Crazy Town – The Gift of Game (1999)

Crazy Town - The Gift of Game (1999)

Puntaje del Disco: 5,5

  1. Intro: -
  2. Toxic: 6
  3. Think Fast: 5
  4. Darkside: 5,5
  5. Black Cloud: 4
  6. Butterfly: 8
  7. Only When I’m Drunk: 7
  8. Hollywood Babylon: 5,5
  9. Face the Music: 6
  10. Lollipop Porn: 5,5
  11. Revolving Door: 7
  12. Players (Only Love You When They’re Playing): 4
  13. B-Boy 2000: 5
  14. Outro: -

Crazy Town supo gozar de un éxito fugaz cuando a finales de la década del noventa sonaba en todos lados su hit “Butterfly”, que forma parte de su debut The Gift of Game (1999) por el que mucha prensa del momento los puso en la cima de la que rápidamente iban a caer.

La historia de Crazy Town comienza en Hollywood, Los Angeles cuando dos jóvenes amantes del rap Shifty Shellshock y Epic Manzur se conocieron y decidieron probar suerte juntos. Primero bajo el nombre The Brimstone Sluggers para luego cambiarlo a Crazy Town y tomárselo más en serio cuando en 1999 incorporan nuevos miembros al grupo y le añaden al rap elementos de rock alternativo y de un metal, ritmo de moda por ese entonces.

The Gift of Game vendió mucho, más de dos millones y medio de unidades alrededor del mundo y la banda de cantantes tatuados con cosas de Limp Bizkit y hasta de los Red Hot Chili Peppers pintaban para ser una verdadera sensación, pero la realidad es que por un solo buen tema como “Butterfly” se los sobre valoro demasiado y la realidad al poco tiempo los pondría en su lugar y serían olvidados, seguramente los nostálgicos de los noventa me odiaran por decir esto pero es lo que termino pasando con Crazy Town.

Luego de un segundo álbum que fue un verdadero desastre: Darkhorse (2002), la banda decide acertadamente separarse hasta que en 2013 comenzaron a surgir rumores de una reunión con nuevo disco incluido para este año y activaron su cuenta de Facebook y Twitter oficial, señal que nos dice que no nos vamos a poder librar tan rápido de esta verdadera mentira del rock.

F.V.

Boy George – High Hat (1989)

Boy-George-High-Hat-67

Puntaje del Disco: 4

  1. Don’t Take My Mind on a Trip: 3
  2. Whisper: 4
  3. Whether They Like It or Not: 3
  4. You Found Another Guy: 4
  5. You Are My Heroin: 3
  6. I’m Not Sleeping Anymore: 4
  7. Kipsy: 3
  8. Don’t Cry: 3
  9. Girl with Combination Skin: 4
  10. Something Strange Called Love: 3

Uno de los personajes más reconocibles y recordados de la cuestionable década del ochenta ha sido George Alan O’Dowd, más conocido por su nombre artístico, Boy George. De origen británico, fue parte del movimiento New Romantic y vocalista principal de la banda Culture Club entre 1982 y 1986, con el que obtuvo la fama no sólo por la música sino por su particular imagen andrógina y su culto a la moda.

En 1987 inició su carrera solista con el lanzamiento de Sold, un disco respetable que incluyo éxitos comerciales como “Everything I Own” y “Keep Me in My Mind”, que lo convirtió en un verdadero suceso en el Reino Unido, en término de ventas.

Al año siguiente Boy George editó el que sería su segundo material, aunque no de forma oficial. Tense Nervous Headache fue lanzado originalmente en Inglaterra, Japón y algunas partes de Europa. No contento con la producción y dejando aflorar sus aires de diva, se hicieron algunos retoques al tracklist original y Boyfriend fue el nombre elegido para introducir el disco en el mercado europeo.

Sin embargo, la versión definitiva que también saldría en los Estados Unidos, se llamó High Hat, de 1989. Después de tantos vaivenes y tantos arreglos, uno hubiese esperado que la versión definitiva sea un material de calidad. Pero no fue así.

Mal grabado y exageradamente retocado, este disco dilapidó aquello que había logrado George con Sold.

“Don’t Take My Mind on a Trip” comienza con tanto mix que la voz se pierde y si bien en “Whisper” se reconocer un poco más, no se termina de entender si es una balada o un soul espantoso. “Everybody see!” de “Whether They Like It or Not” da la pauta de entrada que éste definitivamente no sería el tema que mejore el disco. A esta altura, el resto no podía correr otra suerte.

