Manic Street Preachers – Journal For Plague Lovers (2009)

Puntaje del Disco: 9

  1. Peeled Apples: 9
  2. Jackie Collins Existential Question Time: 9
  3. Me And Stephen Hawking: 9
  4. This Joke Sport Severed: 8,5
  5. Journal For Plague Lovers: 8,5
  6. She Bathed Herself In A Bath Of Bleach: 9,5
  7. Facing Page: Top Left: 8,5
  8. Marlon J.D.: 9
  9. Doors Closing Slowly: 8
  10. All Is Vanity: 8
  11. Pretension/Repulsion: 8
  12. Virginia State Epilpetic Colony: 8,5
  13. Williams Last Words: 9
  14. (Hidden track) Bag Lady: 8

En noviembre del 2008 Richey Edwards sería declarado legalmente muerto luego de su misteriosa desaparición en 1995. Richey era el letrista principal de Manic Street Preachers. Tenía una personalidad siniestra, depresiva y tenía sus propios mambos que delineaban su naturaleza: problemas con el alcohol, la alimentación, se automutilaba, entre otras cuestiones. Sin embargo, su particular figura junto a sus crudas letras se habían transformado en parte esencial de la banda. Y eso que Richey no era un músico virtuoso. No, fue colocado como guitarrista en la banda, pero se dice que simulaba tocar en las presentaciones.

En el 2009, tiempo después del anunció oficial de su muerte, los Manics (o el trío que quedó de ellos) decidieron lanzar Journal For Plague Lovers, un disco que contiene letras de Richey Edwards. Una especie de homenaje del grupo en el cual retoman la época de The Holy Bible como si el tiempo no hubiera pasado. Incluso su portada es obra de Jenny Saville también creadora de la tapa de The Bible.

Journal For Plague Lovers es un trabajo muy sólido compuesto por canciones relativamente cortas (la mayoría con 2:30 minutos de duración, marcando sus raíces punk), en el cuál aparecen mayormente fabulosas piezas de rock alternativo como “Peeled Apples”, “Me And Stephen Hawking” y “She Bathed Herself In A Bath Of Bleach”, todas ellas cargadas de una energía comparable a la de Pearl Jam. A su vez también hay temas más pasivos, acústicos y hasta orquestados como “This Joke Sport Severed” y “Facing Page: Top Left”. Dentro de este último pelotón de canciones, “Williams Last Words” está interpretada por su bajista Nicky Wire, en una adorable composición que parece de Lou Reed y que al mismo tiempo se sospechaba fue la nota de suicidio de Edwards, algo desmentido por la banda. Al final de esta, para nuestra sorpresa, también hay un corte oculto, “Bag Lady”.

Journal For Plague Lovers es un disco excelente con sobradas razones (la mística fantasmagórica de Richey Edward, el fantástico despliegue de los Manics, canciones que pueden ser sugeridas como clásicos, etc.) que no podes dejar de escuchar.

Persy

Tu puntuación
(Votos: 1 Promedio: 4)

Them Crooked Vultures – Them Crooked Vultures (2009)

Puntaje del Disco: 9

  1. No One Loves Me & Neither Do I: 9,5
  2. Mind Eraser, No Chaser: 7,5
  3. New Fang: 8,5
  4. Dead End Friends: 9
  5. Elephants: 9
  6. Scumbag Blues: 8,5
  7. Bandoliers: 8
  8. Reptiles: 8
  9. Interlude with Ludes: 8,5
  10. Warsaw or the First Breath You Take After You Give Up: 9
  11. Caligulove: 8,5
  12. Gunman: 7,5
  13. Spinning in Daffodils: 8

Para finales del 2009 se conoció el esperado primer trabajo del supergrupo Them Crooked Vultures, que significo la vuelta al rock masivo de John Paul Jones, bajista del legendario Led Zeppelin. Junto a el se encuentra el ex baterista de Nirvana y líder de Foo Fighters Dave Grohl y Josh Homme guitarrista y cantante de Queens of the Stone Age y Kyuss. Una conjunción de tan talentosos músicos como este caso iba a ser difícil que no resulte y que por lo menos no suene bien.

