Anthrax – Among the Living (1987)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Among the Living: 7,5
  2. Caught in a Mosh: 7,5
  3. I Am the Law: 7,5
  4. Efilnikufesin (N.F.L.): 7,5
  5. A Skeleton in the Closet: 7
  6. Indians: 7,5
  7. One World: 7
  8. A.D.I./Horror of It All: 8
  9. Imitation of Life: 8

Hay algunos discos que logran trascender su contexto histórico y se convierten en obras que pueden ser escuchadas en cualquier momento, permitiendo que podamos conectarnos con ellas y que sigan dialogando con nosotros, incluso llegando a formar parte de la selecta lista de los grandes clásicos. Among the Living, de la estadounidense Anthrax, no es uno de esos discos.

Among the Living suena como a esa música estridente que poníamos a todo volumen para molestar a nuestros padres y nuestros vecinos y ser el chico más popular de la cuadra… en 1987.

Siendo el tercer disco de la banda, fue uno de los más importantes representantes de la escena del trash metal. Guitarras rápidas y pesadas, voces chillonas, ritmos poderosos y sonidos malosos. Pero hoy en día, habiendo pasado mucha agua debajo del puente, no nos animaríamos a alabarlo tanto.

El disco carece de innovación musical, tiene ritmos y riffs bastante repetitivos, y un recurso que nunca jamás debió ser utilizado por una banda metalera: un coro estridente hardcore que responde al cantante, como si fuera una barra desafinada y belicosa.

Las expectativas en este caso juegan en contra. Con muchas letras basadas en varias producciones de Stephen King y a veces haciendo referencias críticas al universo musical y afirmaciones políticamente correctas respecto a los “indios”, uno por lo menos podría decir que su escucha puede resultar interesante. Pero, francamente, la voz de Joey Belladonna es capaz de arruinar hasta al más plantado de los letristas.

Un disco fabuloso en los 80’, pero que realmente ha perdido frescura hoy en día. Es muy difícil escucharlo con los oídos de ese entonces. Con los de hoy en día… tal vez sea mejor escuchar otra cosa.

La curiosidad: El hombre de la tapa representa al reverendo Henry Kane, el “malo” de Poltergeist. ¿Se dan cuenta lo que digo? En 1987 lo que más le daba miedo a cinco muchachotes metaleros era Poltergeist.

Más allá de esto, el disco estuvo dedicado a Cliff Burton, ex-bajista de Metallica que se había muerto un par de meses antes del lanzamiento del disco.

Barba

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]