Piro

Festival de Mentiras del Rock Parte 2

Así como Burns fue abucheado cuando hizo su propia película, comprando a todo el jurado para ganar un premio, prepárense para la segunda parte de uno de los maratones de discos más polémicos del Persi Music, donde se a va abuchear e incinerar a todos aquellos que consideramos en cierto punto una banda o artista sobrevalorado.

Nosotros ya estamos preparados para recibir los insultos de alta munición durante la próxima semana. Pero antes de empezar les preguntamos: ¿Qué artista consideran una “mentira del rock” que no debería faltar de ninguna manera en este festival?

Mastodon – Remission (2002)

Mastodon - Remission (2002)

Puntaje del Disco: 8

  1. Crusher Destroyer: 8
  2. March of the Fire Ants: 8,5
  3. Where Strides the Behemoth: 8
  4. Workhorse: 6,5
  5. Ol’e Nessie: 8
  6. Burning Man: 7
  7. Trainwreck: 8
  8. Trampled Under Hoof: 6
  9. Trilobite: 7
  10. Mother Puncher: 7,5
  11. Elephant Man: 9

Mastodon es una de las bandas de metal progresivo más respetadas y de mayor crecimiento en los últimos años, disco a disco han ido incrementando su leyenda al mismo tiempo que conseguían llegar a cada vez mayor cantidad de público. Formados en Atlanta a principios de este nuevo milenio el cuartero compuesto por los guitarristas Brent Hinds y Bill Kelliher, el bajista Troy Sanders y el baterista Brann Dailor y con las voces de Sanders y Hinds que varían en distintos temas.

2002 sería el año de su debut discográfico bajo el sello Relapse Records, Remission, su álbum menos exitoso hasta la fecha pero el encargado de sentar las bases de su sonido agresivo y complejo a la vez. La mayor parte de los temas de Remission fueron escritos mucho tiempo antes de su lanzamiento y ya habían sido tocadas en conciertos anteriores.

A pesar de no haber sido un éxito comercial el disco recibió unánimes críticas positivas destacando la técnica de sus músicos, lo potentes que podían sonar pero para nada monótonos y a la vez con cierta complejidad en sus composiciones que lo acercaban al rock progresivo.

Parrafo aparte merece el trabajo del baterista Brann Dailor que en este disco se destaca de sobremanera, combinando el virtuosismo propio de un baterista de jazz con la brutalidad requerida para un músico de metal.

La soberbia portada del álbum fue realizada por el dibujante Paul Romano que se inspiró en un sueño de Dailor, quien había perdido a una hermana en su adolesencia. En aquel sueño su hermana retrataba un caballo quemándose que desencadenaría en un holocausto nuclear.

F.V.

Grizzly Bear – Yellow House (2006)

Grizzly Bear - Yellow House (2006)

Puntaje del Disco: 9

  1. Easier: 8,5
  2. Lullabye: 9,5
  3. Knife: 9
  4. Central and Remote: 8
  5. Little Brother: 9
  6. Plans: 8
  7. Marla: 8
  8. On a Neck, On a Spit: 9,5
  9. Reprise: 7
  10. Colorado: 7

Luego de su álbum debut, Daniel Rossen (amigo de Ed Droste) se uniría a Grizzly Bear. Con su llegada el grupo tendría el desafío de acomodar las piezas. Y lo lograrían sin problemas, en lugar de ser una lucha de egos entre Droste y Rossen, quienes se reparten la composición de los temas y la interpretación vocal, Grizzly Bear evoluciona de manera bastante positiva haciendo un giro de lo que fue su primer disco.

Esto lo plasmarían en su segundo trabajo, Yellow House, cuyo nombre hace referencia a que fue grabado en la casa de la madre de Ed Droste. En él Grizzly Bear apuesta a una especie de folk rock psicodélico de la onda de bandas como Fleet Foxes, con cierto aire espiritual, con mejores melodías y una energía mejor canalizada que lo que se escuchó en su álbum predecesor. De esta forma dejan de sonar tan depresivos y se transforman en una versión más colorida, manteniendo las atmosferas psicodélicas, pero que ahora son incluso más ricas en su variedad de arreglos.

