Papa Roach – The Paramour Sessions (2006)

Puntaje del Disco: 5,5

  1. …To Be Loved: 5
  2. Alive (N’ Out of Control): 6
  3. Crash: 4,5
  4. The World Around You: 7,5
  5. Forever: 6,5
  6. I Devise My Own Demise: 4
  7. Time Is Running Out: 6
  8. What Do You Do?: 5
  9. My Heart Is a Fist: 6
  10. No More Secrets: 5,5
  11. Reckless: 6,5
  12. The Fire: 5
  13. Roses on My Grave: 5,5

Hace ya unos años que nos hacemos profundos interrogantes acerca de con que otro sentido que recaudar algo de dinero continúa la carrera de bandas mediocres como Papa Roach.

Su quinto álbum, The Paramour Sessions (2006), que toma su nombre en referencia a la Mansión Paramour en Hollywood donde se realizaron las sesiones de grabación, continúa con la busqueda del grupo de alejarse del pasado de moda Nu Metal para acercarse a un sonido pesado entre el Metal y el Alternativo.

Como había pasado con su antecesor, Getting Away With Murder, Papa Roach hace el esfuerzo por reinventarse hacia el hard rock pero a pesar de sus esfuerzos no terminan siendo más que una mala imitación de bandas ochentosas como Mötley Crüe. Inclusive los temas que mejor funcionan son los de una orientación más cercana al pop o rock melódico y pegadizo como “The World Around You” desacreditando así los esfuerzos de California por querer sonar más potentes de lo que realmente pueden ser.

Papa Roach promocionó su nueva creación en el verano de Estados Unidos y más tarde en Europa durante el resto del 2006. A comienzos de 2008 se confirmarían los rumores de partida de su baterista fundacional Dave Buckner, y en el mismo comunicado su frontman Jacoby Shaddix comentaría que se volverían a instalar en la Mansión Paramour para grabar un nuevo material.

F.V.

David Gilmour – David Gilmour (1978)

Puntaje del Disco: 6

  1. Mihalis: 7
  2. There’s No Way Out of Here: 8,5
  3. Cry from the Street: 6,5
  4. So Far Away: 5,5
  5. Short and Sweet: 5,5
  6. Raise My Rent: 5,5
  7. No Way: 6,5
  8. It’s Deafinitely: 6
  9. I Can’t Breathe Anymore: 6

El primer disco de David Gilmour como solista no llegó cuando se había disuelto Pink Floyd. Al contrario, lo lanzó en el momento de pleno auge de la banda en los setenta. Sin embargo, por aquel entonces Roger Waters empezaba a dominar cada vez más monopólicamente el andar artístico de la banda. Así que la aparición de este disco solista de Gilmour algunos lo podrían tomar como un gusto que se dio, un capricho personal por así decirlo, así como una prueba para demostrar cómo le podía ir sólo en el caso de que las cosas no funcionaran en Pink Floyd.

El homónimo disco debut de Gilmour, tiene algo del sonido de Floyd pero no íntegramente. David trata de combinar Rock Progresivo con un poco más de Blues Rock. Y el resultado son 9 canciones que francamente son por momentos tan genéricas como inmemorables.

Por un lado, tenemos canciones instrumentales, como “Mihalis”, apacibles, escuchables, en las que Gilmour trata de destacar en guitarra, pero simultáneamente intrascendente. Incluso en su aventura más experimental, “It’s Deafinitely”, una rareza de un sonido espacial, Gilmour no logra brillar con lo que ofrece compositivamente.

Por otro lado, en los temas en los que incorpora su voz alterna buenos y malos momentos. Dentro de lo bueno, “There’s No Way Out of Here” ofrece una melodía que se puede apreciar y toma una dimensión superior al resto del disco. Y dentro de lo malo tenemos canciones como “So Far Away”, una balada a piano tan floja como corriente.

Tampoco ayuda que las canciones son más bien largas (promedian los 5 minutos y medio), por eso cuesta digerir un poco este primer trabajo solista de Gilmour. Así que hay que tomarlo como lo que es, un tibio intento para ver si podía sobrevivir sin Pink Floyd.

