Maroon 5 – Red Pill Blues (2017)

Puntaje del Disco: 4.5

  1. Best 4 U: 4
  2. What Lovers Do: 5
  3. Wait: 5
  4. Lips On You: 4
  5. Bet My Heart: 5
  6. Help Me Out: 4
  7. Who I Am: 5
  8. Whiskey: 4
  9. Girls Like You: 5
  10. Clousure: 4

Red Pill Blues, en alusión a la famosa escena de la película Matrix, editado en noviembre de 2017, se conviritó en el sexto álbum de estudio de la banda norteamericana Maroon 5.

Partiendo desde la lapidaria revisión en la página recibida al disco It Won’t Be Soon Before Long, consideramos que este grupo pop ya se ganó básicamente la enemistad de los seguidores y que cualquier material no sería recibido. Red Pill Blues no es la excepción.

Apoyado en una insoportable base pop con elementos de algo que intenta ser electrónica y con colaboraciones de artistas que no ayudan a la mejoría del disco, este material es realmente difícil de digerir. Una rápida pasada por las canciones dan la idea de la poca temática de las canciones y por momentos sin ningun sentido. Tampoco tiene sentido seguir ahondando más en esta recopilación de canciones, por lo que damos por concluida la revisión desando no tener que volver a escuchar a Maroon 5.

Piro

 

Anuncios

Neil Young + Promise of the Real – The Visitor (2017)

Puntaje del Disco: 4,5

  1. Already Great6
  2. Flying by Night Deal: 5
  3. Almost Always: 4,5
  4. Stand Tall: 6,5
  5. Change of Heart4
  6. Carnival: 5
  7. Diggin’ a Hole5
  8. Children of Destiny: 5
  9. When Bad Got Good: 4
  10. Forever: 4,5

No es la primera vez que Neil Young se dedica a hacer un disco de tinte totalmente político y de una marcada protesta al poder de turno. Este año el blanco de su ira fue el inefable magnate insolitamente devenido en presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, odiado por la mayor parte del mundo.

Con este objetivo nació The Visitor, para poder llevarlo a cabo Young se valió del apoyo de la banda de country rock Promise of the Real, comandada por Lukas Nelson hijo del legendario Willie Nelson, con quienes ya había grabado otro disco de protesta pero esta vez contra el negocio agroindustrial en 2015, The Monsanto Years, aunque con una riqueza musical bastante superior.

Al margen de sus letras contestatarias y con cargado discurso opositor a la actual administración de la “Casa Blanca”, musicalmente The Visitor es olvidable, pareciera que el viejo Neil no se esforzó ni un poco y grabó algunos temitas folk rock para dejar asentada su postura política, la cual obviamente es esperable y no sorprende en absoluto.

A pesar de ser un gran fan de Neil Young y que el viejo pueda hacer lo que tenga ganas a esta altura de su vida, siempre se espera mucho más de una leyenda viviente de la música, en lugar de un disco musicalmente tan mediocre y olvidable.

F.V.

Björk – Utopia (2017)

Puntaje del Disco: 4

  1. Arisen My Senses: 7
  2. Blissing Me: 6
  3. The Gate: 3,5
  4. Utopia: 5
  5. Body Memory: 4
  6. Features Creatures: 3,5
  7. Courtship: 4
  8. Losss: 5
  9. Sue Me: 4
  10. Tabula Rasa: 4
  11. Claimstaker: 5
  12. Paradisia:
  13. Saint: 7
  14. Future Forever: 5

Uno de los discos más sobrevalorados por la crítica en el 2017. La crítica en general valora muchísimo a este trabajo de Björk, y es común que esto suceda desde los inicios de su carrera, por sus ideas originales, por ser una gran vocalista y por lo que transmite artísticamente. Pero la realidad es que Utopia debe ser el peor trabajo discográfico de su carrera.