En el disco se evidencia una mayor influencia de Josh Homme en el sonido y el armado de las canciones, lo que por momentos nos hace pensar que estamos escuchando un nuevo material de Queens of the Stone Age. Aunque también logran destacarse, como siempre, la reconocible energía en la batería de Grohl y la capacidad de Jones por tocar distintos instrumentos, además del bajo, el piano clásico en “Spinning in Daffodils”, el clavinet en “Scumbag Blues” y la guitarra slide en “Reptiles”.

Desde el comienzo ya se aprecia la frenética potencia que nos devuelven estos tres grandes músicos, temas como “No One Loves Me & Neither Do I”, “New Fang”, “Dead End Friends” y “Elephants” son claros ejemplos de esto, también hay lugar para la psicodelia en un tema extraño como «Interlude With Ludes», un cuasi homenaje a The Doors «Warsaw or the First Breath You Take After You Give Up» y a Zeppelin en “Reptilies”.

Homme y Grohl ya habían tocado juntos con anterioridad, pero en esta oportunidad se ven revitalizados e inspirados por la presencia de Jones, además, uno de los héroes aun vivos de la historia del rock, cuestión que hace más interesante al grupo, que auguramos que no quede en solo un disco aislado como tantas otros grupos de estas características.

F.V.

Tu puntuación
(Votos: 1 Promedio: 4)

Wilco – Wilco (The Album) (2009)

wilco-wilco-the-album

Puntaje del Disco: 9

  1. Wilco (The Song): 9,5
  2. Deeper Down: 8
  3. One Wing: 8,5
  4. Bull Black Nova: 8,5
  5. You and I: 8
  6. You Never Know: 10
  7. Country Disappeared: 8
  8. Solitaire: 7,5
  9. I’ll Fight: 9
  10. Sonny Feeling: 8,5
  11. Everlasting Everything: 8

No es muy común encontrar gente que escuche a Wilco en esta región del mundo. Escucharlos es como ser hincha de Arsenal de Sarandí en el fútbol. Sin embargo, en una época en la cual no abundan las buenas bandas, Wilco nos sigue deleitando con discos de una categoría que los hace grandes. Para reaparecer ante el mundo, editaron Wilco (The Album), cuyo título que no solo marca su ansiado retorno sino que también ironiza sobre su vuelta a las raíces.

En (The Album) se pueden apreciar nuevamente un conjunto de cosas que hicieron a Wilco importante en las últimas 2 décadas. Tal es así que conciben nuevos tributos a artistas de los sesenta y setenta como sucedió en Being There, retomando canciones pop atractivas como las de Summerteeh, simples con toques distintivos que las transforman en números “cool” como en Yankee Hotel Foxtrot. En otras palabras, como Jeff Tweedy diría (como si personificara a Forrest Gump): “incorpora muchas etapas en un empaque pequeño, es el disco caja de chocolates”.

(The Album) comienza con “Wilco (The Song)”, nacida para ser un himno de la banda con su inherente sonido a lo Velvet Underground. Luego baja un cambio pasando por la barroca “Deeper Down”, junto a melodías más cautivantes como las de “One Wing” y “You and I”, esta última con la colaboración de la canadiense Feist cantando a dúo con Tweedy. En el medio de esta coctelera, también se encuentra la inusual “Bull Black Nova”, taladrando al principio con el teclado y con un coda ruidoso a lo Sonic Youth.

La segunda parte de (The Album) arranca con “You Never Know”, su joya más preciada, al tratarse de un homenaje extraordinario que recuerda la mejor versión de George Harrison en All Things Must Past. La suceden canciones lentas y sencillas como “Country Disappeared” y “Solitaire”, para después darle lugar a “I’ll Fight”, el tema con la melodía más repetitiva, pegajosa y atrapante del disco (un combo en uno). Y para cerrar la alegría irresistible de “Sonny Feeling”, junto “Everlasting Everything”, una especie de balada simplista, fiel reflejo de lo que es Wilco (The Album): un trabajo tan simple como admirable.

