Oasis – Don’t Believe The Truth (2005)

Puntaje del Disco: 9

  1. Turn Up The Sun: 8,5
  2. Mucky Fingers: 7
  3. Lyla: 9
  4. Love Like A Bomb: 9
  5. The Importance of Being Idle: 10
  6. The Meaning of Soul: 7,5
  7. Guess God Thinks I’m Abel: 9
  8. Part Of The Queue: 8,5
  9. Keep The Dream Alive: 8
  10. A Bell Will Ring: 8
  11. Let There Be Love: 9

A pesar de las negativas de la crítica, creanlo o no Oasis iría progresando muy lentamente hasta alcanzar una mejor forma. Y terminarían coronando su retorno con Don’t Believe The Truth, su mejor trabajo desde Morning Glory, con todo lo que eso significa.

Hay un par de cualidades de Don’t Believe The Truth que lo resaltan. En primer lugar, este disco se caracterizo por ser una especie de compilado de grandes éxitos de grupos de los sesenta (similar a lo que había hecho Wilco en Being There). Motivo por el cual debo reconocer que Noel Gallagher se termina de recibir simultáneamente de ladrón y genio. Ladrón porque se nota durante todo el disco sus influencias y como también los copia para componer (tomó prestado hasta a Zak Starkey, hijo de Ringo y batero de los Who, para integrarlo al grupo). Y genio porque a pesar de ello se las ingenia para que Oasis tenga su personalidad propia.

La segunda particularidad es que Don’t Believe The Truth es un disco muy compacto, integrado por temas más bien cortos, simples y desprovistos de pretensión alguna. En otras palabras, es la antitesis de Be Here Now.

El disco arranca con el oscuro rocker “Turn Up The Sun”, el cual se remite nada menos que a la psicodelia de los Byrds. Lo continua “Mucky Fingers”, que sin ser alarmante es lo más flojo de Noel, por ser una fotocopia muy obvia de “I’m Waiting For the Man” de la Velvet Underground. Luego está la enérgica “Lyla”, de la cual el mayor de los Gallagher reconoció que emula a “Street Fighting Man” de los Stones. “Love Like A Bomb” de Liam retoma su nueva costumbre de democratización en una especie de hibrido mejorado de “Songbird”. Después tenemos el grandioso clásico de este disco “The Importante of Being Idle”, un formidable tributo de Noel a los Kinks, tanto en su original letra como en su aplastante melodía. Y esta primera parte de hits sesentosos finaliza con “The Meaning Of Soul”, nuevamente de Liam, un rocker breve, a lo Elvis Presley… pero con una cuantas copas encima.

Pero Liam seguiría demostrando que es un buen compositor y no solo un buen cantante. Esto quedaría plasmado en la hermosa balada acústica “Guess God Thinks I’m Abel”, al parecer dedicada a su hermano (si yo soy Abel, vos sos Caín). Inmediatamente, “Part Of The Queue”, con gran performance de Starkey, aparece como una muy buena replica de Noel. Luego están “Keep The Dream Alive” y “A Bell Will Ring”, aportes de Bell y Archer respectivamente, que no desentonan pero parecen estar en una frecuencia un tono distinto al de Truth. Y por último, de gran final esta la preciosa balada beatle “Let There Be Love”, interpretada a dúo por los hermanos Gallagher como en “Acquiesce”. Un guiño para todos sus nostálgicos fans que por aquel entonces añoraban su retorno.

Persy

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]