Los Ratones Paranoicos – Ratones Paranoicos (1986)

Puntaje del Disco: 5,5

  1. Movamos: 7,5
  2. Sedan 1: 5
  3. Algo Me Queda: 5,5
  4. Ahora No Es Lo Mismo: 7,5
  5. Descerebrado: 7
  6. Bailando Conmigo: 5
  7. Primavera Nacional: 6,5
  8. Sucia Estrella: 8
  9. Slide: 6
  10. Chica Cadáver: 5

En la década de los ochenta nacería en Buenos Aires un grupo que tomaría mucha influencia de los Rolling Stones, demasiada, a punto tal de ser considerados la máxima expresión de los Rolling Stones en Argentina. Esta banda era Los Ratones Paranoicos, quienes liderados por un muchacho “rebelde” llamado Juanse llegaron a hacerse conocidos imitando las formulas y premisas más básicos de los Stones.

Lo alarmante es que alcanzarían mucho reconocimiento en el país sin merecerlo. Seamos honestos, los Ratones son una copia bastante floja de los Stones. Solo tuvieron un puñado de muy buenas canciones emulando algunos riffs de Richards o imitando el estilo sucio y sexual de Jagger. Aun así, los Ratones desde su naturaleza solo pueden conformarse con ser un discreto grupo de rock. El considerarse los Rolling Stones argentinos es un rotulo que les queda muy grande (le queda grande a cualquiera). El Sr. Juanse y los suyos no son creadores de nada, solo copian y a veces en forma bastante absurda. Son el símbolo de la falta de originalidad del rock nacional.

De todos modos, la “actitud rockera” de Juanse fue posiblemente un factor determinante para convencer a su compañía discográfica para que graben su primer disco. Es así como en 1986 llegaría su álbum debut: Ratones Paranoicos.

Su primer disco tiene mucho de lo que comentaba anteriormente. Es un álbum de rock y blues genérico y obsoleto. No tiene nada de novedoso y es bastante uniforme. Es una versión bastardeada de los Stones, en donde hay poco para destacar de ellos musicalmente. Puedo decir que “Sucia Estrella” es el mejor tema, por su estribillo y por ser lo más redituable dentro de lo repetitivo de su receta. Y “Ahora No Es Lo Mismo” y “Movamos” son números dinámicos y entretenidos. El resto aburre, como el tedioso blues de “Sedan 1”.

Pero señores, lo peor del álbum son las letras. Son ordinarias y vulgares. El “poeta” Juanse nos trae una serie de canciones con prosas sutiles sobre “Chicas” y “Baile” que se repiten una y otra vez como si fuera un álbum conceptual. Algunos ejemplos: Movamos: “En el auto hay dos chicas mojadas/ son negras, fumaban ya de acá”; Sedan 1: “Son todas chicas nada mas/ Que bailan y gritan al llegar/ Muchachas calientes que al entrar/ Se quieren quedar”; Bailando conmigo: “Tu nena está caliente/ Su cuerpo no lo entiende/ Sale todo el día baila bien.”; Sucia Estrella: “Estrella, todas las chicas no quieren bailar/ Estrella, total a mi me da igual”; Chica Cadáver: “La chica ya es un cadáver, es imposible sacarla a bailar”. Claro, en “Chica Cadáver” la Chica termina agotada… al igual que el oyente…

Persy

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]

Mötley Crüe – Girls, Girls, Girls (1987)

Puntaje del Disco: 7

  1. Wild Side: 8
  2. Girls, Girls, Girls: 7
  3. Dancing on Glass: 8,5
  4. Bad Boy Boogie: 6,5
  5. Nona: 5
  6. Five Years Dead: 6
  7. All in the Name of…: 7,5
  8. Sumthin’ for Nuthin’: 7
  9. You’re All I Need: 5
  10. Jailhouse Rock (Live): 7

A principios de los ochenta una banda que mezclo de manera eficiente el heavy metal y el creciente glam rock crecía año tras año, luego del éxito en ventas en Estados Unidos de Shout at the Devil (1983) y Theatre of Pain (1985) muchos aseguraban que los californianos de Mötley Crüe eran el conjunto del momento. Formados por un vocalista carismático como Vince Neil, un virtuoso guitarrista como Mick Mars, un bajista que además de eso era el principal compositor Nikki Sixx y un adrenalínico y escandaloso baterista como Tommy Lee le daban a la banda todos los ingredientes para triunfar.

Su cuarto trabajo Girls, Girls, Girls (1987) expuso la afición del grupo por las motos, el whiskey y los clubes nudistas además de estas temáticas un coctel de adicciones deambula en casi todas las letras, por ejemplo «Dancing on Glass», habla sobre la adicción de Sixx a la heroína y «Wild Side», cuenta el estilo de vida autodestructivo y decadente en que estaban viviendo.

La influencia de Aerosmith y de AC/DC en algunos pasajes como “All in the Name of…” y “Wild Side” se reflejan en gran magnitud en esta oportunidad brindando algunos momentos interesantes aunque lamentablemente el toque glam arruinan bastante el cuadro, como por ejemplo la horrible balada comercial “You’re All I Need” y algunos temas iguales entre si, “Five Years Dead” tiene casi el mismo estribillo pero con distinta letra que “Girls, Girls, Girls”. A pesar de estos deslices se entiende que es lo que vendía en la época y no hay que condenarlos por eso. Para cerrar el disco sorprende una simpática versión en vivo con un buen solo de guitarra de “Jailhouse Rock” canción que popularizo Elvis Presley varias décadas atrás.

Con Girls, Girls, Girls la popularidad de Mötley Crüe continúo en ascenso, alcanzaría el puesto numero dos en Billboard y hubiera alcanzado el numero uno de no haber sido por el lanzamiento simultaneo del segundo álbum de Whitney Houston.

F.V.

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]