Buena Vista Social Club – Buena Vista Social Club (1997)

buena-vista-social-club-buena-vista-social-club-1997-4855002

Puntaje del Disco: 9,5

  1. Chan Chan:10
  2. De Camino a la Vereda:9
  3. El Cuarto de Tula: 10
  4. Pueblo Nuevo: 9,5
  5. Dos Gardenias: 8
  6. ¿Y Tú Qué Has Hecho?: 7
  7. Veinte Años: 8
  8. El Carretero: 9
  9. Candela: 9,5
  10. Amor de Loca Juventud: 6,5
  11. Orgullecida: 7
  12. Murmullo: 8
  13. Buena Vista Social Club: 8
  14. La Bayamesa: 8,5

El nombre de este legendario álbum proviene de un histórico club en La Habana donde en un periodo de inusitada actividad cultural y musical en la Cuba pre revolucionaria se presentaban asiduamente una innumerable cantidad de músicos locales increíblemente talentosos que hasta la edición de este documental (dirigido por un groso como Win Wenders) y disco eran poco conocidos fuera del país caribeño.

Buena Vista Social Club (1997) comenzó a gestarse gracias al guitarrista Ry Cooder, que se instaló por un tiempo en La Habana para reunir a esa elite de ancianos músicos cubanos tan talentosos y olvidados para mostrarle al mundo sus historias de vida y la pasión que tenían por la música que venían tocando por mas de cincuenta años en casi todos los casos. Así fue como Cooder nos presenta verdaderos tesoros que forman parte de la historia musical cubana como por solo citar algunas porque en realidad todo el disco merece ser resaltado: «Chan Chan» cantada y compuesta por Compay Segundo (89 años en el momento de la grabación del álbum), “De Camino a la Vereda” interpretada por Ibrahim Ferrer (72 años), “Pueblo Nuevo” tocada con algunos toques jazzeros por el increíblemente talentoso pianista Rubén González.

Gracias al increíble éxito tanto del documental como del disco se desató una maravillosa fiebre que favoreció la resurrección de mucha música y músicos de calidad, sellos discográficos de todo el planeta se disputaban para grabar a los simpáticos cubanos. Encuentran las viejas grabaciones y las vuelven a reeditar. Así fue como Compay Segundo, estandarte de este fenómeno, se transformo a sus más de 90 años en una flamante vedette. Programas de televisión, portadas en muchas revistas internacionales y altísimos niveles de venta de los discos donde aparece su foto o su firma a nivel mundial.

Lamentablemente no pudimos disfrutar tantos años de estos simpáticos viejitos que nos fueron abandonando con el correr de los años y hoy por hoy quedan pocos en vida de todos los que participaron en el disco y alcanzaron el reconocimiento mundial a tan avanzada edad.

F.V.

Tu puntuación
(Votos: 0 Promedio: 0)

Free – Free (1969)

Puntaje del Disco: 7 

  1. I’ll Be Creepin’: 8
  2. Songs of Yesterday: 8
  3. Lying in the Sunshine: 6
  4. Trouble on Double Time: 7
  5. Mouthful of Grass: 5
  6. Woman: 8
  7. Free Me: 7
  8. Broad Daylight: 7
  9. Mourning Sad Morning: 6

Aunque el disco debut de Free de 1968 no tuvo una gran repercusión en los charts, las críticas habían entendido que lo que esa banda de adolescentes planteaba, era algo serio. “Tons of Sobs” fue un importante primer paso para los británicos que sembraron la base del buen blues y rock.

El siguiente material del grupo fue, a diferencia de la mayoría de las bandas nuevas, un disco homónimo. Sin muchas canciones en su extensión, pero intensas y llenas de pasión, Free marcó una alteración en los compositores. La dupla que conformaban el cantante Paul Rodgers y el bajista Andy Fraser comenzó a tener una creciente participación, al punto de componer nueve de los diez temas del álbum. Esto generó cierto recelo entre los demás miembros que estuvieron a punto de renunciar. Sin embargo, la intervención de productor Chris Blackwell, posibilitó que la banda pudiera trabajar y darle forma a su segundo disco de estudio.

En Free pueden notarse ciertas diferencias respecto a su predecesor, causadas probablemente por esas diferencias que comenzaron a existir entre los músicos. Por un lado, no hay tantos solos de guitarra de Kossoff como en “Goin’ Down Slow” o “The Hunter”. Por otra parte, la voz de Rodgers muestra cierto cambio, un poco más grave. “I’ll be Creepin’” y “Songs of Yesterday” son un prometedor arranque, aunque luego con “Lying in the Sunshine” la banda intenta una especie de melodía de los cincuenta muy pasada de moda. En “Troubel on Double Time”, la única composición en la que toda la banda participó, el disco repunta a pesar de esa meseta que se genera en “Mouthful of Grass”. “Woman” a continuación, rescatando las raíces bluseras de Free, es el último destacado de este disco que sin brillar y en cierto modo, opacado por “Tons of Sobs”, abrió las puertas para los éxitos futuros.

Piro

Tu puntuación
(Votos: 0 Promedio: 0)