Persy

John Lennon – Double Fantasy (1980)

Puntaje del Disco: 6,5

  1. (Just Like) Starting Over: 9,5
  2. Kiss Kiss Kiss: 6
  3. Cleanup Time: 6,5
  4. Give Me Something: 5
  5. I’m Losing You: 8
  6. I’m Moving On: 6
  7. Beautiful Boy (Darling Boy): 7,5
  8. Watching the Wheels: 9
  9. Yes, I’m Your Angel: 6,5
  10. Woman: 7,5
  11. Beautiful Boys: 4
  12. Dear Yoko: 6,5
  13. Every Man Has a Woman Who Loves Him: 5
  14. Hard Times Are Over: 6

Double Fantasy, el último LP oficial de John Lennon antes de su asesinato el 8 de Diciembre de 1980, es una mezcla de canciones maravillosas y otras terribles y muy malas, como una especie de “Dos Caras” el clásico villano de “Batman”.

En la parte buena John apela a su calidad compositiva e interpretativa entregando algunas de las canciones más lúcidas e inspiradas que escribió en toda su vida, “(Just Like) Starting Over” y “Watching the Wheels”, brillan con claridad.

El lado malo es cuando Yoko Ono entra en escena. Yoko, una artista conceptual reconocida, siempre fue terrible cantando, estar al lado de Lennon le facilitó llegar a un público mayor al que jamas hubiera llegado por si sola. Entre los temas más pobres que forman parte de este trabajo podemos citar a “Give Me Something” y “Beautiful Boys”. La única que aprueba es “Yes, I’m Your Angel”, una pista en tono cabaret que es bastante simpática y tolerable, para ser interpretada por la japonesa.

De haberse centrado en sus composiciones y las canciones de Ono hubieran sido borradas de un plumazo, seguramente estaríamos ante uno de los puntos altos en la carrera solista de Lennon, quizás el mejor pero sin dudas el de mayor madurez. Hoy en día nos queda solamente saltearlas y disfrutar de los últimos registros grabados por John durante su vida.

Double Fantasy salió a la venta el 17 de Noviembre de 1980 y a las pocas semanas el mundo se estremecía por culpa de Mark David Chapman quien le disparo cinco veces por la espalda cerca al edifico Dakota de Nueva York donde John y Yoko vivían. Hoy en día Chapman continúa detenido con reclusión perpetua y Lennon continúa vigente con su brillante obra, tanto en The Beatles como las que compuso por su cuenta, que nunca podrá desaparecer.

F.V.

Sleater-Kinney – Sleater-Kinney (1995)

Puntaje del Disco: 7

  1. Don’t Think You Wanna: 7,5
  2. The Day I Went Away: 8,5
  3. A Real Man: 7
  4. Her Again: 7
  5. How to Play Dead: 6,5
  6. Be Yr Mama: 8
  7. Sold Out: 5
  8. Slow Song: 8,5
  9. Lora’s Song: 6,5
  10. The Last Song: 7,5

El primer disco de Sleater-Kinney no fue exactamente un debut impresionante, sin embargo sirvió para establecer a este grupo de chicas, como uno de los pioneros de lo que se conoce como Riot Grrrl, que no es otra cosa que un Indie Rock feminista con una fervorosa energía Punk en su estilo.

De todas formas, el debut de esta banda se podría decir que es decente. Su estilo es sucio, con algo de Lo-Fi en su producción, demostrando constantemente su costado rebelde y su exceso de actitud. En ese sentido, Sleater-Kinney suena como un grupo fresco en sus ganas de devorarse al mundo en el medio de su vorágine Punk,  pero con una onda alternativa que recuerda a grupos como Sonic Youth.

Sin embargo, su primer disco no llega a un nivel superior porque es reiterativo e incluso monótono en algunos pasajes. Es un trabajo discográfico corto en el que le dan más prioridad a su voracidad que a la calidad de sus composiciones y melodías. Aun así con su fórmula aparecen buenas canciones como “The Day I Went Away” y “Be Yr Mama”. Mientras que en “Slow Song”, bajan una milésima de segundo su velocidad (no es un tema exactamente lento como su nombre lo sugiere) y dejan florecer uno de los mejores ganchos melódicos del álbum.

