, no hay mejor opción que un buen helado. Cuando hace frío, un cafecito con galletas. Los domingos de tianguis, unas carnitas de cerdo o consomé de chivo. El sábado de flojera, pizza o pollito rostizado. Al mediodía, un emparedado de cajeta o mermelada como tentempié. A las dos de la mañana con insomnio y desesperación, una torta de jamón. Los lunes, las sobras de toda la semana anterior. Y así, todo varía, todo depende. En las noches, regularmente prefiero el ayuno. Así es que, si fuera mi última cena, me iría con hambre. Tal vez, para no fallar, pediría un buffet.

Por eso, que nadie me pregunte cuál es mi canción favorita ni cuál es mi poema favorito. Porque siempre puede variar. Todo depende del momento, del día, la circunstancia, el ánimo y, sobre todo, al igual que sucede con la comida, lo más importante es con quién lo voy a compartir.

Kobda Rocha

Tu puntuación
(Votos: 0 Promedio: 0)

The Kinks – State of Confusion (1983)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. State of Confusion: 7,5
  2. Definite Maybe: 6
  3. Labour of Love: 5
  4. Come Dancing: 9
  5. Property: 8
  6. Don’t Forget to Dance: 9
  7. Young Conservatives: 6,5
  8. Heart of Gold: 8,5
  9. Cliches of the World (B Movie): 7
  10. Bernadette: 6

“Ahhhh”… Esos gritos… Cuando empieza State of Confusion con esos alaridos histéricos mi primera reacción fue golpearme la cabeza con mi mano como este emoticón:

¿Los Kinks siguen en una irremediable espiral de debacle eterna? Bueno, en parte sí y en parte no. En discos como Low Budget y Give the People What They Want, ya habían profundizado en el Hard Rock sin mucho éxito. En State of Confusion parecen haberse acostumbrado a ese género, combinándolo con Synth Pop. En otras palabras, se terminaron de rendir a lo que sonaba comercialmente en los años ochenta, pero al menos lo hicieron recuperando un poco la gracia que los caracteriza.

Esto se debe a que los Kinks suenan un poco más paródicos. Porque al fin de cuentas, los Kinks son una banda a la que queda mejor el rótulo de “Comedia” que de “Acción”. Los gritos que comentaba antes de la homónima “State of Confusion” tranquilamente se podrían tomar como tal. Es un buen tema que abre rockeando fuerte el álbum.

La contracara es que State of Confusion nos demuestra que son todavía un grupo irregular. “Definite Maybe” y “Labour of Love” son ejemplos de Hard Rock mediocre. También se podría incluir en este grupo al Punk Rock de “Young Conservatives”, pese a no ser verdaderamente malo. “Cliches of the World” resalta un poquito más por su Coda. Y “Bernadette” tiene a Dave Davies como vocalista en un tema entretenido, enérgico, chillón e inmemorable.

Pero lo bueno es que Ray compuso algunos Hits que tienen el sello inconfundible de los Kinks. “Come Dancing”, con su pegadizo estribillo, tranquilamente podría haber integrado el Track List de alguno de sus mejores discos de Brit Pop de los sesenta. Así como sobresalen las baladas Pop a base de sintetizadores, tal es el caso de “Property” y “Don’t Forget to Dance”, que en cierto punto me hacen acordar a canciones de bandas como 10cc. Mientras que “Heart of Gold” es un Pop Rock que parece un punto intermedio entre lo que es el resto del álbum, una pseudo balada (esta vez sin sintetizadores) pero con algunos recursos guitarreros que la hacen más rockera.

State of Confusion, como su nombre lo sugiere, es un estado de confusión, porque vemos dos versiones de los Kinks en una. Por un lado, su estilo rockero que no le queda tan bien, pero que es superior a lo que venían haciendo, y por otra parte, su beta Pop con la que tironean el nivel para arriba, quedando como resultado un disco imperfecto pero que es el mejor que lanzaron en los años ochenta.

Persy

Tu puntuación
(Votos: 1 Promedio: 3)

Franz Ferdinand – Always Ascending (2018)

Puntaje del Disco: 6,5

  1. Always Ascending: 8
  2. Lazy Boy: 7
  3. Paper Cages: 6,5
  4. Finally: 6
  5. The Academy Award: 7,5
  6. Lois Lane: 5,5
  7. Huck and Jim: 6
  8. Glimpse of Love: 7,5
  9. Feel the Love Go: 6,5
  10. Slow Don’t Kill Me Slow: 6

Cambiar el sonido y modernizarlo para una banda no es necesariamente sinónimo de progreso desde el punto de vista musical. Tal es el caso de Franz Ferdinand, la banda británica arrasó desde un comienzo y se convirtieron en una de las mejorcitas del apogeo del indie rock en la década pasada y con su nueva placa, el experimento electro rock Always Ascending (2018), caerían en un bajón del que esperemos puedan salir.

Las claves para este cambio de su post punk guitarrero hacia una beta entre pop y electrónica fue la incorporación del nuevo miembro Julian Corrie (quien tomó el lugar del miembro fundacional Nick McCarthy) en teclados, y la del productor Philippe Zdar (responsable del éxito de bandas que mezclaron el dance y el rock con éxito en el pasado como Phoenix y Justice).

Por momentos este nuevo enfoque parece encontrar algo de luz como en tracks como “Always Ascending”, “The Academy Award” y “Glimpse of Love” y en especial gracias a la voz de Alex Kapranos que suena cada vez más cercano a Bowie, aunque el resto en líneas generales los encuentra sorpresivamente poco inspirados y con melodías aburridas.

Esta reinvención del sonido de Franz Ferdinand que los encuentra y despojados de la agresividad y fuerza de sus melodías por las que siempre se destacaron hacen de Always Ascending la curva descendente de su carrera que habrá que ver si en un futuro retorna a lo que mejor hacían, se estanca en el rock electrónico o continúan explorando distintas versiones de ellos mismos.

F.V.

Tu puntuación
(Votos: 1 Promedio: 3)