Lou Reed – Street Hassle (1977)

Puntaje del Disco: 8

  1. Gimmie Some Good Times: 8
  2. Dirt: 8,5
  3. Street Hassle: Waltzing Matilda/Street Hassle/Slipaway: 9
  4. I Wanna Be Black: 7,5
  5. Real Good Time Together: 7,5
  6. Shooting Star: 7
  7. Leave Me Alone: 7,5
  8. Wait: 8

Lou Reed fue uno de los responsables de la existencia del punk si tenemos en cuenta el revolucionario proto punk que ya había delineado la Velvet Underground en los sesenta. Pero en los setenta, con la sensación del punk ya instalado como la moda de la época, Lou compusó un álbum que algunos toman como una reacción así el punk. Street Hassle no es punk rock promedio como el que desarrollaban la mayoría de los grupos de aquel entonces. No señor. Lou Reed es demasiado poético e inteligente como para caer en la vulgaridad de hacer “lo mismo que el resto”.

Street Hassle tiene su enojo cargado, pero en lugar de llevarlo a un nivel más alto subiendo las revoluciones con la típica velocidad y voracidad del género, se diferencia haciendo canciones más bien “lentas”, con melodías despreocupadas pero escuchables y con ese condimento extra que las hace rarezas únicas.
Parece interesante, pero a decir verdad no es una obra maestra. No tenemos clásicos excepcionales que se destaquen sobre el resto. De todas formas las canciones de Lou Reed son lo suficientemente copadas para disfrutarlas.

La mejor es la homónima “Street Hassle”, un tema dividido en 3 partes. “Waltzing Matilda”, “Street Hassle” y “Slipaway”, todos con la misma melodía orquestada de tras fondo y Lou Reed recitando a lo Dylan. También me gusta como rockea “Dirt” con su riff sucio. “Gimmie Some Good Times” tiene un juego de voces espeluznante y un estribillo pegadizo: “Gimmie gimmie gimmie some good times!”. “Wait” también es interesante por como sobrepone sus coros a destiempo de lo que canta el ex frontman de la Velvet.

Y dentro de lo menos espectacular hay canciones que igual tienen lo suyo, como “Real Good Time Together” (un tema viejo que data de la época de la Velvet), que cuenta con una melodía tan atípicamente absurda con esos paranoicos “Na na na na na na na na na na naa naah!”, pero funciona. Y “Leave Me Alone” incorpora un saxo que le da un tono jazzero, acompañado por un riff duro y una melodía bastante bizarra especialmente por como interpreta el tema Reed.

Así que ya saben, acá no hay grandes clásicos, pero sí canciones con sus particularidades propias de la impronta compositiva de este maestro que seguía dando clases.

Persy

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]

Moris – Treinta Minutos de Vida (1970)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. El Oso: 9,5
  2. Ayer Nomás: 9
  3. Pato Trabaja en una Carniceria: 8
  4. De Nada Sirve: 10
  5. Esto Va Para Atrás: 8
  6. En Una Tarde de Sol: 8
  7. El Piano de Olivos: 5,5
  8. Escúchame entre el Ruido: 5
  9. Juan, el Noble Caballero: 7,5

Fundador de los Beatniks, Mauricio Mirabent, más conocido como Moris, fue uno de los primeros grandes compositores del rock nacional. Ya en 1966 había lanzado junto a los Beatniks el primer single del rock argentino “Rebelde” y había compuesto “Ayer Nomás” que sería popularizado por los Gatos en su disco debut de 1967.

Sin embargo, el primer disco de Moris recién llegaría en el año 1970. Y a decir verdad al repasarlo sentí una sensación similar a cuando escuche al disco debut de los Gatos. Treinta Minutos de Vida es en primera medida bastante anticuado para el año en que fue lanzado. La instrumentación es en cierto punto primitiva y no sorprende para nada. Esto no es otra cosa que un manojo de canciones acústicas. La melodía vocal de Moris no atrapa en lo absoluto. Interpreta los temas como un cantante de bar promedio. Las canciones tampoco tienen un gancho poderoso o un estribillo que valga la pena. Pero lo importante es que escribió clásicos que quedarían marcados en la historia del rock argentino.

Treinta Minutos de Vida cuenta con grandes temas como el quemadísimo “El Oso” que quedaría inmortalizado por siempre. Y como olvidar su letra: “Yo vivía en el bosque muy contento…” que incluso era enseñada en la escuela primaria. Moris también se daría el gusto de incluir su hit “Ayer Nomás”, pero el que más me llama la atención es el rabioso “De Nada Sirve”, que dura más de 7 minutos y te mantiene enchufado con su melodía semi blusera. “Esto Va Para Atrás” con su órgano y “En Una Tarde de Sol” con su atmósfera bizarra también están buenos.

El resto del disco puede pasar desapercibido. En algunos casos me aburre como “Escúchame entre el Ruido” o puede resultar incongruente como el instrumental de piano “El Piano de Olivos”.

El disco es añejo y puede costar encontrarle el jugo en las primeras oídas. Pero al final de cuentas termina siendo muy bueno. Y de hecho sería ubicado como uno de los mejores álbumes de rock nacional de la historia.

Persy

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]