Bastille – Bad Blood (2013)

Puntaje del Disco: 7

  1. Pompeii8
  2. Things We Lost in the Fire: 7
  3. Bad Blood7
  4. Overjoyed8
  5. These Streets: 6,5
  6. Weight of Living, Pt. II: 7
  7. Icarus7
  8. Oblivion: 7,5
  9. Flaws: 7,5
  10. Daniel in the Den6,5
  11. Laura Palmer: 7
  12. Get Home: 6
  13. Weight of Living, Pt. I7

Intenso, refinado y melancólico son algunos de los adjetivos con los que podemos calificar al indie pop melódico de Bastille, banda inglesa nacida en Londres a principios de está última década, comandada por Dan Smith que comenzó a despertar interes desde su debut discográfico: Bad Blood (2013).

La calidad compositiva de Smith rememora al synth pop de los ochenta y a contemporaneos como Arcade Fire, Coldplay or Ed Sheeran, destacándose por sobre el resto los sencillos “Pompeii”, “Overjoyed”, “Oblivion” y “Flaws”. Si bien en este trabajo incial Bastille fue capaz de crear una fórmula original y triunfal, todavía tienen mucho para crecer y continuar explorando para encontrar su propio sonido.

Bad Blood logró sorprender a propios y extraños (sin ser nada extraordinario), recibiendo demasiados galardones para un disco novato. Entre ellos ubicarse al tope de los charts del Reino Unido por casi un mes, lograr penetrar en el siempre dificil mercado norteamericano, sumarse a la ya consagrada Muse como banda soporte en su gira The 2nd Law Tour para mediados de 2013 y ganar inumerable cantidad de premios como “Mejor banda revelación” en los BRIT Awards de 2014.

Acerca de esta repentina popularidad Smith declararía lo siguiente por aquellos años: “Creo que nunca esperamos volvernos populares. Somos afortunados en el sentido de que hemos estado de gira con prácticamente el mismo equipo de trabajo desde el principio lo cual nos ayuda a mantener los pies sobre la tierra.” Y en especial sobre su inesperada repercusión en Estados Unidos: “No hemos hecho demasiado en Estados Unidos, pero la verdad es que nos ha ido mejor de lo que esperábamos. Hasta estuvimos tocando en vivo en el show de David Letterman! Es una locura.”

F.V.

Anuncios

My Chemical Romance – The Black Parade (2006)

Puntaje del Disco: 9,5

  1. The End.: 8
  2. Dead!: 8,5
  3. This Is How I Disappear: 8,5
  4. The Sharpest Lives: 9
  5. Welcome To The Black Parade: 9,5
  6. I Don’t Love You: 10
  7. House Of Wolves: 9,5
  8. Cancer: 9,5
  9. Mama: 9,5
  10. Sleep: 8,5
  11. Teenagers: 9
  12. Famous Last Words: 9,5
  13. Blood [Hidden Track]: 8

No hay que discutir que My Chemical Romance fue una de las bandas más sobresalientes y buenas de la década de los 2000, así los odies o los ames, siempre demostraron tener ideas interesantes y buena calidad cuando de componer música se trataba. Incluso en su debut I Brought You My Bullets, You Brought Me Your Love los temas poseían ritmos bastante atrayentes, a pesar de que eran crudos y no tan bien producidos. Pero aun así algunos de estos podrían caber en su repertorio de mejores temas. Resultó ser una joya del underground en aquel tiempo, y que para sorpresa de nadie, atrajo a un decente sector de fans.

Con el Three Cheers for Sweet Revenge, dieron su salto a lo Mainstream, con un disco lleno de himnos para jóvenes emocionales e incomprendidos, que trataban de pertenecer a algo, para así encontrar refugio en este. Por otro lado, se mostró mejor compuesto y producido, con toques más accesibles y menos oscuros, que incluso los hacia ver como una banda distinta a la anterior, y así el disco quedó como uno de sus mejores trabajos.

