Korn – Issues (1999)

korn-issues-1999

Puntaje del Disco: 9

  1. Dead: 7
  2. Falling Away from Me: 10
  3. Trash: 8
  4. 4 U: 8
  5. Beg for Me: 8
  6. Make Me Bad: 9
  7. It’s Gonna Go Away: 7
  8. Wake Up: 6
  9. Am I Going Crazy: 7
  10. Hey Daddy: 9
  11. Somebody Someone: 10
  12. No Way: 9
  13. Let’s Get This Party Started: 9
  14. Wish You Could Be Me: 7
  15. Counting: 9
  16. Dirty: 9

Dos hechos redefinen el sonido de Korn en Issues: el primero es la ausencia total del elemento hip-hop, que en Follow The Leader tuvo un rol marcado (los tres invitados del disco eran raperos). El segundo es el abandono de los abruptos cambios de ritmo que dotaron a sus canciones pasadas de una desprolija y original imprevisibilidad. Por idea del productor, Brendan O’Brien, se utilizó una claqueta para marcar un tempo único a las composiciones, cosa que no dejó nada contento al baterista, David Silveria, por lo que en varios temas es el propio frontman del grupo, Jonathan Davis, quien se hace cargo de la percusión.

Puede argumentarse que estas modificaciones eliminaron buena parte de la originalidad del sonido del grupo, y algo de verdad habría en esas palabras. Pero no debe entenderse como algo absolutamente negativo, especialmente si tenemos en cuenta que para ese momento la banda ya había engendrado un cardumen de imitadores (Limp Bizkit, Linkin Park, Crazy Town, P.O.D. ) que redujeron su estilo a una simplista ecuación de rapeos + guitarras distorsionadas. Cuando todos empiezan a copiarte, la única salida es cambiar uno mismo. Así lo entendió Korn y produjo un álbum que, con debates, puede considerarse su mejor trabajo y su última gran gloria.

Issues abre con un simple bucle de batería y el épico sonido de las gaitas que desde el principio dotaron a la banda de un elemento exótico. Jonathan Davis susurra una y otra vez que lo único que quiere es ser feliz y arremete con un coro de voces que parece un villancico. El tema dura un minuto y monedas, no contiene ni una sola nota de guitarras distorsionadas ni gritos descocidos. Un modo definitivamente inusual de comenzar un disco de metal, pero Korn no llegó a donde llegó haciendo lo que hacían los demás. De todas formas, pegadito a esta rara obertura, un riff en tinieblas nos advierte que se viene “Falling Away From Me”, y con él, el álbum más oscuro y pesado del grupo.

La dinámica del disco puede formularse en estrofas compuestas por riffs minimalistas que pretenden sonar a cualquier cosa menos a una guitarra, contrapuestos con los usuales violentos machaques de guitarras de 7 cuerdas afinadas en Re, para compactar aún más esa pared de sonido. Todo suena más comprimido, más homogéneo, pero no por ello aburrido o monótono. Hay lugar para varios interludios experimentales (como la fabulosa “4U”, casi un poema musicalizado) y Davis se anima a tratar su particular voz con diversos efectos, hasta dejarla irreconocible.

En lo que respecta a letras, Jonathan Davis sintetiza en Issues un descarnado retrato del lado oscuro de la fama y el dinero cuando llegan repentinamente a gente nada preparada para lidiar con ese tipo de exposición. A lo largo del álbum, el cantante revisita sus traumas de la niñez ( “Falling away from me” ) pero añade como la vida de gira y la popularidad arruinaron su matrimonio (“Trash”, “Make me bad”), su relación con sus fans (“4U”, “Beg for me”, “Counting” ), con sus compañeros de banda (“Wake up”, “Somebody someone” “Let’s get this party started”) y su salud mental (“Dead” “It’s gonna go away” “Am I Going crazy” “Hey Daddy” “Dirty” ). Sus lúgubres susurros introspectivos resultan más inquietantes que sus alaridos, ya no tan rabiosos, sino desesperados o hasta derrotados. Su famoso scatt, proveniente de sus días de anfetaminas y alcohol, está aquí completamente ausente, dando lugar a un tratamiento más melódico y a la búsqueda por primera vez de estribillos gancheros, a la usanza de Nine Inch Niles.

Quizás no el más original, ni el más sorpresivo, ni siquiera el más furioso, pero definitivamente, el disco mejor compuesto, arreglado y meditado de todos. Issues fue el primer álbum de un grupo consciente de su identidad y su peso, ya repuesto de los traumas del pasado y listo para ocuparse del presente. Korn había llegado a la madurez.

Camilo Alves

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s