En cuanto a las canciones en sí, hay dos que desde mi punto de vista sobresalen: “Lullabye” y “On a Neck, On a Spit”, que no suenan a simple folk rock psicodélico, sino que mutan a una versión más progresiva que me recuerdan a lo mejor de Pink Floyd. También me gustan  “Knife”, que prolonga las atmosferas de ensueño en uno de los mejores puntos del disco, y “Little Brother”, que cuenta con armonías vocales de ensueño y una diversidad de secciones que la destaca. Tiene cosas que me hacen acordar a Lisandro Aristimuño desde lo folclórico.

Yellow House es un disco más sólido y disfrutable en líneas generales. Solo decae un poco en “Reprise” y “Colorado” recordando a lo más lento y aburrido de su primer álbum (sin ser malos). De todas formas no deja de ser un muy buen trabajo, uno de los mejores del 2006 según la crítica en general.

Persy

The Magnetic Fields – The Wayward Bus (1992)

The Magnetic Fields - The Wayward Bus (1992)

Puntaje del Disco: 7

  1. When you Were my Baby: 8,5
  2. The Saddest History Ever Told: 8
  3. Lovers From the Moon: 7,5
  4. Candy: 7,5
  5. Tokyo a Go-Go: 7
  6. Summer Lies: 6,5
  7. Old Orchard Beach: 7
  8. Jeremy: 7
  9. Dancing in Your Eyes: 6,5
  10. Suddenly There is a Tidal Wave: 7

The Wayward Bus podría fácilmente considerarse como lo continuación perfecta a Distant Plastic Trees, la segunda parte de aquel disco debut, ya que mantiene la misma base de sintetizadores y las cálida voz de Susan Anway y un sonido similar a una pared de sonido reverberante, pero ahora existiendo menos temas malos, logrando un disco levemente mejorado en comparación de su predecesor.

Los temas del disco reflejan añoranza, sencillez y delicadeza, formando un disco bello, aunque aun algo deficiente en su producción, pero recordemos que estos son apenas los inicios de The Magnetic Fields. Algo perceptible al escuchar las canciones son recurrencias al verano (“The Saddest History Ever Told”, “Candy”, “Summer Lies”) volviendo este disco un trabajo que le tira a describir algún amor de verano.

La primera parte del disco es la más destacada, con la sesentera “When You Were my Baby” tomando la batuta como la canción mas relevante del disco. En la segunda parte del disco predominan las paredes de sonidos disonantes, inclusive con cuernos, percusiones y cuerdas rellenando; la letra es un fuerte (como suele ser en los trabajos de Merrit), pero a veces el sonido sigue amontonándose quitándole impacto a algunas canciones.

En conclusión, Susan Anway hace un buen trabajo el disco, llevándose una despedida digna, ya que para el siguiente disco Merrit toma las riendas totales de la banda, acercándose a su sonido definitivo cada vez más.

Gera Ramos

Belle & Sebastian – The Life Pursuit (2006)

Belle & Sebastian - The Life Pursuit (2006)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Act of the Apostle: 8
  2. Another Sunny Day: 8,5
  3. White Collar Boy: 7,5
  4. The Blues Are Still Blue: 9
  5. Dress Up in You: 8
  6. Sukie in the Graveyard: 8,5
  7. We Are the Sleepyheads: 8
  8. Song for Sunshine: 7,5
  9. Funny Little Frog: 9,5
  10. To Be Myself Completely: 8
  11. Act of the Apostle II: 8,5
  12. For the Price of a Cup of Tea: 8
  13. Mornington Crescent: 9

Siguiendo la buena senda exhibida en su anterior obra, Dear Catastrophe Waitress (2003), una de las grandes bandas de indie rock de los últimos años Belle & Sebastian lanzaría en 2005 su sexto larga duración, The Life Pursuit.

En esta oportunidad los escoses buscaron explorar nuevos territorios sin renunciar a su rock melódico y elegante marca registrada. Canciones muy atractivas y pegadizas tanto musicalmente como en su letra, siempre impecables e ingeniosas a cargo de Stuart Mudoch, como “Another Sunny Day”, “The Blues Are Still Blue”, “Sukie in the Graveyard”, “Mornington Crescent” y en especial mi favorita “Funny Little Frog” (Una de sus mejores composiciones con una deliciosa melodía y excelente letra), forman parte de los mejores pasajes de The Life Pursuit, otro esplendido disco de Belle & Sebastian.

The Life Pursuit significó un lógico paso adelante para la banda que a pesar del correr de los años y los discos continúa sonando fresca y vital pudiendo variar y crecer en ciertos aspectos pero siempre manteniendo su identidad.

F.V.