Sleep – Dopesmoker (2003)

Sleep - Dopesmoker (2003)

Puntaje del Disco: 9

  1. Dopesmoker: 9

Esto es lo que pasa cuando un trío como Sleep usa todo el dinero que ganaron con los dos primeros discos. Se lo gastaron en Marihuana… Y al final, de toda esa “María” que terminaron consumiendo el resultado es Dopesmoker. Su título describen completamente a estos drogadictos que terminaron de existir en 1998 con muchos problemas de discográfica.

Sleep es una de las bandas pioneras en lo que fue el Doom y Stoner Metal. Fue formada por el bajista y vocalista Al Cisneros, el guitarrista Justin Marler y Chris Hakius en la batería en 1990. Justin se fue de la banda tras el debut y le dejó el cargo a Matt Pike. Tras unos dos muy buenos primeros discos, el grupo anunció que estarían trabajando en otro álbum de estudio que resulta ser una canción de más de 1 hora.

Al final Jerusalem (igualito a este LP solamente que con una canción de 54 minutos) y Dopesmoker terminaron de ser grabados en 1996. La discográfica London Records se mostró con expectativas altas que terminaron desechando por completo con una escucha del álbum completo, por lo cual se negaron fuertemente a venderlo y comercializarlo. Esto produjo que Sleep dejara de existir en 1998 para volver nuevamente en 2009. Sin embargo, otras discográficas no estuvieron de acuerdo con London y terminaron lanzando Jerusalem en 1999 y Dopesmoker en 2003.

El “Fumamota” está considerado uno de los álbumes más pesados y densos del Metal. Al escuchar los 8 primeros minutos ya nos metemos en el viaje de esta canción/disco. Todos los instrumentos están distorsionados y suenan terriblemente lentos además de ser excesivamente experimentales. El álbum es completamente Doom y Stoner Metal. Se nota mucho que lo compusieron cuando el grupo estaba drogado. La voz de Cisneros es como un martillazo en la cabeza. Y mejor no hablemos de las letras. La verdad es que la temática ya lo dice el propio título, aunque tienen el toque épico (pero completamente estúpido y absurdo). Son depresivas y suicidas que hablan de la propia Marihuana, droga que como comente antes, consumía el grupo. No olvidemos su gran protagonismo en el bajo que deja un montón de ruidos intensos y líneas pesadamente lentas. Los riffs de Matt Pike son tan lentos como un caracol pero pesados y agresivos como un Mastodonte de dos cuernos bien largos, indescriptibles, principalmente experimentales. De vez en cuando hay solos (como a los 38 minutos) pero estos son súper lentos. Otros paisajes melódicos se van hacia el final. Pero el que suena más drogado en esta “canción” es Chris Hakius que no tiene remordimiento, toca pero bien lento la batería aunque igualmente agresiva. La producción es tan sucia como la vida misma.

Y así es la completa descripción de Dopesmoker. Es un disco poco recomendable para oídos desentrenados a escuchar esto. Si quieren subirse al Tren de la drogadicción, Dopesmoker es eso resumido en 63 minutos de una sola composición. Es un album para drogadictos principalmente y es tan innovador que ni la propia London Records podría haber comprendido. Quizas otra fórmula de este CD no se repita, aunque su sonido si se puede comparar a Dopethrone (incluso el propio título hasta es similar xD) de los británicos Electric Wizard lanzado en 2000 y ya reseñado en la página (aunque no de una composición). En fin, Dopesmoker, si eres amante del Metal y quieres probar algo nuevo, te lo aseguro es un discazo.

Toto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s