En ese sentido acá vamos a decir la posta de este trabajo y no vamos a defender a Björk meramente “porque es Björk” como es muy común que hagan los críticos. La verdad es que Utopia falla principalmente porque es un disco aburridísimo y hasta chocante, en donde sigue la misma onda que Vulnicura, donde ya nos había ofrecido un somnífero difícil de aguantar. Pero en esta oportunidad Arca colaboraría en la producción del disco.

Con Arca como colaborador, Björk nos trae un trabajo que ciertamente es rico en su instrumentación. Hay una abundancia de flautas en su sonido, que según la misma Björk le trae recuerdos de su juventud. Pero también le suma electrónica, orquestaciones, entre otros elementos. Y Arca la empuja hacia niveles excesivos por momentos.

Pero el problema de Utopia radica principalmente en que Björk no ofrece una mísera melodía. Es como si escucháramos una pelota de canciones que buscan ser un producto inmaculado, pero que en el oyente lo único que generan es una experiencia exasperante y monótona. Para colmo de males los temas son largos (“Body Memory” dura casi 10 condenados minutos), no ofrecen variaciones, son completamente inmemorables y Björk los interpreta como si fuesen todos exactamente la misma canción. Además las atmósferas tampoco te conectan, sino que más bien te generan cortocircuitos, porque llegan a ser repetitivas y asfixiantes como sucede en canciones como “The Gate”,

Utopia es un disco imposible de escuchar entero, es inaccesible, eterno, hartante y no te deja nada que sinceramente te emocione. Es una de las grandes decepciones del 2017 y esa es la verdad de la milanesa.

Persy

Kid Rock – Sweet Southern Sugar (2017)

MI0004328187

Puntaje del Disco: 5

  1. Greatest Show on Earth: 4
  2. Po-Dunk: 5
  3. Tennessee Mountain Top: 6
  4. I Wonder:5
  5. American Rock ‘n Roll: 5
  6. Back to the Otherside: 5
  7. Raining Whiskey: 5
  8. Stand the Pain: 6
  9. Sugar Pie Honey Bunch: 4
  10. Grandpa’s Jam: 5

Lanzado en noviembre de 2017, Sweet Southern Sugar, el undécimo álbum de estudio de Kid Rock, buscaba como todo nuevo disco, superar las producciones anteriores, que en el caso del estadounidense, el último material databa de 2015. Si bien en término comerciales podría decirse que alcanzó buenas colocaciones en los charts, musicalmente no terminó de convencer.

“Po-Dunk”, “Greatest Show on Earth” y “Tennessee Mountain Top” fueron los singles de difusión que fueron acompañados por unos pobres videos musicales. Casi enfocado como un artista country, Kid Rock mantiene parte de ese estilo rapero de otras época, combinándolo con algo un poco más rockero. Nada que no haya mostrado anteriormente, a pesar del intento de incursionar en otros ámbitos como con el pobre cover de “Sugar Pie Honey Bunch”.

Piro

Todd Rundgren – White Knight (2017)

Puntaje del Disco: 5,5

  1. Come: 5
  2. I Got Your Back: 6
  3. Chance for Us5
  4. Fiction: 5
  5. Beginning (Of the End): 4,5
  6. Tin Foil Hat: 5,5
  7. Look at Me: 5
  8. Let’s Do This6
  9. Sleep: 5,5
  10. That Could Have Been Me: 7
  11. Deaf Ears: 8,5
  12. Naked & Afraid: 5
  13. Buy My T: 5,5
  14. Wouldn’t You Like to Know: 7,5
  15. This Is Not a Drill: 6,5

A sus casi setenta abriles y con más de veinticinco trabajos discográficos Todd Rundgren continúa con su pasión por la música, con inquietudes, nuevas propuestas musicales, aunque no siempre el producto final logre su cometido.

White Knight (2017) fue el título seleccionado para su más reciente obra, enfocada hacia un rock melódico y simple que se enriquece con la participación de colaboradores que mejoran los temas como Trent Reznor y Atticus Ross en la experimental “Deaf Ears” el mejor tema por escandalo del álbum, Daryl Hall en “Change for Us” y Joe Satriani en “This is Not a Drill”, pero al final del camino deja más sombras indefendibles (“Come”, “Look at Me”) que luces.