Persy

Tu puntuación
(Votos: 1 Promedio: 4)

Kasabian – West Ryder Pauper Lunatic Asylum (2009)

814tipsk-cl-_ss500_

Puntaje del Disco: 9

  1. Underdog: 9
  2. Where Did All the Love Go?: 8,5
  3. Swarfiga: 7
  4. Fast Fuse: 7,5
  5. Take Aim: 8
  6. Thick as Thieves: 8,5
  7. West Ryder Silver Bullet: 7,5
  8. Vlad the Impaler: 9,5
  9. Ladies and Gentlemen, Roll the Dice: 7,5
  10. Secret Alphabets: 9
  11. Fire: 10
  12. Happiness: 8,5

A Kasabian desde sus inicios se los ha querido comparar en Gran Bretaña erróneamente con Oasis, la verdad es que si bien toman cosas del rock clásico británico, también incursionan de buena forma en una mas amplia gama y variedad de estilos lo que se acentuaría aun mas en su tercer trabajo West Ryder Pauper Lunatic Asylum editado en el verano europeo del 2009. Según Serge Pizzorno (compositor, guitarra, voz) respecto a su tercer disco «Es cuando ya te has establecido y la gente se da cuenta de quien eres en realidad. Hablando de éxito, ya hemos roto las paredes. Ahora es el momento de destruir el sistema desde dentro».

En esta oportunidad pasan de baladas bien british como “Happiness”, “Where Did All the Love Go?”, a temas rock-electros como Underdog, el hitaso “Fire” y “Vlad the Impaler”, con un bajo sublime, canciones épicas y experimentales como “Secret Alphabets”, “Underdog” y “West Ryder Silver Bullet”, un tema instrumental “Swarfiga” y hasta una clara reminiscencia a The Kinks en “Thick As Thieves”.

Mas haya de la cantidad de recursos que evidentemente tiene el grupo y los distintos climas que son capaces de crear, el disco es un reflejo de sus anteriores trabajos conjugando temas realmente importantes con canciones que no están a la altura. Quizás ese sea el inconveniente principal para convertirse en una de las más importantes a nivel mundial.

F.V.

Tu puntuación
(Votos: 1 Promedio: 4)

Pearl Jam – Backspacer (2009)

Puntaje del Disco: 9

  1. Gonna See My Friend: 8,5
  2. Got Some: 9
  3. The Fixer: 8,5
  4. Johnny Guitar: 9
  5. Just Breathe: 9,5
  6. Amongst the Waves: 8
  7. Unthought Known: 8,5
  8. Supersonic: 7,5
  9. Speed of Sound: 9
  10. Force of Nature: 8
  11. The End: 8

Siempre que bandas consagradas como Pearl Jam anuncian una fecha de lanzamiento de un nuevo material discográfico se genera gran expectativa por saber que rumbo tomaran en esta oportunidad. Toda esta ansiedad comenzó a tomar forma cuando el 1 de Junio de este año el grupo de Seattle presentaría su primer corte “Got Some” en el popular programa de televisión del conductor Connan O’Brien en Estados Unidos.

Tres años después de su autotitulado Pearl Jam, el grupo editaría su noveno disco de estudio Backspacer en Septiembre del 2009. Es un disco difícil para los fanáticos rabiosos de la primera época de Pearl Jam, ya que se aleja bastante de su sonido característico y en cambio apuestan a una energía positiva y optimista, con poca presencia de solos de guitarras demoledores como nos acostumbraron. Eddie Vedder declaro acerca de las letras, «He tratado durante años ser esperanzador en mis letras y ahora pienso que será mas fácil”.

Para todos los que extrañamos algo de buen rock en estado puro de Pearl Jam, basta con poner play y escuchar la canción de apertura “Gonna See My Friend” un tema muy rockero con Vedder dejando las cuerdas vocales como si esta fuera a ser su última vez. A continuación le siguen una andanada de buenos temas como “Got Some”, “The Fixer”, “Johnny Guitar” y especialmente cuando llega un temaso acústico y relajado “Just Breathe”. Resta destacar canciones con la misma característica como las preciosas “Unthought Known”, “Speed Of Sound” y “The End” que se llevan las palmas en lo simple y minimalista de sus arreglos.

El disco recibió bastantes elogios de los críticos especializados apoyando esta nueva búsqueda de la banda que puede llegar a gustar o no es cuestión de preferencias, pero no cabe duda que el rock necesita mas grupos como Pearl Jam honestos, que hagan lo que realmente quieran y digan lo que realmente piensan. Que actúen con el corazón y que nos movilicen porque nada más y nada menos hacen buen rock.

