Charly Garcia – Clics Modernos (1983)

charly-garcia-e28093-clics-modernos-1983-8004113

Puntaje del Disco: 9,5

  1. Nos Siguen Pegando Abajo (Pecado Mortal): 9,5
  2. No Soy Un Extraño: 8,5
  3. Dos Cero Uno (Transas): 8
  4. Nuevos Trapos: 8,5
  5. Bancate Ese Defecto: 8
  6. No Me Dejan Salir: 9
  7. Los Dinosaurios: 10
  8. Plateado Sobre Plateado (Huellas En El Mar): 8,5
  9. Ojos De Video Tape: 9

Los ochenta históricamente fueron reconocidos por dilapidar la carrera de numerosos artistas en el plano internacional. El efecto “ochentoso” también fue parte de la Argentina, pero muchos supieron sacarle provecho a ese sonido que llevo a la decadencia a varias leyendas del rock. Charly Garcia fue uno de ellos. Para su segundo disco como solista, Clics Modernos, supo sobrevivir a lo que la corriente lo llevaba, incluso alcanzando para muchos su pico artístico con este trabajo.

El rock de los sesenta y los setenta formaban parte del pasado para Charly. Lejos quedaría la inocencia y pureza de Sui Generis. Incluso con el pelo corto se lo veía en esta época (ya no era un hippie). Ahora Charly encararía su música orientado hacia el New Wave y lo bailable. Es así como decidió grabar Clics Modernos en Estados Unidos junto al productor Joe Blaney, quien trabajó con The Clash en Sandinista!, sesionando con varios músicos Yankees a excepción de su amigo Pedro Aznar en bajo.

Como resultado Clix tiene un marcado sonido ochentoso, con arreglos bailables, sintetizadores y otros recursos de la década, pero que no son usados en forma exagerada (como sí lo hacían otras bandas), sino más bien con cierta ironía. Y el bajo de Aznar es un componente clave dándole constantemente un sonido funk al disco. Si a eso le sumamos un Charly Garcia que por aquel entonces estaba inspirado como compositor, Clics Modernos se transformaría en uno de los álbumes más valorados de su carrera.

Sin embargo, al principio no tendría gran éxito, tomaría mucho más valor en le futuro. Y hay que decirlo: me resulta un poco sobrevalorado y comercial, pero no deja de ser una genialidad del señor del bigote bicolor. Uno no puede quejarse de la cantidad y calidad de clásicos famosísimos de Clics Modernos. Están aquellos hits más dinámicos y pegadizos como “Nos Siguen Pegando Abajo” y “No Me Dejan Salir”. Otros con melodías más pausadas como “No Soy Un Extraño” y “Plateado Sobre Plateado”. Y las reconocidas baladas como “Los Dinosaurios”, temazo a piano de clara referencia a los desaparecidos durante la dictadura militar. También es enternecedora la otra excelente balada del disco “Ojos De Video Tape”.

No hay puntos flojos para marcar. De hecho con el tiempo la mayoría de estas canciones empezarían a sonar en forma constante en las radio del país. Y Clics Modernos se adjudicaría la segunda posición dentro de los mejores discos del rock argentino según la revista Rolling Stone.

Persy

Tu puntuación
(Votos: 0 Promedio: 0)

The Clash – Cut the Crap (1985)

Puntaje del Disco: 2,5

  1. Dictator: 3
  2. Dirty Punk: 4
  3. We Are The Clash: 4,5
  4. Are You Red…Y: 1,5
  5. Cool Under Heat: 1,5
  6. Movers And Shakers: 1,5
  7. This Is England: 6
  8. Three Card Trick: 6
  9. Play To Win: 2
  10. Fingerpoppin’: 4
  11. North And South: 4,5
  12. Life Is Wild: 3

Desde Sandinista! The Clash había dado señales de que estaba ochentizando su sonido, tomando más que nada algunos elementos del reggae, el funk, el gospel que lo hacían muchas veces interesante y otras veces simplemente olvidable. Y que prolongó en Combat Rock. Lo que nunca pensaba es que iba a vender su alma al diablo haciendo semejante mierda como Cut the Crap

Sí, disculpen mis palabras, pero no hay mejor término que defina mejor a Cut the Crap que la palabra “MIERDA”. El disco es tan asqueroso y nauseabundo que no tiene ningún valor musical. Son canciones que de punk no tienen nada, con melodías bobas, y una masa de arreglos tecno, electrónicos, sintetizadores y voces recargadas y deformadas que quedan como el culo y se remiten a las formulas más inmundas creadas en los ochenta. En ese sentido la producción apesta, es abominable, repugnante, odiosa (y cualquier otro adjetivo calificativo de esta índole que se te ocurra).

¿Cómo fue que The Clash llegó a crear esta pesadilla? Bueno… Partamos de la base de que Mick Jones fue expulsado luego de Combat Rock, contratando guitarristas desconocidos en su reemplazo. Quedando Joe Strummer como principal compositor, que evidentemente no estaba inspirado. Pero el verdadero problema fue la intromisión de su manager Bernie Rhodes en la producción del disco. Sí, ese muchacho fue el mayor responsable de la pésima calidad del disco al introducir su insufrible y lapidaria “caja de sonidos”. Y como tal se ganó el derecho de autor al igual que Strummer de las canciones… Un ladri, se tendría que haber ganado el premio al asesino de The Clash, porque terminó de destruir la poca vida que le quedaba a la banda…

Si buscamos rescatar alguna canción del álbum, la única canción comúnmente salvada es “This Is England”, que resulta la única escuchable pero ni siquiera me parece un gran tema. “Three Card Trick” tampoco es malo, es simplemente inofensivo.

El resto es tan terrible como lo venía describiendo antes. Y si buscamos los puntos más bajos y miserables, Cut the Crap te ofrece una seguidilla catastrófica conformada por “Are You Red…Y”, “Cool Under Heat” y “Movers And Shakers”, que son un insulto a los fans de la banda. Con estribillos bochincheros y grandilocuentes, o mejor dicho: patéticos. Ni hablaremos de “Play To Win”, un relleno tan horrible que no se puede entender en lo absoluto.

Como era de esperarse, tiempo más tarde The Clash se terminaría disolviendo y Joe Strummer con el resto de la banda decidieron no reconocer como propio al disco. “Cortaron con la basura” (Cut the Crap) y cada uno siguió con la suya.

Persy

Tu puntuación
(Votos: 0 Promedio: 0)