White Knight es un disco confuso con muchas opciones en un mismo menú, pero donde abundan baladas melódicas, a lo Rod Stewart (en sus peores épocas), y una producción caótica y desordenada que engloban un trabajo al fin y al cabo extraño, bizarro y poco recomendable para una leyenda viviente que supo generar clásicos del rock años atrás.

F.V.

Arcade Fire – Everything Now (2017)

Puntaje del Disco: 5,5

  1. Everything_Now (Continued):
  2. Everything Now: 8,5
  3. Signs of Life: 7
  4. Creature Comfort: 8
  5. Peter Pan: 5,5
  6. Chemistry: 4,5
  7. Infinite Content: 5
  8. Infinite_Content: 5,5
  9. Electric Blue: 5
  10. Good God Damn: 5,5
  11. Put Your Money on Me: 6,5
  12. We Don’t Deserve Love: 6,5
  13. Everything Now (Continued): 6

Desde el éxito de Funeral, Arcade Fire en lugar de revitalizar y evolucionar profundizando lo bueno que hicieron en su disco debut, se dedicaron a enterrarlo gradualmente en sus sucesivos trabajos. En lugar de ser una banda de Rock, siguieron explorando los malos indicios que mostraron en Reflektor. Y así tocarían fondo en Everything Now donde Win Butler y su prole terminan abordando por completo el Dance Rock, con la colaboración de Thomas Bangalter de Daft Punk y el bajista de Pulp Steve Mackey.

Que se dediquen al Dance Rock no es algo necesariamente malo. Pero es como si el Arcade Fire bailable y comercial le hubiese ganado la pulseada al Arcade Fire serio y conceptual. Como si tuvieran una necesidad de seguir ganando popularidad como grupo (cuando en realidad ya son una banda grande), en detrimento de perder la calidad y el estilo que les hizo ganar mucho reconocimiento la década pasada.

Y con esta nueva onda que adoptan compositivamente defraudan. Escuchar a Arcade Fire haciendo reggae y funk es un poco chocante, como sucede en “Peter Pan” y “Good God Damn”. Simplemente no les va muchachos. Justamente entre estas canciones, encontramos la seguidilla más catastrófica en la carrera de Arcade Fire. Con canciones como “Chemistry” que pese a ser un poco pegadiza, es el relleno más obvio del álbum y el estribillo es flojísimo. También tenemos a la banda tratando de hacer Rock más dinámico pero en una forma hueca y sin sentido en “Infinite Content”. E inexplicablemente la extendieron en una versión más lenta con “Infinite_Content”. Tampoco podemos pasar por alto a “Electric Blue” que debe tener la interpretación vocal más insoportable que Régine Chassagne habrá hecho en su vida.

Pero no todo está perdido. Al principio del álbum encontramos lo más potable. La homónima “Everything Now” es claramente el mejor tema del disco, muy bueno por ser lo más cercano al estilo de los himnos de la banda. Pero simultáneamente está sobrevalorado. La banda se esfuerza por inflarlo como un clásico indiscutido, no solo porque le dio el nombre al disco, sino también le agregó un preview y además un reprise al final del álbum (innecesario). Y lo mismo sucede en sus presentaciones en vivo, lo repiten y lo alargan. “Creature Comfort” es la segunda distinguible, efectiva con su convulsionante sonido electrónico, aunque un poco excesiva. Y si de excesos hablamos, al final del disco tenemos a “Put Your Money on Me” y “We Don’t Deserve Love” que pese a no ser malos temas pecan por ser demasiados largas e incluso repetitivas.

Everything Now es un disco que encuentra amores y odios tanto en críticos como entre los fans de la banda. Hay muchos a quienes les gusta. Sin embargo la opinión general comparte en que es el álbum más flojo que Arcade Fire editó en su carrera hasta el momento.