F.V.

Tu puntuación
(Votos: 1 Promedio: 4)

The Mars Volta – Octahedron (2009)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Since We’ve Been Wrong: 9
  2. Teflon: 8
  3. Halo of Nembutals: 8,5
  4. With Twilight as My Guide: 9
  5. Cotopaxi: 9,5
  6. Desperate Graves: 8,5
  7. Copernicus: 8
  8. Luciforms: 9

Los muchachos de Mars Volta tuvieron una mala visión comercial. Cuando salieron a la luz en el 2003, con De-Loused in the Cromatorium, fijaron un piso de calidad e innovación musical sumamente difícil de mantener. No sólo fue un álbum creativo y lúdico, sino que además presentó un nuevo sonido, diferencial, fresco y experimental.

Con Octahedron, su quinto disco de estudio, demostraron que supieron mantenerse a la altura de las expectativas generadas. En sus ocho temas (¿entienden? Octahedron, ocho tracks…) se manifiesta un deseo de acompasar los obscuros movimientos creativo-musicales de una manera menos explosiva. Según el propio Omar Rodríguez-López, frontman y mentor de la banda, se trataría de un álbum acústico; incluso, pop. Cualquier advenidizo que se tope con Octahedron difícilmente podría reconocer dichas características en los cincuenta minutos de guitarras destrozantes herederas del hard rock (cuyo summum es la épica “Cotopaxi”), sonoridades experimentales proto-indies (que dialogan en “With Twilight as My Guide”), violentos estallidos de metal progresivo (que se precipitan al finalizar “Desperate Graves”) y de cosas que no se saben muy bien qué son (como “Luciforms”, que es una especie de síntesis de todo esto).

Es por eso que Mars Volta tiene la rara capacidad de cumplir con las expectativas, y a la vez sorprender. Octahedron es un disco que no tiene arvejas negras, ni es aburrido, lo que lo convierte en un álbum excelente para ser escuchado varias veces. Tal vez, haciendo esto, podamos aproximarnos a mínimamente pretender entender, de forma somera y forzosamente imprecisa, qué nos quiere decir Omar Rodríguez-López en sus crípticas letras.

La curiosidad: Omar Rodríguez-López estaba grabando Octahedron y The Bedlam in Goliath (el anterior álbum de Mars Volta; otra joyita) simultáneamente, pero tuvo que posponer el primero para dedicarse a terminar el segundo. Omar tiene una febril producción musical, llegando a estar involucrado, entre lanzamientos propios y ajenos, en trece discos, en poco más de tres años.

Barba

Tu puntuación
(Votos: 1 Promedio: 3)

Green Day – 21st Century Breakdown (2009)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Song of the Century: –
  2. 21st Century Breakdown: 9
  3. Know Your Enemy: 8,5
  4. ¡Viva La Gloria!: 7,5
  5. Before The Lobotomy: 8
  6. Christians Inferno: 8
  7. Last Night On Earth: 7,5
  8. East Jesus Nowhere: 7,5
  9. Peacemaker: 8
  10. Last Of The American Girls: 8
  11. Murder City: 8
  12. ¿Viva La Gloria? (Little Girl): 8
  13. Restless Heart Syndrome: 8
  14. Horseshoes And Handgrenades: 7,5
  15. The Static Age: 8,5
  16. 21 Guns: 9
  17. American Eulogy (Mass Hysteria/Modern World): 8
  18. See The Light: 7,5

Comenzada las sesiones de grabación en enero de 2008, Green Day publicó en Abril de este año su octavo disco “21st Century Breakdown”, que significó el segundo álbum de rock opera luego del exitoso “American Idiot”.

Similar a los discos conceptuales, el rock opera se refiere a aquellos trabajos que presentan una historia con múltiples actos o secciones. En el caso de “21st Century Breakdown”, el disco está dividió en tres actos principales: “Heroes and Cons”, “Charlatans and Saints” y “Horseshoes and Handgrenades”. Con la lírica a cargo de Billy Joe Armstrong, la historia se centra en una joven pareja estadounidense de nombre Gloria y Chrisitan y tiene lugar en Detroit. Varias de las canciones están basadas en las desventuras propias del cantante, como son «Before the Lobotomy», «Christian’s Inferno» y «Peacemaker». Al igual que en “American Idiot” la banda continúa con reflejando y criticando la situación política, económica y social en que los Estados Unidos se vieron sumidos en los últimos años del nuevo milenio.

