Talking Heads – The Name of this Band is Talking Heads (1982)

Puntaje del Disco: 10

Disco uno:

  1. New Feeling: 9
  2. A Clean Break (Let’s Work): 9,5
  3. Don’t Worry About The Government: 8,5
  4. Pulled Up: 9
  5. Psycho Killer: 10
  6. Who Is It?: 8,5
  7. The Book I Read: 8
  8. The Big Country: 10
  9. I’m Not In Love: 8
  10. The Girls Want To Be With The Girls: 9,5
  11. Electricity (Drugs): 9
  12. Found a Job: 8
  13. Mind: 8,5
  14. Artists Only: 9
  15. Stay Hungry: 9,5
  16. Air: 8,5
  17. Love –> Building on Fire: 9
  18. Memories (Can’t Wait): 9
  19. Heaven: 9

Disco dos:

  1. Psycho Killer: 9,5
  2. Warning Sign: 8,5
  3. Stay Hungry: 9,5
  4. Cities: 8,5
  5. I Zimbra: 7,5
  6. Drugs (Electricity): 7,5
  7. Once In a Lifetime: 9,5
  8. Animals: 8,5
  9. Houses In Motion: 9
  10. Born Under Punches (The Heat Goes On): 10
  11. Crosseyed And Painless: 8
  12. Life During Wartime: 8,5
  13. Take Me To The River: 8,5
  14. The Great Curve: 9

Talking Heads se encontraba en su mejor momento luego de publicar sus primeros celebres trabajos: Talking Heads: 77, More Songs About Buildings and Food, Fear of Music y Remain in Light. Para redondear esta etapa no tuvieron mejor idea que lanzar un disco en vivo en 1982. Pero no es un álbum en vivo cualquiera. Es simplemente el mejor disco en la carrera de los Heads.

El álbum se llamó “The Name of this Band is Talking Heads”. Su ridículo nombre se fundamenta en dos cuestiones: 1) es una respuesta a los que erróneamente llaman a la banda “The Talking Heads”; 2) Por como David Byrne anuncia cada tema diciendo “The name of this song is…”.

The Name of this Band está compuesto por dos discos, en total 33 temas de colección. El primero compila los mejores momentos de los recitales que Talking Heads ofreció a fines de los setenta. En este caso interpretados por los cuatro miembros originales de la banda. Y debo decir que en conjunto hacen un trabajo impecable, implacable e impactante. La performance es brillante en todo momento, a punto tal que la mayoría de las canciones superan sin problemas a las versiones de estudio. El ejemplo más claro son los cortes de Talking Heads: 77, casos como “New Feeling”, “Pulled Up” y “Who Is It?”, que pueden pasar desapercibidos, acá son brutalmente potentes. Y dentro del mismo grupo también está su superclásico “Psycho Killer” que suena mejor que nunca. Otros momento destacado es “A Clean Break (Let’s Work)”, con Byrne en una de sus mejores interpretaciones vocales. Aunque en realidad se luce durante todo el álbum impregnando en cada canción su estilo de bufón paranoico como cantante. “The Big Country”, otro tema que en su versión de estudio no es tan impresionante, acá es uno de los picos más importantes, donde la guitarra slide junto con la melodía del tema son esplendidas. También me gusta la bizarra “Stay Hungry”, y cortes como balada “Heaven” y “The Girls Want To Be With The Girls” donde las mejores melodías se combinan con la excelente performance del grupo.

El segundo disco retoma el retoma el tour de Talking Heads en 1981 por su cuarto álbum Remain in Light. Y en este segundo disco, el grupo estaba acompañado por un conjunto de músicos soporte entre quienes se encontraba el guitarrista Adrian Belew. Este último es quien imprime un toque distintivo a esta segunda parte, agregando arreglos que nos se escuchan en el primer disco, logrando excelentes versiones de “Psycho Killer” y “Stay Hungry” (las cuales se repiten y suenan aún más freakys que antes) y otros clásicos como “Once In a Lifetime” y “Born Under Punches”.

Por todo esto, The Name of this Band is Talking Heads es considerado un de los mejores discos en vivo de la historia, junto a otros monstruos como Live at Leeds y How The West Was Won.

Persy

Calificación de Usuarios
[Total: 1 Average: 5]

Deja un comentario