Los Abuelos de la Nada – Los Abuelos de la Nada (1982)

Puntaje del Disco: 6.5

  1. No te Enamores Nunca de Aquel Marinero Bengalí: 8
  2. Sin Gamulán: 8.5
  3. Como Debo Andar: 7.5
  4. En la Cama o en el Suelo: 6
  5. Ir a Más: 6.5
  6. Tristeza de la Ciudad: 7
  7. Creo Que es un Sueño Más: 6
  8. Levantando Temperatura: 6.5
  9. Guindilla Ardiente: 5
  10. Te vas Rica: 6
  11. Se Me Olvidó Que Te Olvidé: 5.5

“Padre de los piojos, abuelos de la nada” decía una frase de Leopoldo Marechal en el libro “El Banquete de Severo Arcángel”, cuyas últimas palabras fueron el punto de partida de la historia de una de las bandas más importantes del Rock Nacional. Fundada en 1967 por Miguel Angel Peralta y Pipo Lernoud, Los Abuelos de la Nada dieron forma al proyecto de rock criollo que se venía gestando con Almendra, Los Gatos y Manal.

La historia de los Abuelos de la Nada tiene dos etapas. En la primera, que se inició hacia fines de los sesenta, Miguel Abuelo era el encargado de las voces, Héctor Lorenzo era el batero, Alberto Lara en bajo, Micky Lara en guitarra, Eduardo Fanacoa en teclados y el legendario Pappo hacía de las suyas con la viola. Lograron editar el simple que incluía a “Divina Diana” y “Tema en flu sobre el planeta”, pero sin conseguir sacar un disco. Luego vinieron las diferencias entre los integrantes y mientras Abuelo se fue a España, Pappo continuó con el grupo dándole un estilo más blusero, pero tiempo más tarde también dejaría la formación.

La segunda etapa del grupo comenzó con la vuelta de Miguel Abuelo y la incorporación en los teclados de Andrés Calamaro, un talentoso joven que infundió el pop y el New Wave ochentoso en la banda. En 1982, con la producción de Charly García, se lanzó el disco homónimo que abrió un exitoso camino en la carrera del grupo.

Este álbum debut tiene un estilo pop combinado con rock y reggae bastante innovador para la época. A la experiencia de Abuelo se le sumaba el gran talento que mostraba Calamaro en cada intervención, como en “Sin Gamulán”, uno de los grandes hits. “No te Enamores Nunca de Aquel Marinero Bengalí” es el otro éxito del disco aunque también se destaca “Tristeza del Ciudad”.

El éxito del álbum llevó a los Abuelos a presentarlo por el interior del país y forjar a partir de entonces una serie de éxitos que durarían no más de cinco años, pero que sirvieron para posicionar al grupo como uno de los grandes del Rock Nacional.

Piro

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]

The Allman Brothers Band – Idlewild South (1970)

Puntaje del Disco: 9

  1. Revival: 8
  2. Don’t Keep Me Wonderin’: 8,5
  3. Midnight Rider: 9
  4. In Memory Of Elizabeth Reed: 9,5
  5. Hoochie Coochie Man: 9
  6. Please Call Home: 8,5
  7. Leave My Blues At Home: 8,5

Idlewild South es el segundo disco de estudio de los Allman Brothers, él último en el legado del grupo con Duane Allman a la cabeza como guitarrista (sin considerar a su disco en vivo At Fillmore East).

Partiendo desde este hecho, Idlewild South es posiblemente el mejor álbum que se puede escuchar de esta primera etapa del grupo. Es un disco más sólido e interesante que su álbum debut por la incorporación de Gospel y Country en su música, sumado a su vez un excelente trabajo que cumplió la banda en conjunto. Duane es un fantástico guitarrista y lo sigue demostrando en Idlewild South, pero además las composiciones de su hermano Gregg y los aportes impresionantes de su otro guitarrista Dickey Betts son muy importantes.

De esta forma en Idlewild South podemos disfrutar de 7 temasos. Empezando por la primer canción de Dickey “Revival”, que muestra las influencias del Gospel en su estilo. Luego tenemos a “Don’t Keep Me Wonderin’” y “Midnight Rider” que son simplemente clásicos de rock sureño. Pero más apabullante es “In Memory Of Elizabeth Reed”, una improvisación instrumental impactante, armoniosa e impecable. La sucede la excelente versión “Hoochie Coochie Man”, cover del clásico de Willie Dixon. Por su parte “Please Call Home” es la balada del disco, muy buena con la incorporación del piano.

Lo único cuestionable es que el álbum es relativamente corto. Idlewild South dura alrededor de media hora. Una vez que termina “Leave My Blues At Home” te quedas con las ganas de escuchar más de ellos.

Persy

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]