Daft Punk – Human After All (2005)

Puntaje del Disco: 8

  1. Human After All: 8
  2. The Prime Time of Your Life: 9
  3. Robot Rock: 9
  4. Steam Machine: 8
  5. Make Love: 8
  6. The Brainwasher: 8.5
  7. On/Off:
  8. Television Rules The Nation: 8
  9. Technologic: 9
  10. Emotion: 8

Corría el año del dos mil cuatro, la música del nuevo milenio sonaba fuerte, y las bandas de los noventa estaban algunas muertas, otras en impasses creativos, y las de finales de la década, como Daft Punk tenían el deber de plantarse y demostrar que eran un gran prospecto a futuro de la música electrónica. Había que probar que Discovery no había sido una casualidad, que sus dos excelentes discos previos fungen como estandarte (Homework y Discovery) de algo más.

Human After All fue realizado en tan sólo seis semanas, lo que nos exhibe un proceso creativo muy breve, una idea de un álbum minimalista que se filtró antes de tiempo. En aquella época ya estaban latentes los debates de las filtraciones, las descargas, y la obtención ilegal y gratuita de este arte que tanto amamos.

La homónima “Human After All” abre el disco de un modo bastante tranquilo, bailable, y bien musicalizado, la mezcla de batería, guitarra, loops, y esas voces robóticas que los caracterizan funciona bien. No es la canción más explosiva de su carrera; pese a parecer un descarte de Discovery, o no alcanzar la excelencia de otros temas, funciona bien.

“The Prime Time of Your Life” tiene un sonido distorsionado con el que inicia es simplemente destacado. Los coros que enuncian el título de la canción parecieran salidos de una ópera rock futurista; el ritmo súbitamente comienza a acelerarse, dando pie a una odisea de efectos distorsionados que nos guían hacia un viaje electrónico de alto voltaje. Definitivamente un punto alto en este disco.

“Robot Rock”, con su mezcla de batería y el riff de guitarra en esta ocasión, es tan simple, como deliciosa. El efecto proporcionado al sonido demuestra el sello característico de esta banda, y su refinada evolución. Sin duda alguna un gran sencillo, y otro punto alto en este disco.

“Steam Machine” un sonido peculiar, como si el rock industrial fuese sublimado a una electrónica estilizada. Mientras que en “Make Love” estamos en un momento de descanso del disco, uno provocativo y emotivo. Su batería, teclado y guitarra funcionan bien, pero quizás pecan de simpleza.

Por su parte, en “The Brainwasher” estamos en presencia de una guitarra cruda, de una voz alterada que pareciera extraída directamente del lado más malvado de este dúo. Es una canción bien armada donde predomina la intención de ser cruda y dura. El momento más agresivo y confrontante de este disco.

“Television rules the nation” es otra canción bien ensamblada: una batería simple, una guitarra clara, simple y distinta que enmarca todo el ambiente. Funciona, pero de nuevo pecan de simpleza.

“Technologic” consta de un efecto para la voz sorprendente. Tiene algo tenebroso, y tanto el ritmo como los efectos bien ejecutados conforman una excelente canción. Sin duda alguna nos transporta a pensar en las pesadillas de la era tecnológica.

El álbum cierra con “Emotion” una canción de corte tranquilo y emotivo: en este caso estamos ante uno bien ejecutado, la simpleza no es un pecado aquí; parece un B Side de Discovery que si bien no llega a un nivel tan generoso, nos ayuda a rememorar buenos momentos, y por qué no, a disfrutar de este disco hasta el final.

En Homework vimos a un Daft Punk dando sus primeras señales de vida, mostrando instantáneamente su capacidad en canciones que se volvieron imprescindibles como “Around the World”, o “Da Funk”. En Discovery llegaron a un nivel de sofisticación y elegancia sorprendente, deslumbrando a propios y extraños (hay momentos donde prácticamente es una adaptación de la música clásica, a música electrónica). En esta tercera entrega nos recuerdan que solo son humanos, y como tal, no siempre se puede alcanzar lo más alto. Pese a ello, estamos ante una obra donde vemos cómo ha evolucionado su sonido desde el principio, que si bien en esta ocasión pecó de simpleza, no pierde calidad. Las buenas ideas y ejecuciones siguen presentes, y podemos presumirlas como sello de la casa.

En la escena de la música electrónica, Daft Punk no tiene la violencia de The Prodigy (pero demuestra que puede ser casi tan fuerte), no tiene el estilo tradicional de mezclar de los Chemical Brothers (pero sí una instrumentación y un sello propios), son tan bailables como Groove Armada, o Basemente Jaxx, y mejor instrumentados que Fatboy Slim. En términos generales y sin temor a equivocarme, se han hecho un nombre propio en el género.

El Gato Gordo

Calificación de Usuarios
[Total: 3 Average: 3.3]
Artículos Relacionados

Deja un comentario