Iron Maiden – Piece of Mind (1983)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Where Eagle Dare: 9
  2. Revelations: 8,5
  3. Flight of Icarous: 9
  4. Die With Your Boots On: 8
  5. The Trooper: 10
  6. Still Life: 7,5
  7. Quest for Fire: 7,5
  8. Sun and Steel: 7,5
  9. To Tame a Land: 8

“The Number of The Beast” no fue para Iron Maiden precisamente el de Lucifer, sino el número uno en los charts británicos y la posibilidad de cruzar el Atlántico y desafiar a los sectores más conservadores de Norteamérica con sus aparentes referencias satánicas. El éxito y los problemas para la banda se alternaron y luego del suceso que causó aquel disco, debieron enfrentar un nuevo alejamiento; en esta oportunidad la del baterista Clive Burr. Como todo cambio es una oportunidad, la incorporación de Nikko  McBrain en las filas de la Dama de Hierro terminó por mejorar los sonidos de la banda y permitieron que se lograra una mayor unidad con las guitarras y el bajo.

En 1983 se lanzó “Piece of Mind”, el cuarto disco de Maiden, que según palabras de Steve Harris fue el mejor material de estudio que han grabado. El álbum estuvo inspirado básicamente en diversos libros y películas bélicas, de ciencia ficción y mitológicas. “Where Eagle Dare”, basada en la novela y largometraje del mismo nombre que se sitúa en la Segunda Guerra Mundial, es considerada una de las más famosas y difíciles interpretaciones de batería de McBrian.

En “Revelations” la letra está inspirada en un libro de Aleister Crowley con la combinación de una oda de G. K. Chesterton. “Fligh of Icarous” hace clara evidencia en el mito griego de Icaro, quien intentó escapar de la prisión de Creta con su padre Dédalo, mediante unas plumas de cera que terminaron derritiéndose debido a la proximidad al sol. Una gran canción para una fantástica alegoría de lo que Dickinson comparó con la rebeldía adolescente.

Una de las pocas canciones en las que se pueden oír los coros del guitarrista Adrian Smith y el bajista Steve Harris es en “Die With Your Boots On”, una especie de “morir con honor”. El destacado del disco es sin dudas “The Trooper”, considerada entre las mejores canciones de Iron Maiden. Basada en la Batalla de Balaclava de 1854, desde la primera frase “You’ll take my life but I’ll take yours too” y luego con el solo de guitarra y “Ohh Ohhh” preparan el escenario ideal para una confrontación bélica.

Concluyendo el disco “Sill Life”, “Quest for Fire” y “Sun and Stell” mantienen la estructura clásica de la banda, con poderosos bateos, muy buenos solos de guitarra con los vibrantes dotes vocales de Dickinson. Por último “To Tame a Land”, inspirada en la novela de ciencia ficción “Dune” de Frank Herbert,  se caracteriza por las inusuales modulaciones que hacen de ésta una interesante pieza, aunque sin alcanzar el brillo de las anteriores composiciones, no opaca este magnífico disco de heavy metal.

Piro

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]
Artículos Relacionados

Deja un comentario