No será el mejor disco de este grupo de chicas, pero es aceptable e interesante, y de hecho lo pueden escuchar en poco más de 20 minutos.

Persy

Spoon – Gimme Fiction (2005)

Puntaje del Disco: 8

  1. The Beast and Dragon, Adored: 9
  2. The Two Sides of Monsieur Valentine: 8,5
  3. I Turn My Camera On: 8
  4. My Mathematical Mind: 8,5
  5. The Delicate Place: 8
  6. Sister Jack: 7,5
  7. I Summon You: 7,5
  8. The Infinite Pet: 7
  9. Was It You?7
  10. They Never Got You: 8
  11. Merchants of Soul: 8

Ajenos a las modas o tendencias pasajeras, la banda de indie rock americana Spoon atravesaría los 2000 a su manera y fieles a su identidad, un ejemplo cabal de ello sería su quinta placa titulada, Gimme Fiction (2005).

Compuesto casi en su mayoría en un viaje imspirador de su líder y compositor Britt Daniel a una casa de playa en San Diego, con el mar californiano como musa inspiradora, el resultado final fue un trabajo que contiene canciones valiosas de guitarras enfurecidas y otras más introspectivas en especial en su primer mitad (“The Beast and Dragon, Adored”, “The Two Sides of Monsieur Valentine”, “I Turn My Camera On”, “My Mathematical Mind”, etc).

El álbum suena consistente y con un inusitado ojo para todos los detalles de producción. Desde su arte tapa y los efectos de sonido en cada canción parecen no estar librados al azar.

A pesar de decaer en su segunda mitad, Gimme Fiction, se encuentra a la altura de lo que esperamos de Spoon, una banda poco reconocida pero fundamental en la escena de rock alternativo actual.

F.V.

Native Construct – Quiet World (2015)

Puntaje del Disco: 9

  1. Mute: 9,5
  2. The Spark Of The Archon: 9,5
  3. Passage: 8,5
  4. Your Familiar Face: 8,5
  5. Come Hell Or High Water: 8
  6. Chromatic Lights:
  7. Chromatic Aberration: 10

La Berklee College of Music es una de las escuelas de música más importantes en el mundo, Vinnie Colaiuta, Steve Vai, Mike Portnoy y muchos otros artistas de renombre estudiaron ahí, y es exactamente de ese lugar de donde salieron los integrantes de Native Construct, quienes durante dos años en sus ratos libres, entre exámenes y demás deberes compusieron su álbum debut: “Mute”.

Me enteré de la existencia de este disco después de que alguien la catalogó como una mezcla entre Queen, Mr. Bungle y Between The Buried And Me, y, aunque estas y más influencias tanto modernas como de antaño son notables, lo interesante del proyecto es que se distinguen de entre bandas progresivas modernas que creen que su música es interesante solo porque cada canción dura veinte minutos.

Para empezar debo decir que este es un disco conceptual y, como la mayoría de los discos conceptuales, es el punto más débil; en resumen, trata de un chico mudo que está enamorado de una chica, esta no lo corresponde y en su decepción el chico decide crear en su mente un mundo perfecto donde todos son más parecidos a él y es ahí donde inicia el disco.

Ahora hablemos de lo importante: la música. “Mute” es la perfecta carta de presentación de esta banda, de hecho es su primer single (incluye videoclip) y resume toda la cantidad de cosas que escucharemos a través del álbum, con un inicio pesado ligado a un Deathcore Sinfónico esta canción te lleva a territorios muy poco explorados en el Metal como una sección a capela y una especie de Ritmo Latino, una mezcla rara de Tango y Salsa solo para terminar volviendo al sonido introductorio pesado que te sitúa en la onda que trae la banda.

“The Spark Of The Archon”  Es más rara aún, con teclados haciendo el riff que llevará a toda la canción y después entra el vocalista cantando como si usara una especie de radio, todo eso en una base que me suena a ese Metal Alternativo que es más alternativo que metal, hay instrumentos de cuerdas, blast beats con teclados de fondo, una sección con percusiones étnicas,  una locura total.

