Poison – Look What the Cat Dragged In (1986)

Puntaje del Disco: 5,5

  1. Cry Tough: 7
  2. I Want Action: 7
  3. I Won’t Forget You: 5
  4. Play Dirty: 5
  5. Look What the Cat Dragged In: 7
  6. Talk Dirty to Me: 8
  7. Want Some, Need Some: 6,5
  8. Blame It on You: 5
  9. Number One Bad Boy: 5
  10. Let Me Go to the Show: 5

Miren esas caras, esas cabelleras coquetas, ese maquillaje de señoritas, esa tendencia “afrancesada”. Es la viva imagen del Glam Metal, es Poison. La banda estaba liderada por Bret Michaels, un sujeto inaguantable, un rockero trucho, egocéntrico y farandulero. El equivalente a Ricardo Fort pero del rock. Hoy en día se lo puede ver con su cara toda operada en su detestable reality show “Rock of Love”, en el que tiene la dificilísima tarea de elegir “novia” entre una tanda de prostitutas voluptuosas, pero que no tienen ni dos dedos de frente.

Pero ese es un tema aparte. Michaels como cantante tenía ciertas cualidades y su banda empezaría a tener mucha popularidad con el lanzamiento de su disco debut: Look What the Cat Dragged In.

A decir verdad no le tenía muchas expectativas a este álbum, ni me encontré con algo que me sorprenda. Pude confirmar que es regular, promedio para los ochenta. Pero a favor de Poison y de Look What the Cat Dragged In también puedo decir que es menos pretencioso y sobreproducido que otros trabajos contemporáneos. No abundan esas espantosas canciones que comúnmente son mediatizadas en forma masiva (mejor dicho enfermiza) en las radios ochentonas. Es Glam Metal con gran tendencia sexual, con algunos ganchos melódicos y bastante energía, para una fiesta y solo eso. No hay nada llamativo en su música, nada fuera de lo normal, ni artísticamente novedoso. Poison es otro grupo más de Hair Metal y hay que conformarse con lo que ofrece.

Desde este aspecto, Look What the Cat Dragged puede resultar divertido por momentos. Por ejemplo, “Cry Tough” es un hit aceptable. “I Want Action” tiene un estribillo pegadizo. El homónimo “Look What the Cat Dragged In” cuenta con un buen riff. Y “Talk Dirty to Me” es entretenida, parece una versión Glam de los Ramones. Sin embargo, el resto del disco es más de lo mismo. “I Won’t Forget You” es una balada muy poco interesante. “Blame It on You”, “Number One Bad Boy” y “Let Me Go to the Show” son más o menos la misma canción. Pop rockers tan dinámicos como reiterativos.

El álbum lograría vender 4,3 millones de copias, un número exorbitante si lo comparamos con su calidad. Pero sería un poroto comparado con el éxito que lograría su segundo disco, Open Up and Say… Ahh!.

Persy

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s