The Black Parade llevó a la banda a un nivel superior y se convirtió instantáneamente en un éxito, como al mismo tiempo se proclamó como el mejor álbum de la banda,  tomando un camino distinto en cuanto su sonido. Siguió siendo una ópera rock, pero se guió por un campo más rockero y más alternativo, dejando casi extinto los toques hardcore punk que My Chemical Romance tenía en sus 2 previos trabajos, influenciados principalmente en la legendaria banda “Queen”, de hecho Ray Toro el guitarrista es gran fan de Brian May. En el disco encontramos más variación en ritmos y sonidos, con canciones bastante diferente a otras, y que funcionan mas que bien en la historia que tratan de contar: “un hombre que muere a causa del cáncer y su recorrido emocional por el Desfile Negro”, claramente influenciado por la obra de Dante Alighieri.

Empezamos con “The End.” un comienzo épico como suelen ser álbumes de esta talla y que se corta en pleno auge, para dar paso a “Dead!”, simplemente desenfrenada y con toques punk rock pero sin serlo completamente. Luego aparecen “This Is How I Disappear”, una de las más oscuras con esa aura de caos, “The Sharpest Lives”, con una esencia parecida a la anterior pero que de alguna manera es más disfrutable, y después “Welcome To The Black Parade” la canción con mayor éxito en toda la carrera de My Chemical Romance, convirtiéndose en su himno definitivo. Le sigue ”I Don’t Love You”, una buena super balada, tal vez la mejor canción del álbum con un mensaje de desamor despechado. “House Of Wolves” es igual de buena solo que más rockera y viva. “Cancer” es una hermosa balada que compite como una de las mejores del disco. “Mama” es una gran canción que cabe en el género pop barroco, para luego desatar el caos musical. En “Sleep” tenemos otra de las más oscuras, es buena pero una de las más olvidables del disco. Ya que luego le sigue “Teenagers”, una canción viva y burlona que capta muy bien la esencia adolescente, para luego terminar con broche de oro con “Famous Last Words”, otra de las mejores del álbum y que simplemente es rockera a no más poder. También cabe mencionar la pista oculta, “Blood”, otra pieza pop barroca que incluso se vuelve pegajosa y disfrutable.

Podemos notar que el disco jamás decae después de un largo recorrido, y aunque el conjunto puede ser algo pretencioso, fue esencial de los 2000’s y hoy en día tiene un gran valor por parte de la juventud de hoy, a pesar de que esta buena banda ya no está activa.

Ailton Salirrosas

The Kinks – Misfits (1978)

Puntaje del Disco: 6,5

  1. Misfits: 7,5
  2. Hay Fever: 6
  3. Live Life: 6,5
  4. A Rock ‘n’ Roll Fantasy: 7,5
  5. In a Foreign Land: 6
  6. Permanent Waves: 6,5
  7. Black Messiah: 6,5
  8. Out of the Wardrobe: 7,5
  9. Trust Your Heart: 5,5
  10. Get Up: 6,5

Más Rock convencional inmemorable. Los Kinks en los años setenta no tenían una brújula clara para salir del bajón compositivo que estaban teniendo. Las Óperas Rock de Ray Davies eran ya decepcionantes y musicalmente no estaban ofreciendo tampoco nada destacable. Y en Misfits sucedería lo mismo, sumado a los problemas internos de la banda que terminarían derivando en las partidas de su bajista Andy Pyle y el pianista John Gosling.

Misfits es un disco que fue creado en base al material que sobró de Sleepwalker, por lo que su principal cualidad es que se trata de un disco con una orientación más rockera que Pop. En ese sentido, los Kinks no ofrecen nada particularmente revelador, de hecho musicalmente suenan poco inspirados, en un nivel pobre y sobre todo genérico. Las melodías si bien se pueden escuchar (exceptuando a “Trust Your Heart”, un tema que de los Kinks no tiene nada, interpretado por Dave Davies), son francamente olvidables.

Tal vez la nota a favor este en el esmero que Ray pone en sus letras que tienen cierto contenido social, pero de poco sirve, si desde el costado musical siguen demostrando el bajo nivel compositivo que seguían teniendo.

Persy

Billy Joel – The Nylon Curtain (1982)

Puntaje del Disco: 8

  1. Allentown: 9
  2. Laura: 8
  3. Pressure: 8.5
  4. Goodnight Saigon: 8
  5. She’s Right on Time: 8.5
  6. A Room of Our Own: 8
  7. Surprises: 8
  8. Scandinavian Skies: 7
  9. Where’s the Orchestra: 7

The Nylon Curtain, el octavo disco en la carrera de Billy Joel fue editado en 1982 y pronto se transformó en un verdadero éxito, con las canciones “Allentown” y “Pressure” como las principales impulsoras de este material.

