Foo Fighters, Arctic Monkeys y MGMT en Argentina – Quilmes Rock, Estadio River (3 y 4 de abril del 2012)

Cuando el sol otoñal del martes comenzaba a abandonar el Estadio de River Plate, marco del festival Quilmes Rock 2012, Band of Horses abandonaba el escenario luego de un show intenso y sólido con el final a puro blues con “Am I A Good Man” y “The Funeral” despertaron gestos de aprobación entre la multitud que ya ansiaba con ver a Foo Fighters por primera vez en Argentina.

Pero para ello habría que esperar un poco mas, antes del plato fuerte de la noche una de las revelaciones en el mundo del rock en los últimos años MGMT diría presente en el escenario. Luego de haber tocado en el país en un extraño show en la ciudad de Mar del Plata en pleno verano, Andrew y Ben se mostraron hasta sorprendidos de tocar en un estadio tan grande según sus propias palabras. Con dos discos editados el grupo cuenta ya con suficiente repertorio para llenar la escasa hora que tenían disponible para entretener a los presentes que se acercaban cada vez en mayor numero. Las primeras en ser aprobadas fueron “Time to Pretend” y “Electric Feel”, inclusive la nueva “Alien Days” se mostró bastante prometedora para lo que significaría su siguiente material discográfico. Promediando el show una extensísima versión de la lisérgica “Siberian Breaks” despertó los primeros “¡Foo Fighters, Foo Fighters!”. A lo que inmediatamente el grupo respondió con su mayor hit y la única que genero algo parecido a un pogo la pegadiza “Kids” para cerrar optaron por “Congratulations” y “Of Moons, Birds & Monsters” que permitió cerrar dignamente un show algo apático y que quizás en otro marco hubiera resultado más efectivo.

El segundo día del Quilmes Rock, además de la presentación  de Foo Fighters tenía el atractivo retorno de los Arctic Monkeys al país. La banda de Alex Turner llegó a crecer mucho en popularidad en Argentina en estos últimos años. No por nada el campo de esta fecha se agotó mucho más rápido que cuando se presentaba MGMT y Band of Horses.

La hora estipulada para que los Monkeys salgan al escenario era a las 19:20hs, después de la presentación de TV on the Radio. Terminarían saliendo cerca de las 19:30hs con un Alex Turner mostrando su nuevo look (campera negra con el pelo engominado), bajo el anuncio de Mario Pergolini en las pantallas del escenario, para que los espectadores (había muchos jóvenes de menos de 25 años) empiecen a generar las primeras olas de pogo al compás de “Don’t Sit Down ‘Cause I’ve Moved Your Chair” uno de los grandes temas de su último disco.

De esta forma empezarían a delinear un atractivo show que incluyó no solo canciones de Suck It and See como “Brick By Brick”, sino que fue un setlist que repasó el repertorio de su corta discografía incluyendo temas nuevos como “R U Mine?”. Especialmente predominaron cortes de Favourite Worst Nightmare, que marcarban un ritmo vertiginoso como “Teddy Picker”, “Brianstorm”, “Do Me a Favor” y “If You Were There, Beware”.

De su exitoso álbum debut no faltaron temazos de la talla de “I Bet You Look Good on the Dancefloor” y la explosiva “The View From The Afternoon”, aunque si se extrañaron algunos como “Fake Tales of San Francisco”.

Y como no podía ser de otra manera, para el final dejaron dos de sus más celebres clásicos “Fluorescent Adolescent” (una de las mejores de la noche) y “When The Sun Goes Down”. Un gran cierre para un concierto que no fue muy largo pese a los 18 temas que tocaron (y por eso algunos cuantos habrán tenido una mejor impresión de su primer show en el Luna Park en el 2007), pero sí compacto, veloz y dinámico.

Justamente sobre el final de su presentación se desató la fuerte lluvia (que hizo estragos en Buenos Aires y sus alrededores, y seguramente también motivo que se adelante el cierre del show) y se quedó empapando al público durante 40 insufribles minutos, mientras algunos cuantos cantaban “Que nos echen a patadas, no nos vamos nada!!”.

Diecisiete años de espera llegaron a su fin para ver a los Foo Fighters en concierto en Argentina. Finalmente se presentaron como plato fuerte de las primeras dos fechas del Quilmes Rock 2012. En el mejor momento de su carrera después de haber editado un discazo como Wasting Light, El grupo comandado por el carismático Dave Grohl pisó fuerte desde el comienzo con su sonido potente y demoledor. Tanto en temas de su último trabajo como “Rope”, “White Limo”, “Arlandia”, “Walk” y “These Days”, señalada por Dave como su canción favorita de Foo Fighters, en clásicos como “The Pretender”, “My Hero”, “This Is a Call”, “Monkey Wrench”, “Best of You”, “Everlong”, por solo nombrar algunos y en los covers como “In The Flesh” de Floyd y “Bad Reputation” con la legendaria Joan Jett en escena, el grupo dejo en evidencia que son uno de los actos en vivo más impresionantes y completos que se pueden encontrar en la actualidad. Con un manejo de escenario y un histrionismo envidiable Grohl se ocupa de derramar rock durante las casi tres horas de concierto. Pero no solo Dave logra captar la atención el frenético Taylor Hawkins en baterías y el virtuoso Chris Shiflett tienen sus momentos en un show que entretiene de principio a fin con versiones de cada canción extendidas pero sin perder la efectividad original.

Algunas particularidades propias de cada día el martes en su primer recital oficial en Argentina se los vio realmente sin ganas de irse y asombrándose de sobremanera por la pasión del publico local. Y contó con una versión intimista con Dave tocando en solitario “Wheels” con su guitarra en la que interpeló al publico: “Tardamos demasiado tiempo en venir. Perdón, Deberíamos volver pronto. ¿En otros 17 años? Para esa época voy a tener fucking 60″, mientras canta el estribillo con su posible voz de viejo, y se ríe, como festejando sus propios pasos de comedia.

En la segunda fecha con un diluvio pocas veces visto subieron al escenario como si nada a combatir el caos climático con su música y milagrosamente la tormenta fue cesando con el correr del show que se llevo a cabo con las luces encendidas en todo momento. Como momento distintivo podemos señalar el momento en que Grohl y Hawkins cambiaron roles y Dave volvió a su viejo amor la batería durante «Cold Day in The Sun» cantada por Hawkins. El comienzo distinto con “All My Life” y el reacomodo de algunos temas del setlist y las divertidas reflexiones de Dave sobre porque un show que todo esta saliendo desastrosamente termina siendo un show inolvidable.

Para cerrar el generoso listado de temas en ambas noches la elegida fue la emotiva “Everlong” que nos dejaría con ganas de más pero con una sonrisa por ser participes de uno de los mejores recitales de nuestras vidas.

F.V./Persy

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]

Deja un comentario