The Doors – Morrison Hotel (1970)

the-doors-morrison-hotel

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Roadhouse Blues: 10
  2. Waiting Fot The Sun: 8
  3. You Make Me Feel Real: 5
  4. Peace Frog: 8
  5. Blue Sunday: 7
  6. Ship Of Fools: 6
  7. Land Ho!: 6
  8. The Spy: 7
  9. Queen of the Highway: 6,5
  10. Indian Summer: 6,5
  11. Maggie M’Gill: 6

Luego de Waiting For The Sun y The Soft Parade llegaría en 1970 el quinto álbum de los Doors, Morrison Hotel, un disco con un sonido pesado y cargado de momentos y simbolismos memorables.

Roadhouse Blues es lejos el tema del disco. Un ritmo duro y cargado de blues, pinta imágenes a la manera de la lírica de Morrison. Hoteles de ruta. Viajes. Caminos eternos encontrar la libertad, o la muerte, en todo caso, ambas. Significando el cambio repentino de nuestra percepción sobre la vida y su semblante de pasajera de la carretera. Una letra con un sentido específico y una musicalización atenta al matiz del tema. Incluido duelo entre armónica y guitarra en pasaje instrumental. Pegadizo y concreto. Una canción que unifica el sentido del disco dando el debido trasfondo musical al Morrison Hotel.

Waiting For The Sun, canción no incluída en el disco homónimo. Canción interesante. Nos sitúa en una especie de trance chamánico trayendo imágenes y con la presencia del sol, importante en las culturas originarias de toda América. De nuevo Manzarek dando vida musical a la poética del Morrison con un bajo formidable que suena con el grito de un ritual ancestral. Como un beso al estomago. Hipnótico. «This is the strangest life I’ve ever know». Relación con lo misterioso y con las ceremonias de los indios del sur de California.

You Make Me Real es un tema movido para propagar la agitación y conducir un poco el baile. El piano de Manzarek hipnotizando con una melodía atrayente. Agitante. El significado de la letra lleva al conceptote la relación del amor como conocimiento mutuo y necesidad de otro, ajeno a nosotros, sobre el cual hacernos notar nosotros mismos como reales. Experiencia de libertad para nuestra conciencia.

Peace Frog. Riff de Krieger. Seguro, afianzado, masa de ritmo durante toda la canción. Lírica simbólica. La palabra sangre (blood) repetida más de 30 veces carga de muerte y erotismo la canción. Referencias a la infancia de Morrison y a su relación con la cultura de los chamanes. Flirteos con la brujería (tras su relación con Patricia Kennedy). La rana en la cultura india es el viajero entre el mundo de los vivos y de los muertos.

Blue Sunday es una canción de amor para Pamela. Es como deslizarse por un sueño. Tranquilo. Casi un mensaje para el subconsciente. Morrison en un tono corner (Sinatra, Elvis) y un solo de Krieger muy apetecible.

Ship of Fools. Nuevo tema hipnótico y referencial a lo ritos y creencias indígenas. Más bien movido, con un Morrison cantando en graves, nos habla de la nave de los locos (mito sobre la navegue llega para llevarse la mente de ciertas personas). Descontrol e hiperconsumo del progreso.

Land Ho! Es una canción pegadiza. «Tierra a la vista!». La mirada de Morrison sobre el mar como símbolo de vitalidad y fuerza.

The Spy tiene una melodía sugerente, casi perversiva en el piano y guitarra, Trae un clima oscuro con una letra que hace mención a las relaciones enfermizas y posesivas. El espía. Voyeaur. El ojo como órgano perverso e invasivo.

Queen of the Highway es una canción dedicada a la eterna y solemne (siempre presente más alla de cualquier locura) novia de Jim Morrison. Cargada a la manera del genial The End, de un personalismo particular. Una versión más rápida que la planificada en el 69.

Indian Summer es lenta y sensual. Lo vacío está lleno de significado. Pena escuchar.

Maggie M’Gill mantiene coherencia con la idea original del disco; rock de raíz. Entendimiento con el origen del rock «presviliano». La imagen pinta un paraíso de exclusión propio de los 60’s y principios de los 70’s en el suburbio campestre de EEUU.

Maty

Calificación de Usuarios
[Total: 0 Average: 0]