Con este álbum, Joel demostró que volvía a las raíces con temas profundos y dejaba de lado un poco su intento de ser una estrella punk. Las letras, con melodías pop, describen las vivencias de los años de Reagan en el poder por entonces y las preocupaciones de una generación que venía de vivir las crueldades de Vietnam.

Siendo un disco corto, lo más atrayente recae sobre los primeros temas, mientras que en el final se va perdiendo un poco el esplendor; aunque no opaca la gran producción que logró Joel.

Piro

Joe Satriani – The Extremist (1992)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Friends: 7,5
  2. The Extremist: 8,5
  3. War: 8
  4. Cryin’8
  5. Rubina’s Blue Sky Happiness: 7,5
  6. Summer Song: 8
  7. Tears in the Rain: 6,5
  8. Why: 7
  9. Motorcycle Driver: 6
  10. New Blues: 7,5

Continuando con la impronta de su consagratorio, Flying in a Blue Dream (1989), Joe Satriani insistiría con la experimentación e incursión en nuevos terrenos en su continuación, The Extremist (1992).

A diferencia de su antecesor, el principal punto en contra en esta oportunidad es que la totalidad de los temas son instrumentales que a pesar de que sus solos de guitarra son su principal fuerte por momentos resultan algo repetitivos, pudiendo haber mechado algunos temas cantados aunque sea con artistas invitados que le aportarían algo de variedad al álbum.

Satriani expone su indudable talento como violero en buenos temas como “Summer Song”, “Cryin’”, “War” y “The Extremist”, y su necesidad de intentar cosas nuevas en el folk “Rubina’s Blue Sky Happiness” y en la blusera “New Blues”.

The Extremist se coronó como uno de sus trabajos más exitosos a la fecha, en especial gracias a “Summer Song” y la carrera de Joe continuaría en un meteórico ascenso. A fines de 1993 sería convocado por Deep Purple para remplazar a Ritchie Blackmore en una gira de la banda por Japon, Luego lo invitarían a ser un “Purple” estable pero Satriani tendría otros planes y declinaría esa tentadora oferta.

F.V.

Roger Waters – Is This the Life We Really Want? (2017)

Puntaje del Disco: 6,5

  1. When We Were Young:
  2. Déjà Vu: 8,5
  3. The Last Refugee: 7
  4. Picture That: 6
  5. Broken Bones: 8
  6. Is This the Life We Really Want?: 6
  7. Bird in a Gale: 5
  8. The Most Beautiful Girl: 6,5
  9. Smell the Roses: 9
  10. Wait for Her: 6
  11. Oceans Apart:
  12. Part of Me Died: 5,5

El retorno de Rogelio a las canchas con nuevo material de estudio después de… ¿Cuánto tiempo? Nada menos que 25 años. Sin embargo, durante estos años, si bien Waters le huyó un poco a la idea de entrar a estudio para grabar nuevos temas, estuvo bastante activo realizando conciertos de The Wall (y editando discos en vivo) principalmente. Hasta que un buen día llegaría Is This the Life We Really Want?

Is This the Life We Really Want? Es un disco en el que da lugar a orquestaciones tratando de transmitir épica en sus canciones. Nigel Godrich colabora en teclados y en el arreglo de las canciones, tironeándolo hacia su costado más oscuro.

Sin embargo, el álbum tiene sus problemas. En primero lugar, muchos de los temas se retraen a The Wall y a The Final Cut como si le costará desprenderse de su pasado. En ese sentido tenemos dos clases de canciones: los Space Rocks que tienen melodías chatas, por momentos aburridas y que tampoco son descollantes instrumentalmente; y por otro lado, las canciones en las que Roger se calza la guitarra acústica para ofrecer canciones un poco mejores, pero que simultáneamente suenan a reescrituras de “Mother”, tal es el caso de “Broken Bones”, “Déjà Vu” y “Wait for Her” (estas dos últimas son justamente un Déjà Vu porque son prácticamente el mismo tema). La única canción que no entra dentro de estos grupos de temas es “Smell the Roses”, en la que Waters se desata un poco de esa barrera intelectual que The Wall imprimió en su mente, para ofrecer una versión un poco más rockera e incluso comercial.