El primer acto abre con “21st Century Breakdown” expresa las vivencias de Armstrong tanto en el primer verso («Born into Nixon, I was raised in hell») en referencia a su año de nacimiento en 1972 como en «We are the class of ’13» en alusión a 2013, año de egreso del secundario de su hijo. Es una canción que se caracteriza por tomar ciertas influencias de los ’70. “Know Your Enemy” fue el primer sencillo del álbum y se destaca como uno de los puntos más altos del mismo.

El siguiente acto, “Charlatans and Saints” arranca con “East Jesus Nowhere” enfocada en la influencia de la religión en la sociedad. De esa sección se destacan también “Last Of The American Girls” con un tono no tan punk y “Restless Heart Syndrome”.

Por último el acto final incluye “21 Guns” otro de los sencillos promocionales que se asemejaría a lo que “Whake Me Up When September Ends” significó para “American Idiot”.

Green Day logró con este disco superar lo hecho por su predecesor y demostrar que los muchachos evolucionaron desde el puro rock punk rebelde de la vida de “Dookie” hasta alcanzar un nivel mayor de involucramiento con la realidad y con diversos estilos musicales.

Piro

Tu puntuación
(Votos: 1 Promedio: 3)

Animal Collective – Merriweather Post Pavilion (2009)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. In The Flowers: 9
  2. My Girls: 9
  3. Also Frightened: 8
  4. Summertime Clothes: 9
  5. Daily Routine: 8,5
  6. Bluish: 8,5
  7. Guys Eyes: 8
  8. Taste: 7
  9. Lion In A Coma: 8
  10. No More Runnin: 7,5
  11. Brother Sport: 7,5

Desde sus inicios, a principio de este siglo, Animal Collective fue una agrupación de músicos experimentales (he aquí la razón de su nombre). Un buen grupo de Indie rock experimental. Sin embargo, se encontraría en su mejor momento recién en su octavo disco, el que fue para muchos su mejor trabajo y el álbum del año 2009: Merriweather Post Pavilion.

La música de Merriweather Post Pavilion no es sencilla. En las primeras oídas puede resultar tan complejo como escuchar Kid A de Radiohead. Es un disco que se caracteriza por sumergirte en una atmosfera neopsicodélica constante, en la cual abundan sonidos abstractos y electrónicos confabulados con armonías vocales celestiales. En otras palabras, Merriweather Post Pavilion significa una experiencia similar a escuchar una mezcla de grupos como Flaming Lips y los Beach Boys.

Pavilion sería tan bien recibido que hasta se lo comparó con Pet Sounds. Y si lo ponemos en la misma balanza, en lo personal me gustan ambos por igual, porque le encuentro similitudes tanto en lo funcional como en lo disfuncional.

Las principales virtudes de este disco se encuentran en que ninguna canción es un desperdicio. Ciertamente todas son bastante buenas, destacándose hits como “My Girls” y “Summertime Clothes”. Pero también tiene sus inseparables menoscabos. Merriweather Post Pavilion es demasiado uniforme. Es como navegar en una estratosfera asfixiante. Por lo tanto, si no te gusta algún corte del álbum estas en un gran problema, ya que al cambiar de canción te vas a encontrar con algo esencialmente similar. Y en la reiteración podrás atragantarte con frecuencia o descubrir (con mucha fortuna) porque fue un disco exitoso de esta época.

Persy

Tu puntuación
(Votos: 1 Promedio: 4)

Mastodon – Crack the Skye (2009)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Oblivion: 9
  2. Divinations: 8
  3. Quintessence: 8,5
  4. The Czar: 9
  5. Ghost of Karelia: 8,5
  6. Crack the Skye: 8
  7. The Last Baron: 9,5
  8. Oblivion (instrumental): 9
  9. Divinations (Instrumental): 8

Mastodon lanzó uno de los discos más sólidos del año, en todo sentido. No solo tiene consistencia y equilibrio; también es una fiel muestra de que el metal sigue tan duro como siempre.

