Rosalía – El Mal Querer (2018)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Malamente (Cap.:1 Augurio): 8.5
  2. Que no salga la luna (Cap.2: Boda): 8
  3. Pienso en tu mirá (Cap.3: Celos): 9
  4. De aquí no sales (Cap.4: Disputa): 8,5
  5. Reniego (Cap.5: Lamento): 8
  6. Preso (Cap.6: Clausura): 8
  7. Bagdad (Cap.7: Liturgia): 9
  8. Di mi nombre (Cap.8: Éxtasis): 9
  9. Nana (Cap.9: Concepción): 8
  10. Maldición (Cap.10: Cordura): 8,5
  11. A ningún hombre (Cap.11: Poder): 8

Tras su ópera prima, Los Ángeles, Rosalía ha vuelto a las andadas; si bien en el disco anterior realizó una obra de flamenco modernizado, en esta ocasión decidió hacer lo inverso: una mezcla de pop, rap, trap y flamenco, de modo tal que ya no podemos considerarla un fenómeno puro del flamenco, pero sí podemos apreciarla como una artista cuya obra vale la pena revisar. Si buscamos un antecedente, el único grupo de flamenco que me viene a la mente por atreverse a mezclar el flamenco con otros géneros, son los Gipsy Kings.

Ella se ha encargado de componer este disco, y la producción ha corrido a cargo de la propia Rosalía, acompañada por El Guincho. Además del disco, han sido bien apreciados el arte del disco, y los videos de las canciones, elaborados por la productora catalana CANADA.

El Mal Querer es un disco conceptual, feminista, que aborda el tema de las relaciones tóxicas y está basado en una novela anónima del siglo XIII, llamado La Flamenca.

En “Malamente” podemos encontrar una mezcla de trap con flamenco, que en sí tiene una gran hechura en producción que podemos apreciar en el manejo de los aplausos con el teclado y ese ritmo pegajoso que la convirtieron en un hit.

“Que no salga la luna” es un tema mucho más convencional de flamenco, que genera una atmósfera de tensión bien sustentado con el trabajo de cuerdas y el manejo de los espacios que dejan entre cada sonido distinto.

“Pienso en tu mirá” es el otro hit del disco y para mí la gran canción de esta obra. Desde que inicia con ese teclado celestial, junto con las palmadas, los coros y el canto, hasta esa excelente distribución de todos los sonidos es simplemente deliciosa. Nunca los celos sonaron tan bien.

En “De aquí no sales”, presenta una intro del estilo de sonido que BJörk lleva haciendo desde los dos miles, prueba de lo interesante del disco. Al autotune no siempre es un pecado y esta canción es prueba de ello.

“Bagdad” presenta una intro que nos remite a “Cry Me a River” de Justin Timberlake, la bondad de esta canción es que da paso a un sonido diferente, no es una copia al carbón. La voz de Rosalía suena tan bien como siempre, y hasta se da el lujo de sonar tierna.

“Di mi nombre” es envolvente de inicio a fin, desde los arreglos que le hacen a la voz al principio, el teclado que guía la canción, y los coros pegadizos, otro gran hit de este disco.

Estamos ante un segundo gran disco, uno muy distinto del primero. Uno que muestra otra cara de Rosalía, un flamenco amalgamado con otros géneros, incluso más un híbrido que flamenco. Sus principales virtudes siguen ahí, sólo que ahora las vemos apoyadas y envueltas como un gran producto pop, desde la producción, el arte, la difusión, e incluso la temática muy acorde con lo que vivimos en esta época. Un disco conceptual digerible, cuyas altas son muy buenas, y sus bajas son bastante pasables, sin duda una obra muy bien trabajada que no aburre en ningún momento.

El Gato Gordo

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]
Artículos Relacionados

Deja un comentario