Iron Maiden – Powerslave (1984)

Puntaje del Disco: 9

  1. Aces High: 9
  2. 2 Minutes to Midnight: 9
  3. Losfer Words (Big ‘Orra): 8.5
  4. Flash of the Blade: 7.5
  5. The Duelists: 8.5
  6. Back in the Village: 8
  7. Powerslave: 9
  8. Rime of the Ancient Mariner: 9.5

“Powerslave” completa una trilogía excepcional de discos de  Iron Maiden. Desde el hiper exitoso “The Number of the Beast” de 1982, pasando por “Piece of Mind” de 1983, este material cierra una seguidilla de magníficos trabajos por parte de una de las más grandes bandas de Heavy Metal.

Al igual que su predecesor, “Powerslave” también fue grabado en Bahamas en el verano de aquel 1984. Entre tanta fiesta en la paradisíaca isla hubo tiempo para la creatividad y fue así como Steve Harris y compañía compusieron memorables canciones que se inscribieron a fuego en este magistral álbum.

En el pico de su carrera y con la popularidad en alza, la banda británica logró condensar toda esa energía que recibía de su público para producir uno de los discos favoritos de sus seguidores. Con ese poderío característico que sólo Maiden puede lograr, “Powerslave” es una constante explosión del mejor metal. Comenzando con ese alarido de batalla de “Aces High” hasta “Rime of the Ancient Mariner”, los temas no bajan ni un segundo la intensidad. “2 Minutes to Midnight”, con una letra pegadiza que habla sobre la era nuclear, atrapa también gracias a sus buenos riffs. Aunque si de instrumental se trata, nada mejor que “Losfer Words (Big ‘Orra), compuesta por Harris.

“The Duelists” y “Back in the Village”, con temáticas sobre espadas y prisioneros, tienen  estilos parecidos y forman un dúo de canciones que sirven de preparación para el cierre a cargo de dos formidables composiciones. Por un lado, el tema que da nombre al disco, arranca con una poderosa guitarra con cierta inclinación egipcia, por llamarlo de alguna manera, que cambia de ritmo al promediar el último minuto, para finalmente volver a un sonido más denso. Y por el otro “Rime of the Ancient Mariner”, basado en un poema homónimo es, no sólo el tema más largo en la carrera de Maiden, sino también una aventura salvaje con todos los condimentos del buen metal.

Tras el lanzamiento del disco, Iron Maiden inició su gira mundial por más de una veintena de países (incluido Polonia, más allá de la Cortina de Hierro). El álbum alcanzó el número 2 en los charts británicos y permitió que la popularidad del grupo llegara por primera vez a Sudamérica, en donde la Dama encontró a una gran cantidad de fieles fanáticos.

Piro

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]

Deja un comentario