Ya habían sorprendido en el 2004 con Leviathan, su segundo disco. Crack the Skye mantiene el nivel en todo momento, brindando una excelente sesión de lo más pesado y prolijo del metal progresivo. Sin embargo, termina forzando un poco al género para lograr una síntesis aún más contundente, sin perder complejidad estructural.

El disco narra una historia muy precisa. Básicamente, se trata de un cuadripléjico que tiene la capacidad de hacer viajes astrales, y en uno de esos viajes se acerca demasiado el sol y cae en un “agujero de gusano” que lo transporta al cuerpo de Rasputin de la Rusia Zarista. Cuando Rasputin es asesinado, ambas “almas” se alían e intentan que el cuadripléjico vuelva a su tiempo original. En el medio, se encuentran con Satanás.

“¿Qué se fumaron?”, podría preguntar alguien. “¿Y a usted qué le parece, señora?”, contestaría yo. Lo cierto es que, por muy creativa que sea la idea original, la historia es muy difícil de seguir en las letras de las canciones aisladas de algún texto que nos lo explique. Esto no va en menoscabo del resultado musical final, de todas maneras.

En términos generales, el disco es bastante homogéneo, en todo sentido. Promediando su escucha, puede resultar un tanto reiterativo. Hay que admitir que el orden de los tracks sin embargo ayuda mucho, ya que a la mitad del disco nos topamos con “The Czar”, que es una patada de metal a la cabeza, y al final está “The Last Baron” que es sin duda la joyita del álbum, por lo que representa un excelente cierre (sin contar los instrumentales). Ambos temas duran más de diez minutos y son, coincidentemente, los más complejos y pulidos.

La curiosidad: Troy Sanders, el bajista de Mastodon, es el bisnieto de Colonel Sanders, fundador de la cadena americana de pollos fritos KFC. Es decir que de un pollo muerto al metal pesado, sólo median unas pocas generaciones.

Barba

Tu puntuación
(Votos: 1 Promedio: 5)

Muse – The Resistance (2009)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Uprising: 8
  2. Resistance: 8
  3. Undisclosed Desires: 8
  4. United States of Eurasia (+Collateral Damage): 9
  5. Guiding Light: 7,5
  6. Unnatural Selection: 8
  7. MK Ultra: 7,5
  8. I Belong To You ( Mon Coeur S’Ouvre A Ta Voix): 8
  9. Exogenesis : Symphony Part I: 8
  10. Exogenesis : Symphony Part II: 8,5
  11. Exogenesis : Symphony Part III: 8

El quinto álbum de la banda británica Muse presenta una armónica y muy interesante combinación de estilos que hacía tiempo un grupo no mostraba. Tomando aspectos del rock progresivo, la electrónica y la música clásica, muchas de las influencias que se aprecian bien podrían resumirse en la extravagancia de los años de esplendor de Queen.

Con efectos futuristas y una letra referida a las conspiraciones, el disco abre con “Uprising”, en la cual se destacan la electrónica con cierta reminiscencia a Depeche. “Resistance” en cambio, tomando como parámetro similitudes con otra banda, podría mencionarse a The Killers.

“United Stares of Eurasia” fue primer track del álbum en confirmarse después que los fans descifraran las claves develadas en la imagen subida en Twitter. El título de la canción está inspirado en la obra “El Gran Tablero Mundial” del autor estadounidense Brzezinski, que plantea la teoría que los Estados Unidos buscan controlar la zona de Asia, Europa y el Oriente Medio con el objetivo de asegurarse reservas de petróleo. Una idea que en vistas de las circunstancias mundiales, ya nada tiene de conspirativo. Musicalmente hablando, la canción comienza lenta para luego explotar en un clímax semejante a “We are the Champions”.

Las siguientes canciones combinan tanto el rock (“Unnatural Selection”) como los sintetizadores en “MK Ultra” hasta arribar a la parte final del disco que se completa con las “Exogenesis Symphony”. Estas últimas están divididas en tres partes en las que, sobre la base de sinfónicas, la banda expresa su estilo y a lo largo de 15 minutos se puede apreciar una gran pieza. Una magnífica incorporación del rock con la música clásica.

Piro

Tu puntuación
(Votos: 1 Promedio: 3)