Elastica – The Menace (2000)

Puntaje del Disco: 8

  1. Mad Dog God Dam: 7
  2. Generator: 8,5
  3. How He Wrote Elastica Man: 7,5
  4. Image Change: 7
  5. Your Arse My Place: 8
  6. Human: 8,5
  7. Nothing Stays The Same: 6
  8. Miami Nice: 8
  9. Love Like Ours: 8
  10. KB: 8
  11. My Sex: 9
  12. The Way I Like It: 8
  13. Da Da Da: 7,5

La vuelta de uno de los grupos que mejor imagen dejo en su primer incursión musical promediando la década del noventa, Elastica, es lo que se puede calificar como un verdadero regreso sin gloria. No porque The Menace sea un álbum flojo, sino porque no tuvo la repercusión ni la continuidad (Después de este trabajo se volvieron a separar) que el proyecto requería.

Elastica volvió del ostracismo cuando se reunieron para distintas presentaciones en vivo luego de años de distanciamiento. Así fue como re grabaron canciones en las que habían trabajado anterior a su disolución y le dieron vida en Abril del 2000 a The Menace.

Con cinco años de espera y tanta expectativa generada tal vez en una primera escucha de The Menace generará cierta decepción. No esperen encontrarse con temas que te vuelen la cabeza como “S.O.F.T.” o “Connection”. Superada esa sensación inicial nos encontramos con un buen material que hasta evidencia cierta creatividad y crecimiento en el sonido del grupo, con un sonido más denso, cerebral y duro. Una de las grandes diferencias es la presencia de momentos relajados y reflexivos inéditos en el repertorio de Elastica.

Algunos puntos fuertes del grupo como las guitarras distorsionadas, la presencia y voz personalísima de Justine Frischmann continúan llamando la atención. Pero la ausencia de estribillos pegadizos aleja un poco este material de las grandes audiencias.

Con la edición de un nuevo single “The Bitch Don’t Work” parecía que la carrera de Elastica tendría continuidad pero pocas semanas después anunciarían su nueva ruptura en buenos términos. La vida después de la música para sus integrantes fue bastante particular para cada uno de sus integrantes. Según un artículo de la revista Mojo de un par de años atrás, Frischmann se casó y emigro a Colorado para estudiar artes visuales y psicología, Donna Matthews comenzó un nuevo proyecto con su propio grupo Klang que duro tan solo un disco y se convirtió en cristiana, mientras que el resto de los integrantes decidió inclinarse por una vida familiar alejada de la parafernalia de la industria musical.

F.V.

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]
Artículos Relacionados

Deja un comentario