Persy

U2 – Songs of Experience (2017)

Puntaje del Disco: 5

  1. Love Is All We Have Left: 4
  2. Lights of Home: 4
  3. You’re The Best Thing About Me: 7
  4. Get Out Of Your Own Way: 7
  5. American Soul: 4
  6. Summer of Love: 6
  7. Red Flag Day: 6
  8. The Showman (Little More Better): 7
  9. The Little Things That Give You Away: 5
  10. Landlady: 4
  11. The Blackout: 6
  12. Love is Bigger Than Anything in Its Way: 4
  13. 13 (There Is A Light): 5

En 2014, U2 sorprendió con una movida comercial inusual, al regalar su disco Songs of Innocence a todos los que poseyeran un iPhone. A pesar de ser música gratis, a muchos usuarios no les gustó ni un poco que le metieran algo de prepo en sus teléfonos. No obstante, la campaña funcionó en términos publicitarios y, en última instancia, U2 respaldó sus acciones con el mejor disco desde aquel regreso de 2001 llamado All that you can’t leave behind. Si en lugar de ello, los irlandeses hubiesen regalado este último Songs of Experience, las quejas habrían sido aún mayores y más de un iPhone hubiese terminado estrellado contra una pared.

Según los comentarios del grupo, estas canciones nacieron de las mismas sesiones que Songs of Innocence. Será por eso que tienen un olor a descarte que voltea. Si el álbum anterior contenía bellas melodías, diversidad de ritmos, una producción cuidada, y letras de una nostalgia palpable, siempre con la sencilla poética que Bono tan bien maneja, todas esas cualidades brillan por su ausencia aquí.

Abrimos con “Love is all we have left”, una introducción de menos de 3 minutos que no llega a ser interesante. El colchón sonoro electrónico como única base para la voz de Bono no tiene la efectividad que habría suscitado en Zooropa y el uso del autotune para las voces es ya un cliché innecesario y gastado, a esta altura, un truco de producción con pasada fecha de vencimiento como las baterías llenas de reverberación en los ochenta.

Continúa “Lights of home”, que intenta emular el sonido de aquella vieja gloria llamada The Joshua Tree, pero no lo logra. El track se despide con un coro masivo alla “Hey Jude” que falla en evocar cualquier tipo de sentimiento de comunidad. “You’re the best thing about me” fue el primer single del disco y se nota por qué. La melodía pretende ser pegadiza y, a fuerza de repetición, lo consigue. Pero vale mencionar que pegadiza no es lo mismo que memorable.

“Get out of your own way” es otra canción simpática, pero no pasa de eso. Suena a una versión diluida de la magnífica “Every breaking wave” del disco anterior. “American Soul” simplemente aburre, mientras que “Summer of love” tiene cierto sabor tropical cool y un riff de guitarra digno de un temita chill veraniego. Las cosas recuperan movimiento con un The Edge más funky en “Red Flag Day” mientras que “The Showman” rescata un espíritu acústico y levanta un poco el nivel, con Bono entregando una melodía más inspirada.

Todo esto último se quiebra con la batería electrónica de “The Little things that you give away”, una balada atmosférica que nos hace extrañar las épocas de “With or without you”. Otra balada le sigue, “Landlady”, más orgánica que la anterior, aunque tampoco sobresale.

Ya en la recta final, tenemos “The Blackout”, un rock procesado y con toques dance disco. “Love is bigger than anything in its way” es un himno a la manera de “Still haven’t found what I’m looking for”, aunque sin un cuarto de su magia. Cerramos con el número de la mala suerte, “13”. Una balada que zafaría si no fuera porque… ¡es una remake de “A song for someone”, del disco anterior!

Aunque varios medios masivos “especializados” ya lo están nominando como uno de los mejores discos de 2017, desde este humilde espacio de opinión, nos permitimos sugerir que a U2 le cae mejor la inocencia que la experiencia.

Camilo Alves