“Passage” Comienza como una canción de cuna, entran los violines y el piano, una batería haciendo redobles, tiene una parte de pura voz y guitarra y un solo de saxofón que te revienta la cabeza por su hermosura.  “Your Familiar Face” es un Pop Metal muy bueno, incluso creo que podría ser un hit radial, obviamente contiene todo el sonido vanguardista de esta banda incluyendo teclados extraños y hasta trompetas. Considero estas dos canciones menores a las dos primeras pues se sienten más como una muestra del talento de los músicos y su habilidad por meter casi cualquier género al juego que canciones que funcionen en su totalidad, no son tan impresionantes como los primeros temas pero definitivamente no son un relleno ni mucho menos descartables.

“Come Hell Or High Water” Tiene la característica de ser el primer Vals Metal que escucho, al menos en sus primeros minutos, después (aunque sigue la base del Vals inicial) se vuelve un poco genérica, es la peor del disco por default pero aun así es un experimento interesante, no más.

“Chromatic Lights” Es un juego de guitarras que te preparan para la siguiente canción, que suenan bien, pero no es más que un simple prefacio a lo verdaderamente impresionante.

“Chromatic Aberration” Es la pieza clave, la unión perfecta de todo lo que nos venían mostrando, riffs pesados, armonías vocales inusuales, teclados y piano por doquier, instrumentos sinfónicos, Pop, Metal, Rock, Deathcore, y demás cosas extrañas que no importa cuánto escriba siempre se quedará corto ante esta obra maestra de doce minutos que debe ser una de las canciones clave para comprender el avance que el Metal Progresivo y Avant-Garde Metal ha logrado. Estos jóvenes han tomado todas las influencias de estos movimientos (aquí escucharás a Dream Theater, Transcending Bizarre?, e incluso pinceladas de bandas nuevas como Haken) y crearon un estilo muy propio. Escuchen con detenimiento este álbum, cada canción contiene algo de las demás canciones, hay sonidos de esta última canción en la primera, en la segunda reutilizan el riff de la primera, sonidos de la tercera y así se van durante estos casi cincuenta minutos de placer musical.

Después de escucharlo muchísimas veces uno puede darse cuenta que este disco no es perfecto, le falta madurez, se nota que son recién graduados quienes tocan acá pero son el comienzo de algo más grande.

La curiosidad: La banda no tiene baterista, sólo en vivo, así que lo que escuchas aquí es una batería programada por el talentoso guitarrista golpe por golpe.

Gabriel Franco

Stephen Stills – Stephen Stills 2 (1971)

Puntaje del Disco: 7

  1. Change Partners: 8,5
  2. Nothin’ to Do But Today: 7,5
  3. Fishes and Scorpions: 7
  4. Sugar Babe: 7
  5. Know You Got to Run: 8
  6. Open Secret: 6,5
  7. Relaxing Town: 8
  8. Singin’ Call: 7
  9. Ecology Song: 6
  10. Word Game: 7
  11. Marianne: 5
  12. Bluebird Revisited: 7

1970 fue un año de ensueño para Stephen Stills, primero fue pieza fundamental en el soberbio Déjà vu como integrante de los legendarios Crosby, Stills, Nash & Young y meses más tarde inaugurando su carrera solista con un solido LP.

Al año siguiente Stills desplegaría nuevamente su arsenal creativo en una nueva incursión solista, Stephen Stills 2, aunque sin la misma inspiración ni efectividad que en el año anterior. Esta vez intercaló buenos y malos momentos por igual, entre los primeros “Change Partners”, “Know You Got to Run” y “Know You Got to Run” se llevan todos los aplausos y entre lo más flojo “Marianne” y “Ecology Song” fallan en alcanzar el nivel esperado para alguién de su talento.

Stephen Stills 2 significó también un retroceso en cuanto a lo comercial para el artista texano que durante está década se repartiría entre sus siguientes discos solistas, algunas apariciones esporádicas con Crosby, Stills, Nash & Young y donde concentraría sus energías más eficazmente sería con su nuevo proyecto, Manassas, banda formada por Stills junto a Chris Hillman (ex Byrds), Al Perkins (ex Gram Parsons), entre otros fenomenales músicos.

F.V.