Is This the Life We Really Want? Es un viaje imperfecto por las melodías pobres, por la falta de estribillos (falencia que venía demostrando Roger antes de abandonar Pink Floyd), por la repetición de fórmulas e incluso tomando prestadas ideas de otros (“The Most Beautiful Girl” tiene la misma base de “Five Years” de Bowie, aunque no el mismo encanto). Por eso es un retorno que van a disfrutar más que nada los fanáticos de Waters.

Persy

Rancid – Trouble Maker (2017)

Puntaje del Disco: 6

  1. Track Fast: 7
  2. Ghost Of a Chance: 8
  3. Telegraph Avenue: 8
  4. An Intimate Close Up of a Street Punk Trouble Maker: 7,5
  5. Where I’m Going: 8
  6. Buddy: 6
  7. Farewell Lola Blue: 8
  8. All American Neighborhood: 7,5
  9. Bovver Rock and Roll: 6
  10. Make It Out Alive: 5
  11. Molly Make Up Your Mind: 6
  12. I Got Them Blues Again: 5,5
  13. Beauty of the Pool Hall: 7
  14. Say Goodbye to Our Heroes: 7
  15. I Kept a Promise: 5
  16. Cold Cold Blood: 5,5
  17. This is Not the End: 6

Rancid fue sin duda una banda muy importante en los 90, que ayudo mucho al resurgimiento de la movida punk. Álbumes como …And Out Come the Wolves (1996) o Rancid (2000) se consagraron como clásicos del género. Sin embargo, en la actualidad el grupo fue bastante olvidado, y me duele decir que con justa razón. Estuvieron ausentes en el estudio durante seis años, y al volver sacaron los dos peores discos de su carrera: Let the Dominoes Fall (2009) y …Honor is All We Know (2014). En este contexto, Rancid graba Trouble Maker, un álbum que, si bien es mejor que sus antecesores, se queda un poco flojo, y eso se debe principalmente a los siguientes motivos:

En primer lugar, el disco se siente como más de lo mismo, parece una segunda parte de …Honor Is All We Know, o una mala reversión de …And Out Come The Wolves. En segundo lugar, algunas composiciones son simplemente mediocres. Principalmente los punteos, tanto riffs como solos, del guitarrista Lars Frederiksen. Parece que quedaron tan atrás esos riffs, simples, pero increíblemente efectivos de Olimpya WA y Dope Sick Girl.

Sin embargo, en Trouble Maker nos encontramos al Rancid clásico, con muchos bajones de calidad, pero también con varios aciertos. Principalmente los siguientes cortes: “Ghost of a Chance, con su inspiradora letra; la nostálgica “Telegraph Avenue, el tema más accesible del LP; “Where I’m going, el ska-punk típico de los álbumes de Rancid; y la pegadiza “Farewell Lola Blue.

La furiosamente rápida “Track Fast se siente salida del álbum Rancid (2000), lo cual no es decir poco. “An Intimate Close Up of a Street Punk Trouble Maker tiene un riff bastante flojo, pero su estribillo es de lo mejor del álbum. “All American Neighbourhood” y “Say Goodbye to Our Heroes” (dedicada a los ídolos fallecidos del punk rock) son otros temas rescatables del disco. Además, la banda se acerca al rock and roll más clásico en los temas “Bovver Rock and Roll y “Beauty of the Pool Hall”.

Por otro lado, a pesar de ser bastante corto, el LP tiene muchos cortes que se sienten como puro relleno. Temas como “I Kept a Promise, “I Got Them Blues Again”,Make It Out Alive, “This Is Not the End” y “Cold Cold Blood” son realmente olvidables.

Si bien Trouble Maker es un álbum que se puede llegar a disfrutar, nada me invita a escucharlo nuevamente. No hay nada en el disco que me llame especialmente la atención, que me haga querer volver a él. Y aunque sea un avance por parte del grupo con respecto a sus anteriores trabajos, Trouble Maker es otro LP de Rancid destinado a quedar en el olvido.

Juanse el Mono